Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Agitación

Agitación

La agitación es un estado que me alcanzará si soy una persona muy nerviosa pero que consigue sin embargo canalizar sus energías lo mejor que puede!

Está próxima a un estado de emergencia, un proceso de exteriorización de las emociones, generalmente un grito de alarma para revelar a los demás cómo me siento interiormente: cogido, desconfiado, miedoso en ciertas situaciones, emprendedor pero generalmente poco hábil y sobre todo muy molesto para la gente que me rodea!

Si estoy muy agitado físicamente e interiormente, puedo vivir una forma de desequilibrio porque tengo dificultad en mantenerme “centrado” (estable y anclado) sobre mí – mismo; utilizo pues este estado inconscientemente porque necesito aumentar mi confianza en mí, probarme que puedo tener éxito, atrayendo la atención:

“¡Mírenme, vean!” Mantengo la calma, comunico verbalmente mis sentimientos y mis necesidades y todo irá por lo mejor.

Agitación, agitado y términos semejantes, pueden referirse a:

El efecto en un medio de la acción mecánica de un agitador

Barra de agitación o agitador magnético.

Agitación térmica, movimiento catótico de las moléculas.

Una de las formas de utilizar instrumentos de percusión

Una de las formas de preparar un cóctel

Estado perturbado del ánimo (“trastorno emotivo que se caracteriza por una hiperactividad corporal desordenada y confusa”).

Agitación y propaganda antisoviética, conducta definida como delito en la antigua Unión Soviética.

Consideraciones y Causas

La agitación puede aparecer repentinamente o con el paso del tiempo y puede durar sólo unos cuantos minutos, o semanas e incluso meses. El dolor, el estrés y la fiebre la pueden incrementar.

Es posible que la agitación por sí sola no sea un signo de un problema de salud; pero si se presentan otros síntomas, puede ser un signo de una enfermedad.

La agitación con un cambio en la lucidez mental (alteración de la conciencia) puede ser un signo de delirio, que tiene una causa médica y debe ser analizado de inmediato por un médico.

Hay muchas causas de la agitación, algunas de las cuales son:

Abstinencia o intoxicación con alcohol

Reacción alérgica

Intoxicación con cafeína

Ciertas formas de cardiopatía, neumopatía, hepatopatía o nefropatía

Intoxicación o abstinencia a raíz de la drogadicción (como cocaína, marihuana, alucinógenos, PCP u opiáceos)

Hospitalización (los adultos mayores a menudo tienen delirio mientras están en el hospital)

Hipertiroidismo (glándula tiroides hiperactiva)

Infección (especialmente en personas de edad avanzada)

Abstinencia de nicotina

Intoxicación (por ejemplo, con monóxido de carbono)

Teofilina, anfetaminas, esteroides y algunos otros medicamentos

Traumatismo

Deficiencia de vitamina B6

La agitación también puede ocurrir con trastornos cerebrales o de salud mental, como:

Ansiedad

Demencia (como la enfermedad de Alzheimer)

Depresión

Manía

Esquizofrenia

 

Cuidados en el hogar

La forma más importante de manejar la agitación es encontrar y tratar la causa. La agitación puede llevar a un aumento del riesgo de suicidioy otras formas de violencia.

Después de tratar la causa, las siguientes medidas pueden reducir la agitación:

Un ambiente de calma.

Suficiente iluminación durante el día y oscuridad en la noche.

Medicamentos como benzodiazepinas y, en algunos casos, antipsicóticos.

Dormir bien.

En la medida de lo posible, no refrene físicamente a una persona agitada, ya que esto por lo regular empeora el problema. Sólo emplee inmovilizaciones si la persona está en riesgo de hacerse daño o dañar a los demás y no hay otra manera de controlar el comportamiento.

¿Cuándo contactar a un profesional médico?

Consulte con el médico acerca de la agitación:

Que dure por un período de tiempo prolongado.

Que sea muy intensa.

Que ocurra con pensamientos o acciones de hacerse daño a sí mismo o a los demás.

Que se presente con otros síntomas inexplicables.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico tomará la historia clínica y llevará a cabo un examen físico. Para entender mejor la agitación, el médico puede hacerle preguntas respecto a factores relacionados con este problema.

Los exámenes pueden abarcar:

Estudios sanguíneos (como hemograma, pruebas de detección para infecciones, exámenes de la tiroides o niveles de vitaminas)

Tomografía computarizada o resonancia magnética de la cabeza

Punción lumbar (punción raquídea)

Exámenes de orina (pruebas de detección para infecciones, examen toxicológico)

Signos vitales (temperatura, pulso, frecuencia respiratoria, presión arterial)

Nombres alternativos: Inquietud

Fuentes: Wikipedia. Etimologías de Chile y Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana.

Referencias

American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 5th ed. Arlington, Va: American Psychiatric Publishing. 2013.

Inouye SK. Delirium or acute mental status change in the older patient. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Saunders; 2011:chap 27.

Park JM, Park L, Prager LM. Emergency psychiatry. In: Stern TA, Rosenbaum JF, Fava M, et al., eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 1st ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Mosby; 2008:chap 87.

Rossi J, Swan MC, Isaacs ED. The violent or agitated patient. Emerg Med Clin North Am. 2010;28:235-256.

Actualizado 2/24/2014
Versión en inglés revisada por: Fred K. Berger, MD, Addiction and Forensic Psychiatrist, Scripps Memorial Hospital, La Jolla, California. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.