Este programa de arte fue puesto a prueba en las escuelas públicas de Pittsburgh, Pennsylvania. El objetivo del mismo es el diseño de un conjunto de instrumentos de evaluación que puedan documentar el aprendizaje artístico durante los últimos años de la enseñanza primaria y durante la secundaria.

El trabajo se centra en tres formas artísticas: música, arte visual y escritura creativa y en él se observan y analizan tres tipos de competencia: la producción que abarca el análisis de las composiciones o interpretaciones musicales, los dibujos o pinturas y la escritura imaginativa o creativa; la percepción que supone efectuar distinciones o discriminaciones dentro de una forma artística, es decir, “pensar” de forma artística y, la reflexión que implica el alejamiento de las propias percepciones y producciones, o de otros artistas, e intentar comprender los objetivos, los métodos, las dificultades y los efectos conseguidos. (Gardner, 1999).

Al aprender de forma activa, los estudiantes quedan inmersos en un proceso de investigación y revisión que se supone debe ayudarles a formular nuevos criterios sobre sí mismos, su mundo y el arte en sí.

En Propel la creación artística no es solo para talentosos

El compromiso es hacer que el arte como actividad esté al alcance de todos los estudiantes y no solo de quienes cuentan con cualidades técnicas avanzadas o capacidad de interpretación óptimas.
Por lo tanto, en estas aulas, incluso aquellos estudiantes que podrían considerarse a sí mismos “no buenos para el arte”, pueden descubrir potenciales nuevos, y desarrollar una serie de capacidades. Por ejemplo, en los casos en que la habilidad no es el único interés, el profesor y sus alumnos pueden reconocer y estimular distintas clases de estudiantes de arte: el que experimenta, el que se arriesga, el que es creativo, el que intuye cuál medio expresará mejor una idea, el que puede seguir con un problema, revisarlo y trabajar de nuevo. Además, PROPEL puede atraer a los estudiantes más diestros en las habilidades de percepción y en las verbales que en el estudio, es decir, aquellos estudiantes que pueden identificar y pronunciar similitudes y diferencias entre los trabajos, y las fortalezas y debilidades en sus propios trabajos y en los de otros.
Comenzando con estas destrezas, PROPEL puede ayudar a estos estudiantes a involucrarse en talleres.

En una aula Arts PROPEL, los estudiantes se acercan a la forma de arte a lo largo de tres vías diferentes:

1 – La Producción: 
Al tiempo que reconocemos la importancia en la educación de las actividades perceptivas y reflexivas, consideramos que la producción debe seguir siendo la actividad central en el aula de arte. Por lo tanto, la percepción y la reflexión se consideran complementarias de una inmersión activa con los materia les y los procesos artísticos. Sin embargo, pensamos también que involucrarse activamente con la creación artística orienta y enriquece las actividades perceptivas y reflexivas.

En PROPEL los participantes se sienten inspirados a aprender las habilidades básicas y los principios de la forma de arte al poner sus ideas en música, las palabras , de forma visual…

2 – La Percepción:
Refiere a aquellos procesos mediante los cuales estudian tes observan y comprenden su entorno, los trabajos artísticos propios, los de compañeros, as í como los de los artistas de culturas y eras diversas. En la creación artística PROPEL se incita a los estudiantes a inspirarse en sus propios conocimientos y experiencias; se les impulsa a valerse de todos los sentidos y se les dirige a la investigación del trabajo artístico y de otros recursos relativos a sus intereses y metas.

El estudio de las obras de arte en los estudiantes hace que entiendan los tipos de artistas y vean las conexiones entre su trabajo y el trabajo de otros…

3 – La reflexión:
Es sobre el pensamiento, en este caso, del modo como se aplica en las artes. El desarrollo de actitudes y capacidades reflexivas significa que a los estudiantes en las aulas PROPEL se les estimula para que piensen, hablen y escriban sobre el trabajo artístico y su proceso de creación artística.
Al principio, los docentes modelan y estimulan esta forma de pensamiento y suscitan la comunicación y el intercambio de ideas entre los estudiantes. Luego, mediante el diálogo y de la reflexión personal, los estudiantes crean conciencia y una visión sobre sí mismos como artistas e individuos, lo que les ayuda a crecer artísticamente.
Por supuesto, la reflexión no verbal también se da, y es evidente en los borradores, estudios y etapas que conducen a la conclusión del trabajo. Finalmente, si la discusión es en el aula, las críticas, las obsevaciones en los diarios de los estudiantes y los cuestionarios guiados se integran a lo largo del proceso de estudio, ayudan a cultivar en los estudiantes las habilidades reflexivas que constituyen la base le la auto-evaluación. Los estudiantes evaluarán su trabajo de acuerdo a las metas personales y los estándares de excelencia en el campo.

