Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Bondad

Bondad

Disposición de sentimiento y conducta de hacer un bien a otro. Es una actitud altamente valorada, pero merece una autoexploración, porque la bondad puede contener negación y autoocultamiento del impulso agresivo, o contener una disposición a la adaptación. Por otro lado, al contraponerse a la maldad, ingresa a ese complejo territorio donde en muchos casos lo que es malo y lo que es bueno representa categorías subjetivas. Por otro lado, el psiquismo humano complejo tiene muchos dobleces, y así se considera un acto de bondad ayudar a otro, sin embargo muchas veces la disposición a ayudar encubre un afán de controlar. No es que no exista la bondad, pero cada quien puede interesarse en interesarse en separar el grano de la paja.

La palabra “bondad” viene del latín bonitas formado de bonus (bueno) y el sufijo -tat que cambia al castellano como -dad (indicando cualidad). Entonces bonitas no es diminutivo
(bonito), sino “cualidad de bueno”.

La palabra latina bonus se asocia con la raíz indoeuropea *deu-2, presente en las palabras adinamia, dinamita, dinámica y dinastía a través del griego.

Otras palabras compuestas con el sufijo -dad, incluyen:
AusteridadCualidad de áspero, difícil (austerus).
Edad – Cualidad de tiempo (aevum).
Entidad – Cualidad de ser (entis).
Falsedad – Cualidad de falso (falsus).
Movilidad – Cualidad de poder moverse (mobilis).
Trinidad – Cualidad de tres (trinus).

El bien como Valor

Valor otorgado a una acción de un individuo, es una inclinación natural a fomentar lo deseable, motivado por una comprensión del entorno, de las personas (por ejemplo a través de un profundo ejercicio de la empatía) y/o de uno mismo. Un conjunto de buenas acciones (acciones bien ejecutadas) que propugnan lo bueno para el propio individuo, o para terceros, o para una causa, o para la sociedad en general.

Algunas religiones, como la judía y la cristiana, contemplan la historia del mundo y la historia de cada ser humano como una lucha histórica entre el Bien y el Mal. De ahí que se promueva la virtud, como camino del Bien, y se combata al pecado, como camino del Mal. Incluso las profecías bíblicas predicen, para el futuro, el triunfo definitivo del Bien sobre el Mal.

Posturas Filosóficas.

Teoría metafísica, según la cual el Bien es la realidad, realidad perfecta o suprema, y es deseado como tal.

Teoría subjetiva, según la cual el Bien es lo deseado o lo que gusta, y se consigue tan solo realizando dichas acciones.

El pensamiento humano ha seguido estos dos caminos divergentes: lo absoluto y lo relativo. Entre los pensadores contemporáneos se mantienen aún ambos puntos de vista, aunque tiene más adeptos el relativo. Para el hombre moderno, que mira a la ciencia y a la razón con gran respeto, es difícil encontrar argumentos adecuados que justifiquen la teoría absoluta del bien y del mal.

La postura relativista supone, incluso, que las actitudes básicas del hombre, tales como el amor y el miedo, que se asocian casi siempre al bien y al mal, respectivamente, producirán efectos distintos según las épocas y las sociedades en las cuales se produzcan, algo que no resulta fácil aceptar. Si no existe actitud mejor que otra, tampoco uno debería sentirse obligado a adoptarla.

Bien moral no es aquello que perfecciona a una realidad según su modo específico de ser y actuar, ya que para alcanzar tal perfección los modos concretos no están dados. Es la libertad quien tiene que elegirlos y dado que no está asegurado que alcancemos los fines naturales del hombre, la naturaleza humana tiene unas referencias orientativas para la libertad.

Para conseguir que los niños sepan qué es la bondad, el ejemplo es la mejor herramienta. El modelo que le ofrece el adulto le dirá mucho más que mil palabras. Y su efecto será más inmediato y más profundo si este adulto realiza acciones que revelen comportamientos bondadosos. Los niños deben aprender que lo mejor es ayudar, comprender y cooperar, en lugar de agredir, arrebatar o maltratar.

Consejos para que los niños sean bondadosos

1. Con los ejemplos de sus padres y hermanos mayores

2. Haciendo compañía a sus abuelos

3. Aprendiendo a cuidar de su habitación y recogiendo sus juguetes

4. Ayudando a sus padres en la labor del hogar

5. Abriendo la puerta a un anciano

6. Cuidando y dando buenos consejos a los hermanos pequeños

7. Contribuyendo con su profesora en clase

8. Dejando prestado o regalando algunas pertenencias suyas a los demás y a los que nada tienen

9. Llevando ropas usadas con sus padres a alguna institución

Mirada Cristiana sobre la Bondad

La bondad es la disposición permanente a hacer el bien, de manera amable, generosa y firme. Las personas bondadosas sienten un gran respeto por sus semejantes y se preocupan por su bienestar. Si alguien no está en buena situación y necesita ayuda, el bondadoso no duda en ofrecérsela, y lo hace sin ofender, amorosamente y poniendo un gran interés en ello.

