Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
¿Es la Pereza causa de Inmadurez?

¿Es la Pereza causa de Inmadurez?

La primera ley de movimiento de Newton establece que un objeto en movimiento tiende a permanecer en movimiento, y que un objeto en reposo, tiende a permanecer en reposo. Esta ley se aplica a la gente, declara el Dr Fabián Sorrentino en el Manual del Mentor.

Mientras que algunos son naturalmente impelidos hacia fabulosos proyectos, otros son apáticos, requiriendo motivación para vencer la inercia.

pereza-computadora

La pereza, siendo un estilo de vida para algunos, es una tentación para todos. Tal es así que hasta las fuentes Espírituales más significativas tratan el tema: Por ejemplo en en libro de Proverbios nos muestra el precio de la pereza y la falta de sabiduría que acarrea en bastantes partes: “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio.” (6:6 ) “El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar.” (21:25) “Dice el perezoso: El león está en el camino; el león está en las calles.” (26:13); desperdicia tiempo y energía: “También el que es negligente en su trabajo, es hermano del hombre disipador.” (18:9); él cree que es sabio, pero es un tonto: “En su propia opinión el perezoso es más sabio que siete que sepan aconsejar.” (26:16). “La mano de los diligentes señoreará; mas la negligencia será tributaria.” (12:24); su futuro es sombrío: “El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará.” (20:4); puede llegar a empobrecer: “El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas el alma de los diligentes será prosperada.” (13:4).

hermann hesse

¿Que significa la pereza para ti? Me refiero a tu propia opinión de lo que vivas en ti mismo. Algo acerca de los momentos en los que aparece la pereza o los que estás concientemente decidiendo ser perezoso… Compártelo como respuesta a este Artículo.

El objetivo es vencer la propensión carnal a la pereza, al darnos una nueva naturaleza (2 Corintios 5:17). En nuestra nueva naturaleza, somos motivados a ser diligentes y productivos por amor a quien nos redimió. Nuestra antigua propensión hacia la indolencia ha sido reemplazada por un deseo de vivir una vida armónica y equilibrada: “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.” (Efesios 4:28). Somos instados a cumplir nuestra promesa de proveer para nuestras familias a través de nuestro trabajo. “Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.” (1 Timoteo 5:8); y para otros en la familia de Dios: “Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.” (Hechos 20:34-35).

Hay otras citas al respecto en varias fuentes. El escritor Karl Barth en cierta ocasión señaló que las tres faltas primarias y más básicos de la humanidad en ruinas son el orgullo, la deshonestidad y la pereza. No estoy seguro que Barth estuviera en lo correcto al jerarquizarlos de esta manera, pero no cabe duda que son faltas severas que nos llevan a nuestra propia autodestrucción. Como conclusión final acuerdo con el decir de R.C. Sproul cuando considera a la Pereza, como causa de la madurez espiritual.

pereza3

Mira lo que pasa, cuando tantas conversaciones aturden nuestra mente… la pereza es un estado del alma, cuando lo que aprendemos no hace sentido!

Esta nota forma parte de una serie de artículos ofrecidos en la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red. Y que forman parte del Manual del Mentor del Dr Fabián Sorrentino.

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.