Este programa de arte fue puesto a prueba en las escuelas públicas de Pittsburgh, Pennsylvania. El objetivo del mismo es el diseño de un conjunto de instrumentos de evaluación que puedan documentar el aprendizaje artístico durante los últimos años de la enseñanza primaria y durante la secundaria.

El trabajo se centra en tres formas artísticas: música, arte visual y escritura creativa y en él se observan y analizan tres tipos de competencia: la producción que abarca el análisis de las composiciones o interpretaciones musicales, los dibujos o pinturas y la escritura imaginativa o creativa; la percepción que supone efectuar distinciones o discriminaciones dentro de una forma artística, es decir, “pensar” de forma artística y, la reflexión que implica el alejamiento de las propias percepciones y producciones, o de otros artistas, e intentar comprender los objetivos, los métodos, las dificultades y los efectos conseguidos. (Gardner, 1999).

En una aula Arts PROPEL, los alumnos se acercan a la forma de arte a lo largo de tres vías diferentes:

  1. La producción: los estudiantes se sienten inspirados a aprender las habilidades básicas y los principios de la forma de arte al poner sus ideas en música, las palabras , de forma visual…
  2. la percepción :El estudio de las obras de arte en los estudiantes hace que entiendan los tipos de artistas y vean las conexiones entre su trabajo y el trabajo de otros,
  3. la reflexión : los estudiantes evaluarán su trabajo de acuerdo a las metas personales y los estándares de excelencia en el campo.

Este proyecto, también es realizado por proyectos de especialidad y se busca una continuación de la creatividad en edades más tardías. El autor, piensa que la creatividad es un aspecto muy importante que hay que potenciar y no dejar perder con los años, como normalmente sucede.

El programa no sólo se limita a la evaluación sino que en él se ponen en práctica procedimientos de desarrollo curricular a través de módulos y se relacionan éstos con los instrumentos de evaluación.
Su desarrollo se concretra en dos elementos: los denominados “Proyectos de Especialidad” y los “procesofolio”.

Los proyectos de especialidad son un conjunto de actividades, ejercicios y producciones en las artes plásticas, la música y el uso creativo de la lengua, desarrolladas para estimular la sensibilidad de los alumnos a los elementos de la composición.

Los “procesofolios” (portafolios) son carpetas donde se coleccionan las producciones artísticas de los alumnos como por ejemplo, dibujos, composiciones musicales, poemas, conservando todo los bocetos hasta llegar a la obra final (Armstrong, 1999).

La evaluación no sólo se contempla desde la perspectiva del profesor sino que incluye una autoevaluación del alumno con el propósito de ayudarle a reflexionar sobre su obra. El profesor evalúa tanto las habilidades técnicas e imaginativas de los alumnos como la capacidad de autoevaluarse, de reflexionar y la crítica de los otros.

Este artículo es parte de la tesis Doctoral de Nieves Gomis Selva. Universidad de Alicante. Republicada a efectos puramente académicos. Ver más acerca de este programa en Harvard y en el website de la escuela misma.