La hiperqueratosis, vulgarmente denominada como callo o dureza,[cita requerida] es una zona de la piel en la que se produce una acumulación de queratina correspondiente a la compactación de células muertas inertes de la epidermis en respuesta a un estímulo que puede ser, generalmente, el roce o la fricción excesiva. Las callosidades son más comunes en la zona del pie o de la mano dependiendo la actividad o factor en el cual haya surgido el callo.

En Busca de una Interpretación Psicológica.
Dice Lise Bourbeau en su libro “Obedece a Tu Cuerpo, Amate”:
El callo o CALLOSIDAD aparece generalmente en los pies (plantas o dedos) y en las manos. Esta formación córnea aparece sobre todo en las zonas sometidas a presión o a frotamientos continuos o repetidos. Se trata de un engrosamiento considerable de la capa epidérmica.

Las personas que padecen de callos en los pies sienten mucha aprehensión con respecto a su forma de hacer frente al futuro. Frenan sus impulsos naturales y bloquean así los deseos relacionados con el mismo. Si el callo se encuentra en la mano, el significado es idéntico, excepto que la aprehensión se relaciona con el momento presente.

El hecho de sufrir por un callo en el pie o en la mano te dice que dejes de creer que no puedes hacer lo que realmente quieres. Descubre el temor que disminuye tus impulsos naturales. ¿Tienes miedo de disgustar a alguien que amas? ¿Temes no tener éxito porque eres demasiado exigente contigo mismo? Tu pie o tú mano te dice que utilices todas tus capacidades, que dejes de constreñirlas.

Fisiopatología
Es un mecanismo de defensa de la piel, que en los pies suele asociarse a patrones de marcha y funcionamiento del pie anómalos, que provocan que determinadas zonas del pie se vean sometidas a sobrecarga, siendo la respuesta de la piel la formación de hiperqueratosis.

En otros casos, están relacionadas con el roce excesivo del calzado (sobre todo en las zonas dorsales del pie) o con la presión de dos estructuras óseas sobre la piel que las separa (como ocurre con los helomas o hiperqueratosis interdigitales).

Es frecuente también apreciar hiperqueratosis en las manos de personas que realizan trabajos con ellas.

Tratamiento
Los callos en los pies son un signo de sobrecarga que debe ser valorado por el podólogo. El tratamiento convencional para eliminar las durezas es la quiropodia o eliminación mediante bisturí. Una vez retirada la hiperqueratosis la piel queda completamente sana, pero el factor etiológico, que es el funcionamiento anormal del pie, sigue estando presente, por lo que el problema vuelve a aparecer pasado un tiempo. Por esta razón, el tratamiento debe encaminarse no sólo a eliminar manualmente estas durezas, sino a buscar el mecanismo etiológico que las origina y compensarlo, generalmente mediante unos soportes plantares (plantillas) confeccionadas a medida.

Compilado por: Ana Gonzalez  02/08/2016  16:15pm
Fuentes: Obedece a Tu Cuerpo, Amate – Escrito por Lise Bourbeau. Wikipedia