Durante el año pasado fueron vendidos 156.000 millones de pesos internet, mientras que 61.274 millones de pesos fueron las transacciones en shoppings.

El comercio electrónico mostró un amplio crecimiento en la Argentina durante el último tiempo, al punto que durante 2017 superó en ventas a los shoppings y centros comerciales del país.

Durante el año pasado fueron vendidos 156.000 millones de pesos internet, mientras que 61.274 millones de pesos fueron las transacciones en shoppings en Argentina.
Patricio Garcia de Leo, Co Fundador de Known Online, Agencia de marketing y desarrollo radicada en Argentina pero con presencia a nivel global, afirmó que este avance del ecommerce “no es casualidad” y destacó algunas causas que influyeron al respecto:
.
1- Mobiliario: vender por Internet no tiene costos de alquiler de mobiliario en zona comercial. Oscila entre 30 y 60 dólares el metro cuadrado en cielo abierto y cuesta 50 dólares el metro cuadrado en shoppings comerciales. Salir de áreas comerciales y alquilar una oficina/ depósito baja a 10-20 dólares por metro cuadrado.
2- Empleados: operar por internet no requiere cajero, ni vendedores con presencia física. La operación se puede tercerizar en una empresa de fulfillment corporativo (reciben en sus depósitos tus importaciones/ producción de fábrica y entregan al cliente) y el pago es remoto. Por otro lado, el plan de marketing (generación de demanda), administración del sitio y control contable también se puede tercerizar.
3- Paritarias: La industria de Internet no tiene sindicato, ni convenios colectivos obligatorios. Las agencias de marketing digital suelen estar afiliadas al SEC (Empleados de Comercio) o SUP (Publicidad), pero no es obligatorio en caso de empezar un proyecto independiente por sobre la estructura comercial.
4- Servicios: Internet solo tiene consumo de servidores. No así de luz, gas, agua, ABL. Los gastos son escalables y a demanda.
Es decir, se paga por el consumo. Distinto es el caso de los que quieren ingresar en un shopping que deben pagar por adelantado el alquiler del local. Sucede lo mismo con la publicidad digital dado que Google y Facebook aceptan pagos a 45 días, teniendo espalda para generar las ventas desde el día 1 de campañas publicitarias.
5- Control: Un local físico requiere presencia del dueño o contratación de un encargado, en Internet el control de la estrategia de marketing pasa por las herramientas de medición a demanda (dónde y cuándo quieras). Los servicios tercerizados corren por cuenta del proveedor. Es decir, una falencia en la logística recae en la disminución de la rentabilidad de quien entrega el producto. Sucede lo mismo con marketing en donde si una agencia no funciona, se puede recurrir a otra.
6- Métricas: Internet te permite conocer cuánto vale traccionar un cliente, cuáles son sus intereses, generar estrategias de fidelización, reincidencia, tener con exactitud la composición de rentabilidad de cada producto a la venta y recapitular categorías, productos e inversiones en cuestión de horas. En un local físico, condicionan los valores de mercado (no se puede traducir un aumento de costo a precio por quedar fuera de mercado) y las condiciones impuestas por terceros.
Un séptimo aporte que podríamos marcar desde sonría es que la conducta de compra, ha dejado de ser un hábito exclusivo de los Millenials para atravesar todos los segmentos generacionales.

.
¿Cuáles son los costos del comercio electrónico?

Fijos: salarios de personal (responsables de marketing digital, programadores, compradores) y tasas impositivas (iva, ingresos brutos, ganancias).
 
Variables: logística (no debería superar el 5% del valor del producto), financiación (arranca en el 4%), comisión por venta al proveedor de plataforma (las que lo tienen alcanzan el 3%), marketing (inversiones en publicidad, posicionamiento en buscadores, email marketing, marketing de contenidos, inteligencia de negocio).
“En un local, la rentabilidad por producto neta difícilmente par de la tasa de interés del mercado (25%). En el comercio electrónico, ese puede ser su piso”, concluyó Garcia de Leo.
.
Una republicación del Diario Uno de Santa Fe, con fines académicos. Ver en medio original.
.

La revista iprofesional, por su parte, nos aporta acerca de este tema: La misma CACE es un exponente del crecimiento del sector: hace cino años tenía 200 socios y llega a 1.300 socios.

En 2017 un 11% de los usuarios de Internet en la Argentina compró al menos una vez por semana (ese indicador fue del 7% en 2016), un 35% al menos una vez al mes, y 54% una vez cada seis meses.

“Crecimos , no engordamos”, afirmó el presidente de la cámara, Alberto Calvo. Y ese crecimiento se observó en el alza del tráfico de los sitios, un 60% respecto a 2016.

“La economía digital ya forma parte del proceso offline”, señaló, en referencia a quienes buscan información en la Red antes de concretar la compra en el mundo real.

Categorías e Intergeneracionalidad

Los rubros de comercio electrónico que impulsaron el crecimiento en unidades fueron alimentos y bebidas e indumentaria, aunque los favoritos de los usuarios a la hora de realizar una compra en línea mantiene al turismo como líder.

* Pasajes y turismo (37%).
Celulares y accesorios (33%).
Indumentaria deportiva (32%).
Electro y aires acondicionados (30%).
* Indumentaria no deportiva (27%).
* Entradas a espectáculos (26%).
Electrónica y TV (24%).

Al poner el foco en facturación, los rubros más relevantes fueron los siguientes:

* Pasajes y turismo: 43.638 millones de pesos.
* Equipos y accesorios de audio e imagen, consolas, tecnología informática y telefonía: 18.361 millones de pesos.
* Artículos para el hogar (muebles y decoración): 12.088 millones de pesos.
Electrodomésticos (línea blanca y marrón): 9.115 millones de pesos.

9 de cada 10 usuarios conectados a Internet en la Argentina ya realizó al menos una compra por la Red. Y en los últimos seis meses, cinco de cada 10 usuarios realizaron al menos una compra.

Si se analiza cómo compra cada usuario, las categorías más vendidas son transversales al género. sin importar la edad.

Pero los hombres tienden a comprar más tecnología, herramientas y software. Las mujeres se orientan más a la compra de indumentaria, entradas a espectáculos, hogar, muebles y jardín y cosmética.

Los “millennials” también cuentan con ciertos rubros que los representan: indumentaria, cosmética y educación.

Finalmente, para inspirarte, te dejo con dos casos magistrales: el de Amazon y el de Alibaba. Integrando al final algunas reflexiones para aprender más sobre el tema.

.