Ser bueno no quiere decir ser blando, sumiso, ingenuo o sin carácter, como a veces se cree. Al contrario: los buenos se distinguen por su fuerte personalidad, la cual se traduce en inagotables dosis de energía y optimismo, y se refleja en su cálida sonrisa y los sentimientos de confianza, cariño y respeto que infunden a su alrededor.

Para ser buenos…
– Mantengamos una actitud amable, abierta y generosa hacia los demás.
– Abriguemos compasión hacia las personas que sufren.
– Mostrémonos siempre dispuestos a ayudar al que lo necesite.

La falta de bondad
La falta de bondad es consecuencia del egoísmo, la mezquindad y la ausencia de grandeza humana. El que no es bueno es incapaz de sentir compasión y ve a los demás como rivales o enemigos a los que sería una imprudencia ayudar y de los que hay que cuidarse en extremo. Se siente más seguro cultivando la desconfianza, el rencor y el odio que la simpatía o la amistad y prefiere anular o destruir a sus semejantes que conocerlos o dialogar con ellos, a menos que pueda sacar algo para su propio provecho. La falta de bondad nos deshumaniza y nos convierte en personas indeseables e insensibles, con las que la vida en comunidad se torna difícil e incluso peligrosa.

Obstáculos para la bondad…
– El desconocimiento casi absoluto de los valores humanos por parte de quienes practican el crimen en todas sus formas, como un medio de conseguir lo que quieren.
– El culto al autoritarismo y la dureza de corazón como manifestaciones de poder y fortaleza.
– La idea de que ser buenos es sinónimo de ser bobos.

Los bondadosos son amables, accesibles, compasivos, generosos, fuertes, espontáneos.

Los faltos de bondad son egoístas, insensibles, desconfiados, hoscos, rencorosos, crueles.

Proverbios…
Palabras de bondad: “Si puedo evitar que un corazón sufra, no viviré en vano; si puedo aliviar el dolor en una vida, o sanar una herida o ayudar a un petirrojo desmayado a encontrar su nido, no viviré en vano”. (Emily Dickinson)

“El mundo es amigable para las personas que también lo son.” (William Thackeray)
“La recompensa de una buena acción es haberla hecho”.
“Después del amor, la simpatía es la pasión divina del corazón humano”. (Edmund Burke)
“La bondad es la única inversión que nunca falla”. (Henry David Thoreau)
“La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones”. (Marie Curie)
“La buena gente se la conoce en que resulta mejor cuando se la conoce”. (Bertolt Brecht)
De la sabiduría popular: “Todo el que da es inmensamente rico”, “La bondad es fuente de felicidad”, “Hagamos el bien… sin mirar a quién”.

Personaje: Madre Teresa de Calcuta. Temple y bondad

Nacida en la ciudad de Skopje, Yugoeslavia, en 1910, e hija de un humilde panadero, Agnes Gonxha Bojaxhiu se unió a muy temprana edad a las Hermanas de Loreto, donde recibió el nombre de Teresa. Enviada por su comunidad a la India, trabajó en ese país como profesora durante 19 años.

En 1946, mientras viajaba en tren, sintió un fuerte llamado de Dios que la llevó a consagrar por completo su vida a la ayuda de los necesitados. Cuatro años después fundó la orden de los Misioneros de la Caridad. A partir de ese momento su actividad fue infatigable y consiguió, gracias al poder de su fe y al amor por sus semejantes, logros tan admirables en el desarrollo de su misión que se ganó el respeto de los líderes más importantes del mundo.

Desde entonces su rostro, marcado por las señales del duro trabajo y en el que brillaba una sonrisa bondadosa y radiante producto de la felicidad que le inspiraba su causa, se vio en los más diversos lugares del mundo, llevando consuelo a las víctimas de la injusticia social, las guerras, los terremotos, los desastres nucleares y las enfermedades. Ganadora del Premio Nóbel de la Paz.

Fuente consultadas:

Wikipedia. Etimologías de Chile y Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana. Cuentos y canciones para compartir valores. Ed.de la Infancia. Casa Editorial El Tiempo, S.A.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.