Este proyecto, también es realizado por proyectos de especialidad y se busca una continuación de la creatividad en edades más tardías. El autor, piensa que la creatividad es un aspecto muy importante que hay que potenciar y no dejar perder con los años, como normalmente sucede.

¿Cómo se desarrolla el programa?

Para eso revisemos la relación entre las 3 propuestas:
La PRODUCCiÓN: práctica, desempeño, improvisación, composición, diseño u otros trabajos constructivos de arte
La PERCEPCiÓN: observar las relaciones y discriminar dentro y entre los trabajos artísticos
La REFLEXiÓN: profundizar sobre el proceso de elaborar obras de arte o responder a éstas, ya sea en el proceso o en la evaluación

La PRODUCCiÓN, la creación artística es el componente principal de PROPEL.
Las actividades de producción involucran a los estudiantes en la exploración del tema, concepto o medio principal para el dominio del arte. La reflexión y la percepción se derivan y realimentan con la elaboración.

Más allá de la evaluación se ponen en práctica procedimientos de desarrollo curricular a través de módulos y se relacionan éstos con los instrumentos de evaluación.
Su desarrollo se concreta en dos elementos: los denominados “Proyectos de Especialidad” y los “procesofolio”.

Los proyectos de especialidad son un conjunto de actividades, ejercicios y producciones en las artes plásticas, la música y el uso creativo de la lengua, desarrolladas para estimular la sensibilidad de los alumnos a los elementos de la composición.

Los “procesofolios” (portafolios) son carpetas donde se coleccionan las producciones artísticas de los alumnos como por ejemplo, dibujos, composiciones musicales, poemas, conservando todo los bocetos hasta llegar a la obra final (Armstrong, 1999).

La evaluación no sólo se contempla desde la perspectiva del profesor sino que incluye una autoevaluación del alumno con el propósito de ayudarle a reflexionar sobre su obra. El profesor evalúa tanto las habilidades técnicas e imaginativas de los alumnos como la capacidad de autoevaluarse, de reflexionar y la crítica de los otros. Ver más.

La historia de Arts PROPEL en las artes visuales

Arts PROPEL comenzó con una serie de conversaciones entre investigadores, profesores y administradores de las disciplinas artísticas con el fin de establecer metas, estrategias y vocabulario comunes. Estos diálogos interdisciplinarios han continuado a lo largo del proyecto, y han servido para coordinar esfuerzos, y en algunos casos para exponer principios y prácticas generales en los distintos campos artísticos. Al mismo tiempo, los investiga dores y los educador es de cada área han trabajado de manera conjunta para desarrollar y evaluar la teoría y las prácticas de PROPEL.

En buena medida, estas teorías y prácticas no son nuevas. Más bien, constituyen un intento por articular, sistematizar y construir sobre prácticas ya empleadas en clases de niveles óptimos , de modo que estén disponibles para todos los educadores que deseen emplearlas.
El proyecto empezó con la premisa de que los buenos profesores de artes emiten, de maner a intuitiva, juicios favorables sobre sus estudiantes. Los investigador es cr eían que trabajar con los maestros de artes, y darles la oportunidad de discutir y explorar la evaluación con sus colegas y estudiantes, les ayudaría a revelar patrones propios de la educación artística.
El esfuerzo por exponer prácticas válida s de enseñanza y articular normas propias de las artes visuales, comenzó durante el primer año conforme los investigado res del Proyecto Zero y ETS
se reunieron con un grupo básico de cuatro profesor es de artes de Pittsburgh y dos supervisor es de artes. Al cuarto año, ya trabajábamos con cuatro supervisores de artes y un núcleo de doce maestros de artes, selecc ionados de las distintas instituciones primarias y secundarias de Pittsburgh.
Durante la segunda mitad del proyecto, Pittsburgh recibió una subvención por parte de la Funda ción Rockefeller para divulgar el proyecto Arts PROPEL entre los maestros de artes de las escuelas y colegios del distrito. Los investigadores del Proyecto Cero (Project Zero) comenzaron también a trabajar con maestros escogidos de un gran número de escuelas del área más grande de Boston. En un esfuerzo conjunto, maestros e investigadores desarrollaron el modelo de educación artística aquí descrito.
.

Un Vistazo a la Evaluación

Como queda dicho, Arts PROPEL es parte de un esfuerzo constante de parte de los investigadores y educadores de las diversas disciplinas para desarrollar nuevos sistemas de evaluación basados en el desempeño y que proporcionen más información de diagnóstico multidimensional que la que brindan las pruebas estandarizadas. Estas nuevas formas de evaluación , procedentes tanto de los programas gubernamentales como de la experiencia de aula, están entrelazadas con el currículum; a diferencia de las pruebas estandarizadas, que por lo general se realizan después y fuera de la experiencia de aprendizaje.

