La amigdalitis o anginas es la inflamación de una o de las dos amígdalas palatinas (masas de tejido ovales, carnosas, grandes que están en la pared lateral de la orofaringe a cada lado de la garganta). Estas agrupaciones de tejido contienen las células que producen anticuerpos útiles en la lucha contra la infección.

En Busca de una Interpretación Psicológica
Dice Lise Bourbeau en su libro “Obedece a Tu Cuerpo, Amate”:
La angina se caracteriza por un aprieto al nivel de la garganta, debido a una inflamación aguda de la faringe. Hay algo que “no pasa”, una emoción bloqueada que me impide decir a mi entorno mis verdaderas necesidades. Tengo el sentimiento de que apretando la garganta (chakra o centro de energía de la creatividad o de la expresión), no puedo expresar lo que estoy viviendo y lo que ciento para con los demás, y sigo poniendo inútilmente la atención sobre esta creencia. Debo encontrar lo que me llevó a pensar en esto. Habitualmente puedo encontrar una respuesta dentro de las últimas 48 horas previas al dolor. ¿Sería una ligera irritación (conducto inflamado) o una pequeña frustración que no trago y que subsistirá hasta que cambie mi actitud y mis pensamientos? “No es cuestión de tragar esta historia” incluso si esto “me pone el fuego a la garganta”. También pueden ser pensamientos negros y negativos con relación a alguien o a una situación. Hay algo que quiero absolutamente “coger”; como por ejemplo, un nuevo empleo, un resultado escolar excepcional que me evitaría una situación en donde deberé justificarme, explicarme o rendir cuentas? Poco importa el motivo, es tiempo de quedarse abierto y volver a abrir este mismo canal si mi viva sensibilidad estuvo herida. Mis necesidades fundamentales deben estar satisfechas y tengo derecho a ellas como todo el mundo. Me mantengo abierto a mis necesidades y centrado sobre mí ser interior si quiero evitar este tipo de angina al nivel de la garganta

Denominación
Amigdalitis realmente significa “inflamación de una o varias amígdalas linfáticas”. Aunque en este caso se refiere, de forma restringida, sólo a la inflamación de las amígdalas palatinas.

Anginas es una expresión coloquial comúnmente aceptada. Tonsilitis (palabra de origen latino) es la forma común usada en italiano e inglés.

En la práctica médica los términos amigdalitis aguda, faringitis aguda y faringoamigdalitis aguda son utilizados indistintamente.

Etiología
Numerosos microorganismos (virus y bacterias) pueden causar amigdalitis; entre ellos se incluyen los siguientes:

La bacteria Streptococcus pyogenes o estreptococo betahemolitico del grupo A (EBGA), es la causa más común de amigdalitis aguda bacteriana.
Los adenovirus.
El virus de la influenza.
El virus Epstein-Barr.
Los virus parainfluenza.
Los enterovirus.
El virus del herpes simple.
Globalmente, los virus causan aproximadamente 2 de cada 3 casos de amigdalitis. La edad de máxima incidencia de la amigdalitis de causa bacteriana (Streptococcus pyogenes) es de 3 a 15 años.2

Cuadro clínico
La amigdalitis aguda se manifiesta por:
Dolor local (odinofagia) que puede ser intenso
Fiebre y malestar general
Voz gangosa
Adenopatías cervicales dolorosas
Dificultad para la deglución (disfagia)
Cuando la amigdalitis es de causa viral puede acompañar: tos, rinitis o rinorrea, afonía y conjuntivitis

Tratamiento
El médico puede prescribir un antibiótico (penicilina, preferentemente), si sospecha una infección bacteriana.
Antiinflamatorios.
Calmantes para la disfagia.
Antipiréticos.
Gárgaras, que pueden hacerse con una solución de agua salada o con productos basados en la iodopovidona.

Evolución, pronóstico y complicaciones
La amigdalitis es una enfermedad autolimitada. El tratamiento (con antibióticos si la causa es Streptococcus pyogenes, con antiinflamatorios y con antitérmicos) puede aliviar los síntomas y disminuir su duración.

La hipertrofia (aumento del tamaño) de las amígdalas palatinas, que con frecuencia se ve entre los episodios agudos, generalmente no tiene importancia, salvo cuando por su magnitud y persistencia puede obstaculizar el paso del aire, sobre todo durante el sueño (apnea del sueño).
La amigdalitis recurrente puede deberse a distintas causas y requiere la evaluación médica formal.
La fiebre reumática y la glomerulonefritis posestreptocócica aguda tienen una relación causal con las infecciones por Streptococcus pyogenes, aunque son enfermedades de etiología y patogenia complejas.
El absceso amigdalino o periamigdalino es una complicación infrecuente pero grave que requiere tratamiento médico temprano (antibióticos y ocasionalmente cirugía).

Absceso amigdalar
También llamado absceso periamigdalino. El absceso de las amígdalas es una acumulación de material infectado en el área alrededor de las amígdalas. Es el resultado de una complicación de la amigdalitis y está causada por un tipo de bacterias llamadas estreptococos beta-hemolíticos del grupo A. El absceso de las amígdalas es una enfermedad que ocurre en niños mayores, adolescentes y adultos jóvenes, y se ha vuelto muy poco común desde la introducción del uso de antibióticos para tratar la amigdalitis. La infección se puede diseminar al paladar, al cuello y al tórax, incluyendo los pulmones. Los tejidos inflamados pueden obstruir las vías respiratorias, lo cual constituye una emergencia médica potencialmente mortal.

Cuadro clínico
Dolor de garganta, ganglios de la mandíbula y garganta sensibles, hinchazón facial, babeo, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dificultad y dolor al abrir la boca y ocasionalmente, ronquera.

Tratamiento
Si la infección es bacteriana, se pueden suministrar antibióticos y analgésicos. También se debe drenar el absceso mediante cirugía. Además, se puede considerar la posibilidad de extirpar las amígdalas mediante cirugía (amigdalectomía).

Compilado por: Ana Gonzalez  18/07/2016  17:31pm
Fuente:  Dice Lise Bourbeau en su libro “Obedece a Tu Cuerpo, Amate. Wikipedia