Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
El Mágico Número 7

El Mágico Número 7

El 7, un número recurrente, propio de nuestro Modelo
Por el Dr. Fabián Sorrentino

Todos los modelos para facilitar su comprensión incluyen pasos. De alguna manera el número 7 que al comienzo salió sin darnos cuenta, fue tomando un sentido a medida que avanzaron las investigaciones.

Conny Mendez ha escrito un libro que lleva por nombre “El maravilloso número 7” en el que dice: El número siete simboliza el estado de totalidad, e indica que se ha superado una etapa en un momento dado. Todo en la Creación recorre 7 etapas de actividad. Luego viene automáticamente un momento de descanso. El 7 es un punto final que obliga a un repaso para luego comenzar una nueva serie de siete pasos.

Siete son los colores de nuestro prisma, los sonidos musicales, los días de la semana, los dones del Espíritu Santo, los meses de gestación para que el ser humano pueda vivir al aire, las edades del hombre (7 – 14 – 21 – 28 – 35 – 42 – 49) para lograr su madurez, autoridad y libertad, los pasos que recorre toda manifestación desde el momento en que se expresa el deseo hasta que se hace visible la demostración, siete veces el largo de tu cabeza debe tener tu estatura total. Si tiene más -o menos- no eres armonioso.

El siete es un número muy recurrente en la cultura. Son siete los días de la semana, siete los colores del arco iris y siete los pecados capitales. El origen de esta popularidad está en la observación del cielo por los antiguos astrónomos. La inmensa mayoría de las estrellas no cambiaban de posición las unas respecto a las otras durante el año. Sin embargo, observaron siete cuerpos celestes que sí lo hacían. El Sol y la Luna, los dos primeros, evidentemente formaban parte de ellos. Los otros cinco eran los planetas que pueden verse a simple vista, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, y que los pueblos antiguos consideraban estrellas móviles.

Estos siete astros (bautizados en honor a dioses romanos) les dieron a los días de la semana sus nombres en muchos idiomas: lunes (Luna), martes (Marte), miércoles (Mercurio), jueves (Júpiter, Jove) y viernes (Venus). En español, «sábado» procede del nombre la fiesta hebrea «Sabbat» y «domingo» de la palabra latina «Dominus» ‘el Señor’ (dominĭcus [dies], [día] del Señor).1 No obstante, en idiomas como por ejemplo el inglés, se mantienen los nombres originales de estos dos días: Saturday de Saturn (Saturno) y Sunday de «Sun» ‘el Sol’.
En el mundo hispanohablante se dice que los gatos tienen 7 vidas. Sin embargo, las vidas de los gatos son nueve en los países anglosajones, entre otros. También es el número atómico del nitrógeno.

Nuestra condición de sujeto, nos impide abstraernos de todas aquellas valoraciones y creencias que nos impone el medio en el que vivimos. Por consiguiente, cada uno de nosotros, de manera conciente o no, se encuentra enrolado detrás de un paradigma y el modelo 7 colabora enrolando a quienes adoptan este modelo a alcanzar un estado de completud por declaración del propio sistema.

En la numerología
Es signo del pensamiento, la espiritualidad, la conciencia, el análisis psíquico, la sabiduría. El número del intelecto, el idealismo y la represión.

Relacionándolo a las personas amantes de la lectura, el estudio y las ansias por aprender. Tendentes a proyectar su vida en una esfera de idealismo y actividad intelectual. Habilidades para el análisis y la investigación y la inteligente búsqueda del conocimiento; mentalidad científica y con capacidad de inventiva; estudiosa, meditadora; de personalidad encantadora; amantes de la soledad y de la paz; perfeccionistas.

Desde una acepción negativa representa a los motivos ocultos; lo reservado, la argumentación de los silencios y sarcasmos; la tendencia al aislamiento, las posiciones inflexibles, y las distracciones.

El siete y los Astros:
Es bien conocido que el ciclo de siete suele ser un ciclo crítico por dos razones: o por el ángulo hostil que forma la Luna con el Sol cada siete días (llamados días críticos) o por el ciclo de Saturno que hace un aspecto hostil con su posición inicial cada siete años. El 7 es el número, según se ha señalado, de la finalización de un ciclo y su renovación. El séptimo día el Creador dejó de trabajar y descansó e hizo de éste un día santo: el shabat no es, por ende, su reposo exterior sino su coronación, su finalización en la perfección, y no solamente el séptimo día, el séptimo año también es de reposo.

El número 7, por la transformación que inaugura, posee en sí mismo un poder: es un número mágico.

Ver Nota Relacionada:

¿Qué es y qué Aporta el Modelo MET?