Asimismo, la función pri mordial de la evaluación en PROPEL ha consistido en mejorar la calidad del aprendizaje del estudiante en el aula. La intención es ayudar a los estudiantes a comprender los objetivos de la educación y sus m etas personales, así como ayudarlos a observar su progreso hacia el cumplimiento de estas metas.

Además, se pretende ayudar a los educadores a orientar el aprendizaje de los estudiantes y examinar sus propias prácticas de enseñanza. Para garantizar el cumplimiento de estas metas de la eval uación, las aulas PROPEL podrían incluir lo siguiente: foros para real imentar y dialogar con los estudiantes, la posibilidad de que los estudiantes observen trabajos anteriores para revisarlos y para inspirarse, una autoevaluación del estudiante junto con discusiones abiertas entre este y el profesor para desarrollar patrones comunes para la evaluación del trabajo. Además, debería haber oportunidades para que los docentes trabajen juntos en la discusión de las implicaciones de las evaluaciones y así cambien y refinen el currículum.

Por lo tanto, la correcta evaluación siempre será parte del aprendizaje, e incluirá tanto al docente como al estudiante. Comparada con la medición , la evaluación está vinculada de forma inevitable con preguntas tales como qué es valioso más que con qué es correcto. Las preguntas de valor requieren de anotaciones y discusiones. Desde tal punto de vista, la evaluación no es un asunto que deban elaborar expertos de fuera; más bien, es un episodio en el cual los estudiantes y los maestros deben aprender, mediante la reflexión y el debate, sobre las normas del buen trabajo y las reglas de la evidencia (Wolf, Bixby, Glenn, & Gardner, 1991). Con estos supuestos, el aprendizaje artístico puede evaluarse según procedimientos que resulten fieles a las artes y que respeten su naturaleza creativa y personal. Tal evaluación asume que los estudiantes, al igual que los docentes, son capaces de pronunciar juicios elaborados sobre el aprendizaje. Si se guía por estos principios, el proceso de la evaluación puede convertirse por sí mismo en una oportunidad para aprender.

La unión de la evaluación y el currículum

Como ha quedado indicado, en PROPEL la evaluación se propone como un componente de la enseñanza más que como algo aparte. Por lo tanto, la evaluación de PROPEL es formativa, constante y sumatoria. Entre sus metas incluye ayudar a los estudiantes a desarrollar gradualmente cualidades para la autoevaluación y al mismo tiempo, capacitarlos para exponer juicios útiles para la evolución de su propio trabajo.

Además, dado a que los educadores deben definir la evaluación en PROPEL según sus propias metas curriculares, PROPEL no ofrece un sistema fijo que pueda utilizarse en todas las aulas. Más bien, es un enfoque que por lo general requiere de una puesta en práctica gradual una vez que se han comprendido sus principios y que sus prácticas se han adaptado de forma apropiada. Sin embargo, hemos descubierto que los mecanismos eficientes para la evaluación basada en la enseñanza se desarrollan con más éxito donde ciertas estructuras curriculares y ciertos aspectos del ambiente del aula están en su sitio. Entre otras cosas, PROPEL promueve y se apoya en un currículum secuencial orientado hacia el proceso y por una atmósfera interactiva
en el aula.

Arts PROPEL ha desarrol lado los proyectos de campo y las carpetas PROPEL, los cuales permiten el desarrollo de tales condiciones.

¿Qué son los Proyectos de campo en PROPEL?

Estos describen las unidades curriculares con sus atributos, sustentando la integración de la evaluación en la enseñanza.
• Los proyectos de campo son abiertos, a largo plazo, y hechos para dirigir conceptos y aspectos fundamentales. Además, la intención de los proyectos de campo es que los estudiantes comprendan el mundo a través de la esfera artística.
.
• Los proyectos de campo integran la producción (hacer) a la percepción (aprender a “leer” los trabajos artísticos y a observar el mundo de cerca) y a la reflexión (pensar sobre el trabajo propio y el de otros). Aunque todos los elementos deben, de alguna forma, incluirse e integrarse en un proyecto de campo, cualquiera de estas actividades puede servir como punto de partida del proyecto, ya que la naturaleza y las metas del proyecto particular son las que determinan el orden de los eventos.
.
• Los proyectos de campo ponen su acento en el proceso y en el producto.
.
• Los proyectos de campo proporcionan oportunidades para la autoevaluación y la evaluación a los compañeros, así como la evaluación por parte del docente
.
Este artículo es parte de la tesis Doctoral de Nieves Gomis Selva. Universidad de Alicante. Republicada a efectos puramente académicos. Ver más acerca de este programa en Harvard y en el website de la escuela misma. Compilado por Fabián Sorrentino junto con la información de Arts PROPEL del Zero Project

Para los que desean conocer más del tema recomiendo la página de ProjectZero de Harvard que he seguido como inspiración en los últimos 20 años.