Disposición a prescindir de bienes y pertenencias, o de actividades que produzcan goce. Tiene una connotación positiva, y se emparenta con la avaricia, que se refiere a no dar lo que se tiene, y que presenta una connotación negativa. Ocurre que el avaro no da porque considera que necesita todo lo que tiene aunque tenga mucho. El austero no tiene nada porque considera que no necesita nada. El avaro al no dar tampoco recibe, creando una escasez crónica. El austero no tiene nada que dar. En lo psicológico, no tener y no dar se vinculan a través de la amenaza que representa para ambos la vinculación que contiene el dar y el recibir. Si hablamos de austeridad y avaricia emocional, la amenaza para ambos está en el dar y el recibir emociones. Hay en ambos casos una opción por el aislamiento.

La palabra austeridad viene del latín austeritas (cualidad de áspero, difícil), compuesto de austerus (áspero, difícil) y el sufijo -itas (-dad) que expresa cualidad. La palabra latina viene del griego αὐστηρός (austeros = áspero, seco). Pokorny asocia αὐστηρός con la raíz indoeuropea *saus- (seco), que estaría presente en sudus (seco), en latín.

Una política de austeridad es la política económica que defiende el aumento de los impuestos y la reducción del gasto público. La reducción del gasto público o de los presupuestos también son conocidos como recortes (Cutback en inglés).

Las medidas de austeridad son típicamente tomadas si existe la amenaza de que un gobierno no pueda cumplir con sus obligaciones de deuda. Tal situación se puede producir si un gobierno se ha endeudado, gastando más de lo que ingresa. Común es el caso de hacerlo con una moneda extranjera, la cual no tienen derecho a la emisión o si han sido prohibidos legalmente para emitir su propia moneda. En tal situación, los bancos y los inversores pueden perder la confianza en la capacidad de gobierno y/o la disposición de pagar y pueden negarse a volver a financiar las deudas existentes o imponer tasas de interés extremadamente altas. En tales situaciones, las instituciones intergubernamentales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) puede exigir medidas de austeridad a cambio de que éste funcione como un prestamista de última instancia. Cuando el FMI exige esa política, los términos son conocidos como “condicionalidades del FMI (‘IMF conditionalities’).

En algunos casos, los gobiernos pueden quedar altamente endeudados después de asumir deudas privadas tras las crisis bancarias. Por ejemplo, esto ocurrió después de que Irlanda asumiera las deudas de su sector bancario privado durante la crisis de la deuda soberana europea.

Austeridad en Israel

Residentes de Tel Aviv haciendo cola para comprar comida en racionamiento, 1954.

Se conoce como Austeridad en Israel a un periodo de la historia de Israel, desde 1948 a 1959, durante el cual el nuevo Estado judío se vio obligado a vivir bajo un duro régimen de austeridad, que incluyó el racionamiento de alimentos.

Las razones de la austeridad son variadas. Por un lado, la reciente independencia en 1948, por otro, la masiva llegada de inmigrantes judíos, a los que había que alimentar. Además, la reciente Guerra de Independencia había agotado los recursos del Estado.

Para garantizar el consumo de alimentos, el gobierno, encabezado por David Ben-Gurión, estableció una política de control e incluyó el racionamiento para la población israelí. En este periodo se creó el Ministerio de Oferta y Racionamiento, encargado de controlar el proceso.

Económicamente la estrategia falló, creándose dos graves problemas: un enorme déficit presupuestario gubernamental y un crecimiento de la inflación. Sin embargo, se logró evitar el hambre en gran parte de la población, consiguiendo instalar definitivamente a los nuevos inmigrantes.