Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
¿Por qué Elegimos creer las Mentiras?

¿Por qué Elegimos creer las Mentiras?

¿Si hay tantos periodistas y publicitarios que viven mientiendo todo el tiempo, será porque creen que la mentira es la verdad o porque mentir forma parte de su naturaleza? pregunta el Dr Fabián Sorrentino a los participantes de la carrera de Coaching y Mentoring…

¿Qué crees tu acerca de la construcción de la Mentira? ¿Qué es verdad y que mentira para tu persona? ¿Qué mentiras en tu vida vienes comprando?

Orlando Barone dice: “Los públicos y los receptores que son atraídos por la mentira son igualmente mentirosos ya que al alimentarse de mentiras acaban repitiéndolas satisfechos”.

Muchas veces eligimos creer una mentira, porque nos hace mas felices, porque nos sirve como excusa o simplemente por comodidad así evitamos seguir preguntando. Cómo si nuestras inquietudes fueran a acallarse. Luego de un tiempo en que ese proceso se hace hábito, terminamos incorporando muchas de ellas a nuestra personalidad.

A continuación van algunas de ellas con las que “convivimos inocentemente” todos los días…

⃞ “Te queda Muy Bien” dicho por la vendedora apenas salís del probador.
⃞ “Siii, siiii, asíiiiiiii” dicho por el gato cuando estamos llegando casi al final del turno.
⃞ “Esta versión de Windows es mucho mejor a la anterior” dicho ante cualquier estreno del nuevo sistema operativo.
⃞ “Nunca haría una cosa así” dicho por nosotros mismos en estado de sobriedad.
⃞ “Hoy no, pero la semana que viene puede ser” dicho por la señorita a la que uno invitó a tomar algo.
⃞ “Te amo” dicho por la pareja que te hizo mas cornudo que ningún animal de la naturaleza.

A continuación te invito a disfrutar de un video que nos muestra la importancia de estar despiertos revisando los mensajes de nuestro contexto.

Yo miento, tu mientes, todos mentimos…
Pareciera que nadie está exento de mentir. Todos lo hacemos para protegernos de las consecuencias de la verdad, aunque no todas las mentiras son igualmente dañinas.

⃞ Los bebés exageran su llanto cuando la madre está cerca para verlos, los adolescentes le mienten a sus padres para apropiarse de la libertad sin consecuencias que anhelan.
⃞ Algunos grandes grupos financieros y consultores, le mienten a sus clientes para enriquecerse ilícitamente.
⃞ Los atletas mienten para romper marcas mundiales.
⃞ Un hombre públicamente recto y defensor de la justicia, lleva una doble vida para conservar el amor de dos mujeres al mismo tiempo. Los políticos mienten en campaña o por lo menos exageran promesas que después serán incapaces de cumplir.
⃞ Una mujer le dice a su pareja que ha tenido un orgasmo, para no hacerlo sentir mal. Algunos adultos les dicen a los niños que el abuelo se quedó dormido, en vez de intentar explicarles el misterio de la muerte. La gente miente en los juzgados arriesgándose a ir a la cárcel, con tal de ganar una batalla legal. Todos hemos dicho que sabemos hacer algo o que hemos leído muchos libros, con tal de no exhibir nuestra ignorancia en ciertos temas.

Todos nos mentimos cotidianamente diciéndonos cosas como no me duele, no me afecta, estoy bien sola/solo, no le tengo miedo a nada, mañana empezaré a cuidar más de mi salud…sabiendo en el fondo que no es verdad.

La mentira es una vieja compañera de la humanidad y quizá tiene un valor evolutivo, será que la verdad terminaría por aniquilarnos como especie?
Para que haya un mentiroso, hace falta alguien que esté dispuesto a creerle.

La realidad es que somos muy malos observadores y frecuentemente elegimos creerle a alguien aunque nos demos cuenta de que nos está mintiendo. La mirada, el tono de voz, el movimiento de las manos, las palabras que se utilizan, la excesiva indignación o asumir una actitud de superioridad moral, son algunas señales de que alguien nos está mintiendo. Y elegimos creerle, porque de lo contrario, tendríamos que confrontarlo. Y esto implicaría incluir romper una relación amorosa, retirar los privilegios a un hijo adolescente, despedir a un empleado, alejarse de un amigo o amiga que no es quien creíamos, distanciarse temporal o definitivamente de quien nos haya mentido. Por eso elegimos creer las mentiras o decirlas, para protegernos y proteger a otros de las consecuencias de la verdad.

5Mentimos cuando exageramos la realidad o cuando la minimizamos. Mentimos al decir que no hay nada de que preocuparse, cuando la situación es absolutamente preocupante. Mentimos para preservar los secretos familiares de los extraños, mentimos cuando aceptamos ser la coartada de un amigo que se ha metido en problemas, mentimos cuando decimos que sentimos una cosa y en realidad sentimos otra, mentimos cuando decimos yo no sabía nada, yo no dije nada, yo no hice nada.

Las mentiras, aunque sean el pan nuestro de cada día, impiden las relaciones auténticas y cuando se utilizan excesivamente, convierten a la persona que las utiliza en alguien indigno de confianza, oscuro y opaco en quien es imposible confiar.

Ir en contra de la corriente implicaría buscar construir confianza basada en la verdad. Ser capaces de tener conversaciones difíciles en las que revelemos nuestros verdaderos pensamientos y sentimientos sin temor a ser rechazados o abandonados. Si dejáramos de necesitar convencer a los otros, diríamos menos mentiras. Si nos importara menos influir en los demás, diríamos la verdad. Si fuéramos capaces de enfrentar con nuestra pareja lo bueno y lo malo, viéndonos a los ojos, quizá nos evitaríamos mayores sufrimientos que surgen cuando dos que se aman han dejado de decirse lo que realmente les pasa.

En este film (versión completa del corto visto anteriormente) el profesor está comprometido con la honestidad. Luego de verlo te pido que nos compartas una lista de las cualidades que son necesarias desarrollar, para ser una persona íntegra en el contexto que él y nosotros vivimos a diario.

Parece que a este mundo le urge un pacto de honestidad. ¿Qué tal si empezamos por casa?

Esta nota forma parte de una serie de artículos ofrecidos en la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red. Y que forman parte del Manual del Mentor del Dr Fabián Sorrentino.

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.