Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
amargura

amargura

Estado emocional que se describe por analogía con la percepción de un sabor detectado por el sentido del gusto. La amargura del sabor produce un escalofrío que asemeja a la reacción emocional de la amargura. También representa un dolor que se arrastra en el tiempo, vinculado a un juicio de injusticia o de impotencia.

Acerca del sabor amargo

 Der bittere Trank (La bebida amarga), cuadro de Adriaen Brouwer.

El sabor amargo es uno de los cinco sabores básicos. Es el más necesitado de los hábitos para que sea gusto adquirido y es debido a que es quizás el más desagradable de los cinco. Se detecta mediante las papilas gustativas ubicadas en la parte posterior de la lengua. Los investigadores de la biología evolutiva han sugerido que este sabor es interpretado como desagradable en muchas culturas debido al mecanismo de defensa que muestra la necesidad de sobrevivir evitando los envenenamientos, esto es así debido a que la mayoría de los venenos son amargos en su sabor.12​ Se ha descubierto a comienzos del siglo XXI que los receptores de la sensación de amargo son unos sensores denominados T2R.

Química de lo Amargo

El mecanismo químico que afecta a la percepción de lo amargo es muy complejo, se sabe que en un gran número de casos, las sustancias que proporcionan amargor son sales inorgánicas de peso molecular alto. Investigadores de la Howard Hughes Medical Institute (HHMI) en la Universidad de California, San Diego y sus colegas de la National Institute of Dental and Craniofacial Research (NIDCR) han identificado en marzo de 2000 una nueva familia de genes que codifican proteínas que tienen funciones de recepción de sabores amargos.​ La mayoría de los medicamentos poseen un sabor amargo: un ejemplo claro es la aspirina y la mayoría de los antibióticos.

Algunas sales inorgánicas pueden tener también sabor amargo, caso de las sales de magnesio, cobre, tungsteno, etc.

Los Alimentos Amargos

Los alimentos amargos en forma de bebidas son por ejemplo el café puro sin endulzar, el chocolate no edulcorado, el melón amargo o calabaza amarga, la cerveza (debido a su contenido de lúpulo), las olivas sin curar, la piel de los cítricos, la pulpa del membrillo, muchas plantas de la familia de las brassicaceae, el diente de león y la escarola, la berenjena (se puede mitigar salándola), el zumo de limón (cuando éstos están muy maduros o en descomposición) y de pomelo. La quinina, empleada como profiláctico para la lucha contra la malaria, además de ser el componente de las aguas tónicas. En algunas verduras se ha demostrado que el sabor amargo es una reacción contra el envenenamiento, de esta forma el receptor de gusto amargo denominado TAS2R38 puede detectar glucosinolatos1​ (como el Kohlrabi, los nabos, etc.). Las patatas también pueden resultar amargas cuando tienen coloración verdosa; en este caso pueden resultar tóxicas por su contenido en solanina.1​ Por su parte, las zanahorias pueden tomar sabor amargo si se almacenan junto con las manzanas, ya que estas últimas emiten etileno, lo cual provoca este efecto.

La melaza de remolacha, a diferencia de la de caña, posee un sabor intensamente amargo, mientras que en la última lo amargo es tan sólo un pequeño regusto.

En algunos casos el sabor amargo se emplea de forma deliberada para hacer bebidas, como es el caso de los cócteles para los que suelen emplearse preparados con sabor amargo, como el Amargo de Angostura. De la misma forma el sabor amargo se emplea en algunos postres y refrescos, para realzar el sabor dulce de los mismos: es el caso del licor amareto (ligeramente amargo de sabor) que es vertido sobre los helados.

La palabra amargura (tristeza, sufrimiento) está formada con el sufijo -ura sobre la palabra “amargo”. Este sufijo indica actividad y resultado, como en las palabras cultura, escultura y literatura.

Raíz de la amargura en el concepto bíblico.

La palabra amargo viene del latín amarus (amargo, triste) que nos dio la palabra amarillo. Para los médicos antiguos, era muy importante tener buen humor. Es decir, tener buen balance de los cuatro líquidos dominantes del cuerpo (sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema). El dolor y tristeza se relaciona con el amarillo, por el color que toma la piel con algunas enfermedades.
Así como el negro se relaciona con la melancolía y el rojo con la cólera.
Hay que decir que amargo no viene sin más directamente del latín amarus, lo cual no explicaría la presencia de la g. A partir del adjetivo amarus se formó en latín tardío un verbo amaricare (amargar, volver algo amargo o doloroso), formado en -icare por analogía con otros verbos.
Aparece por primera vez este verbo en la literatura en los escritos de San Agustín de Hipona y en la Vulgata (estamos hablando ya pues de finales del s. IV d. C.), y a partir de ahí se emplea profusamente en los escritos latinos altomedievales. Este verbo amaricare, pierde la i pretónica por síncopa y sonoriza la c intervocálica en g, como es habitual, dando como resultado nuestro verbo amargar, a partir del cual nuestra lengua reconstruye amargo sobre el adjetivo latino amarus, incorporando pues esa g.
– Gracias: Helena

Fuentes: Wikipedia. Etimologías de Chile y Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.