Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Bienestar, ese obscuro objeto del deseo

Bienestar, ese obscuro objeto del deseo

Creo que hasta el mismo Buñuel estaría sorprendido de ver como la crisis y la confusión actual terminan siendo más surrealistas que sus propias
películas. En una época, dónde “todo parece estar al alcance de la mano”, una nueva concepción de bienestar, puede llevar tu conciencia hacia una
nueva dimensión, declara el Dr Fabián Sorrentino.

¿Que entendemos por Bienestar?
Normalmente se asocia al sentido de plenitud. Esto implica sentirse bien con uno mismo, satisfecho o conforme, contento con la vida que nos ha tocado vivir. En inglés usamos el término wellness para definir este estado. Y aunque estoy de acuerdo con esta definición, la diferencia radica en el camino que transitamos para abordar este estado.

Este es el mapa del Bienestar que representa aproximadamente los intereses de una sociedad actual en latinoamérica.

Cualquier estado de satisfacción personal, de comodidad y confort, que de forma separada o conjunta se consideran como positivos y/o adecuados aspectos para la salud o bienestar psico-biológico. El éxito social, económico, profesional, la búsqueda del placer, la alegría de vivir, la armonía con nosotros mismos y nuestro entorno, esa sensación de sentirnos realizados por haber alcanzado ciertas metas, la presunción de haber obtenido un desarrollo personal y una cultural adecuados, la creencia de que se somos buenas persona en concordancia con las opiniones de terceras personas, etc… ninguna de las expresiones expresadas en este gráfico es sustentable en términos de la existencia física.

La existencia física está atada a las leyes materiales y esto hace que cualquiera de los efectos percibidos en los anteriores renglones se desvanezcan en un abrir y cerrar de ojos como nos enseña el maestro Michio Kaku.

En el plano físico, el bienestar, se sustenta en cuatro significados: la materia física (todo lo visible capaz de reflejarse en el espejo y ser visto por nuestros ojos), el plano mental con su referente emocional y el ámbito social o contexto donde se mueve el ser humano.

Esta concepción de 3 dimensiones del ser humano, a nuestra forma de ver extremádamente limitante, nos deja vulnerables y finitos… concibiendo que nuestra autorealización es el destino de la existencia.

Esta concepción, es la misma que lleva al ser humano a arrasar con lo que tiene en su entorno para lograrlo. Y los efectos pueden ser percibidos a simple vista: Es tanta nuestra sensación de escasez que necesitamos desmantelar y apropiarnos de los recursos del planeta para sentirnos poderosos…

Ensayando una salida de esta búsqueda incesante e insensata
Los invito a mirar esta relexión, de una niña de 12 años, que grafica el tamaño de nuestra ceguera.

¿Cómo llevar nuestro bienestar a una nueva dimensión?
En la Fundación comprendemos el bienestar como una dimensión transversal a las citadas anteriormente. Concibiendo al ser humano, no como un ser de 3 o 4 dimensiones, sino de 12 (como nuestro modelo interpreta) o más dimensiones.

De hecho, la cantidad de dimensiones no es tan importante en si misma, sino la capacidad que logres desarrollar para discernir y actuar a partir de ellas.

Para aprender algo más del Modelo a partir del cuál abordamos nuestra realidad circunstancial te recomiendo este artículo y la posibilidad de entrenarte con el Manual del Mentor.

Para disfrutar de una comprensión más acabada acerca de cómo puedes llevar el bienestar a otra dimensión, te invitamos a formar parte del entrenamiento inicial de Mentoring Life y de la Carrera de Coaching y Mentoring 2017 que coordina el Dr Fabián Sorrentino.

Desde ya, muchas Gracias por acompañarnos en esta reflexión!

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.