Cuando nos comunicamos no sólo lo hacemos mediante palabras (lenguaje digital) sino también con nuestra fisiología, a través del cuerpo (lenguaje analógico).

La calibración es la capacidad que podemos desarrollar para permitirnos observar los cambios en el conjunto del comportamiento no verbal que se producen en la fisiología de cualquier sujeto que se encuentra interactuando.

Cuando calibramos observamos de manera detallada y precisa todas las variaciones que se producen en el nivel analógico del sujeto, pudiendo detectar así los cambios que nos permitirán conocer sus estados internos.

Con la calibración podemos lograr:
⃞ Conocer como nuestro interlocutor estructura su pensamiento.
⃞ Darnos cuenta si nos presta o no atención.
⃞ Detectar incongruencias entre lo que piensa y los gestos que realiza.
⃞ Si nos miente.
⃞ Cual es su estado físico.
⃞ Entenderlo sin necesidad de que nos hable.

Debemos prestar atención a:
Movimientos oculares
⃞ Color de la piel
⃞ Tono y movimientos musculares
⃞ Postura corporal
⃞ Movimientos de las manos
⃞ Tono y ritmo de voz
Respiración

Si desarrollamos esta habilidad podremos conocer y entender al otro, sintonizar mejor, logrando así una comunicación plena.
La calibración es una parte de la construcción del Rapport: calibración, espejar, liderar.