Según Jose Ferrater Mora, este término puede entenderse en dos sentidos: (1) como transformación de la cualidad actual de una cosa; (2) como transformación de una cosa en algo diferente. Por consiguiente, el término ‘alteración’ puede aplicarse indistintamente a todas las existencias, aun cuando de un modo propio sólo convenga a la existencia humana. Empleando la terminología hegeliana, puede decirse entonces que la alteración es la acción y efecto de un alterarse por el cual un ser en sí se transforma en su ser en otro.

Esta particular significación de la alteración indica ya que,aun concebida como transformación radical de un ser, el resultado de la alteración no anula jamás lo que había antes de alterarse. En otros términos, la alteración puede entenderse,como el devenir, en el sentido de un cambio en la realidad física y en el sentido de un cambio enla realidad psico-espiritual.

En el primer caso la alteración excluye toda forma anterior, tal como ocurre en la noción plotiniana de la alteridad, la cual “no consiste —escribe Plotino— para una cosa en convertirse en otra de lo que era y después persistir en ese otro estado, sino en ser incesantemente otra de lo que era. Así, el tiempo es siempre otro de lo que era, porque es producido por el movimiento; es el movimiento al ser medido, es decir, el movimiento sin reposo”. En el segundo, la alteración es, en última instancia, la consecuencia de una historicidad.

Este último sentido es el que se da habitualmente a la alteración.Cuando se habla, como lo hace Ortega y Gasset, de un alterarse que es un no vivir desde sí mismo, sino desde “lo otro”, cuando se indica quela alteración como en ajenación de la propia vida es sólo el primer momento de la pérdida en las cosas, cuyos dos momentos sucesivos son la retirada en la propia intimidad o en simismamiento y la nueva sumersión en el mundo o acción, se alude siempre, en efecto, a la alteración “histórica” y no simplemente “física”. Con todo, hay ciertos equívocos que conviene evitar en toda dilucidaciónde las nociones de alteración y de ensimismamiento.

Encerrarse puede significar: (A) tener conciencia clara, no estar fuera de sí o en ajenado; retirarse a lo íntimo; por lo tanto,desatender lo externo en cuanto es lo mostrenco y falsea el propio ser; esta retirada es necesaria como paso previoa una espiritualización del ser que sólo se consigue mediante la abertura del a una al valor; (B) la acción mecánica de la obsesión, en la cual se desatiende lo externo, mas para volcarse en la selva interna de los apetitos y del egoísmo. Análogamente, la alteración o salida de sí puede significar: (a) sumisión a lo externo como la corriente ciega que destruye lo entrañable; (b) abandono a lo externo considerado como lo valioso, sumisión a lo que trasciende del propio ser, no sólo porque constituye un reino de esencias y de valores que deben reconocerse y realizarse, más también porque hay un fundamento último que religa este ser.