Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Abriéndonos a la Diversidad

Abriéndonos a la Diversidad

Legitimar con conciencia de diversidad nos invita a convivir con el otro respetándolo y aceptándolo desde su diferencia para hacer algo más grande que lo que haríamos individualmente. ¿Y cuáles son las diferencias? De acuerdo a la interpretación que le damos las diferencias pueden ser sexuales, de habilidades, sociales, culturales, de religión, de partido político, etc. Respetar entonces la diferencia es tener la habilidad para aceptar al otro siendo conscientes de nuestras actitudes, elecciones, acciones, etc. como así también las del otro.

¿Cómo respetamos las diferencias?
1 – ¿Respetas las diferencias, te enojan, sos indiferente o sos de los que quieren llevar al otro por su camino? Menciona dos personas para cada una de las opciones anteriores

2 – Te invito a que revises y observes tus actitudes.
Menciona que ocultas cuando no respetas al otro y que parte tuya se siente invadido e invalidado cuando crees que lo que respetas del otro puede ser mejor que lo que tienes.

Una de las principales características para lograr una relación sana es ser legítimos y dejar que el otro sea “legítimamente otro”. Las relaciones humanas basadas en la esperanza de que el otro cumpla con mis deseos y aspiraciones tarde o temprano se irán destruyendo y generarán angustia y tristeza para cualquiera de los individuos que integran el vínculo así como también para el entorno. Para crear una relación plena y genuina, lograr reconocer las diferencias existentes y aceptar la diversidad es fundamental el respeto y la escucha.

raza

3 – ¿Qué te inspira la imagen anterior?
El propósito de este artículo es asistirte a que puedas legitimar a los otros, incluso cuando no estés de acuerdo con ellos, y a valorar la diversidad. Este nivel de aceptación nos hace libres y nos permite vivir desde el estado de ánimo de la paz y la gratitud.

4 – ¿Qué entiendes por libertad según está expresada en el párrafo anterior?
Muchas veces nos mantenemos en el espacio de comodidad que implica estudiar, trabajar o divertirnos con personas “iguales” a nosotros. Así se forman sectas o grupos sectarios donde la luz que buscan arrojar sobre algo, alimenta una gran ceguera sobre otra diversidad de temas.

El crecimiento y el desarrollo se encuentra en la diversidad y la aceptación del otro como un legítimo otro. Cuando nos disponemos a formar equipos con personas de diversas creencias, actitudes y formas de expresarse, pero con un objetivo en común desarrollamos maestría en la manera de relacionarnos, lo cual abre ampliamente nuestro abanico de posibilidades de cara al futuro. No sólo somos capaces de producir un bien común, sino que además logramos un desarrollo interno muy grande.

Legitimar al otro y valorar la diversidad nos lleva directamente a aprender y experimentar el poder del liderazgo compartido. Este modelo se confronta al modelo tradicional de un jefe o líder de grupo responsable por cumplir los objetivos y controlador de todo lo que ocurre a su alrededor.

El liderazgo compartido es la oportunidad de desarrollar la responsabilidad integral de cada persona dentro del equipo, donde todos son responsables y todos están comprometidos con el resultado final. Por su parte el líder del equipo aprende a delegar actividades y a permitir que otros tomen la iniciativa sin sentir amenazado su liderazgo o su posición. Así desaparece la idea de que el único enfocado en el resultado es el líder, y el resto del equipo sólo se enfoca en sus actividades.

5 – Observándote y observando a tu alrededor, ¿qué juicios (opiniones) se cruzan por tu cabeza ante este nuevo paradigma?

6 – ¿Qué actitudes personales crees qué deberías modificar para trabajar de esta manera?

La legitimación desde los tres dominios.
Legitimando al otro desde el Lenguaje:
Más allá de lo que comunicamos al otro, las conversaciones que tenemos, responden a los compromisos genuinos que nos atraviesan en cada circunstancia de la vida.

7 – ¿Estás comprometido en la relación con el otro? Menciona tres relaciones, el compromiso maestro que tienes con cada una de ellas y reflexiona si cuando te relacionas conversas desde ese compromiso o desde otro lugar (por ejemplo tus emociones)

Desde el Coaching Ontológico reconocemos diferentes habilidades y dominios de la comunicación. Irás descubriendo cuáles son las que articulan con tus compromisos, cuáles son las brechas comunicacionales que te alejan de tus elecciones y cuales aquellas que te pasan en transparencia que ni siquiera puedes observar y te mantienen alejado de lo que crees elegir.

botellaLa foto anterior es de una botella con un mensaje adentro encontrada por obreros frente a la antigua casa-escuela del pueblo donde la poeta Gabriela Mistral (Lucila Godoy Alcayaga, 1889- 1957) pasó sus primeros años de vida.

8 – Elije una relación en la que hoy no te sientas completo. ¿Qué conversación reconoces como importante llevar a cabo y aún no descubres la habilidad a incorporar o no encuentras la manera de hacerlo para que sea efectiva?

9 – Ejercicio: Te invito a leer las siguientes habilidades para la comunicación que responden a la pregunta: ¿Cómo nos comunicamos para legitimar al otro? Luego marca con resaltador las cualidades de comunicación Asertiva que consideras que has desarrollado o ya tenías disponibles.

comunic

Legitimando al otro desde el Cuerpo:
Actitudes, conductas y acción: A imagen y semejanza

gordasRecuerdo una vez en la escuela primaria, que luego de haber ido al cumpleaños de una amiga de familia humilde conversaba con otra amiga y le dije que esa chica era flaca porque era pobre. Mi segunda amiga no tuvo pruritos en contarle a mi otra amiga lo que yo había dicho. En ese momento me sentí muy mal, luego reflexionando, comprendí que no me sentía bien con mi cuerpo, ¨me veía gorda¨, aunque cualquier abuela hubiera estado feliz con mis kilitos de más. Mis pensamientos eran

Fue una de las lecciones de mi vida que aprendí a cómo legitimar al otro, y me lo enseño una niña de nueve años aproximadamente. ¿Cuántas veces actuamos inconscientemente con actitudes que después nos avergüenzan?

10 – ¿Cuántas veces reflejamos en el otro aquello que ¨queremos ocultar¨ sobre nosotros y que no nos gusta?
Nombra 2 situaciones que hoy observes con claridad en que por ocultar tu imagen y ¨sus defectos¨, decidiste mostrar (consciente o inconscientemente) algo que hizo que el otro se viera mal en público para sentirte mejor con vos mismo/a. ¿Para qué crees que lo hiciste?

Desde el dominio del cuerpo nos expresamos a través de nuestras conductas y actitudes, coexistiendo y accionando en relación con el otro. A través de esas conductas y actitudes el otro aparece como un legítimo otro en coexistencia con uno en circunstancias que pueden reflejarnos a nosotros mismos. Legitimar al otro desde el cuerpo implica tener conciencia primero de nuestro propio cuerpo, luego tener conciencia de que el otro tiene otro cuerpo y respetarlo como tal. Pero,

nude¿Cómo legitimar al otro desde el cuerpo? Practicando los valores que elijo para mi vida, como por ejemplo la sinceridad, cuando amorosamente le digo al otro lo que creo que podría mejorar en su cuerpo para su bienestar. Por otro lado aceptar su elección. Esto no significa ser indiferente a lo que observo que lo lastima, si veo que el otro se está haciendo daño y en consecuencia me daña a mí y a la relación con actitudes negativas como comer en exceso, practicar sexo sin cuidarse, fumar, drogarse, alcoholizarse, etc., no es sano ser indiferente, sino conversar sobre el tema y lograr un acuerdo en el que haya construcción en mí (no callándome sino siendo sincero), en el otro (cuidándolo amorosamente) y en consecuencia en la relación. Esto tiene que ver con la responsabilidad y el compromiso que tengo con la relación.

11 – ¿En qué relación no estás siendo responsable por lo cual no estás cuidando al otro conversando sobre algo que crees que le está haciendo mal? ¿Cuál es la consecuencia si no conversas que podrías evitar haciéndolo.

12 – ¿Qué compromiso elijo de hoy en adelante con respecto a esa relación?

Legitimando al otro desde las Emociones:
La caja de Pandora era la primera mujer a quien Zeus le dijo que no hiciera algo y ella lo hizo de todas formas. Le dio un frasco y le pidió que no lo abriera porque contenía todos los males del mundo. Ella se llevó su frasco a la luna de miel, y como esta estaba aburrida, decidió abrirlo. Del frasco se escaparon todos los males del mundo. El último, fue la esperanza.

emo2Y, ¿Qué es la esperanza y qué tiene de relación con legitimar al otro? Esperanza es un juicio, una interpretación, y cuando hablamos de tener esperanza, estamos postergando el accionar de hoy.

-Tengo esperanza de que me voy a llevar bien con xxx
-Mi esperanza es que xxx me quiera
-Estoy esperanzado con que xxx me llene la vida de alegría

¿Cuántas veces pusimos esperanza en el otro y nos terminamos enojando cuando este no cumplió con nuestras expectativas? Podemos tener esperanzas como actitud positiva, pero no proyectar la responsabilidad de nuestros anhelos en el otro, ya que así corremos el riesgo de lastimar la relación y lastimarnos a nosotros mismos.

13 – Coloca aquí tres situaciones en la que has salido lastimado por proyectar afuera de forma irresponsable tus anhelos y esperanzas

14 – ¿Qué sucedería si en vez de poner las esperanzas en el otro y decepcionarnos cuando ¨creemos¨ que no cumplió con aquello que esperábamos nos hacemos responsables de lo que aportamos (o no) a la relación?

15 – Te invito a que elijas una de las anteriores (de la que más lastimado hayas salido) y reflexiones sobre lo que has creado ¿Qué esperabas del otro y no recibiste?

Haz un listado de las emociones que te ha generado en la relación no hacerte responsable de la misma.

16 – ¿A qué te comprometes con esa persona de ahora en más y con otras en las que tus relaciones están lastimadas?

Esta nota forma parte de una serie de artículos ofrecidos en la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red.

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.