Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
¿Es usted un conformista?

¿Es usted un conformista?

En los términos de un entrenamiento, aplica para cuando una persona evaluada queda conforme con un resultado que no le hace honor, actuando en desmedro de lo que tiene para dar.

Considero conformista a aquel que se estima conforme con menos de lo que ofrece su potencial. Desde la mirada de coaching hay conformismo cuando la persona vive una circunstancia como dominación y miedo.

La palabra “conformismo” está formada con raíces latinas y significa “práctica de estar de acuerdo sin confrontación”. Sus componentes léxicos son: el prefijo con- (junto, todo), forma (figura, imagen), más el sufijo -ismo (doctrina, sistema). Ver: prefijos, sufijos, otras raíces latinas, confort, forma y también realismo.

El término conformismo es un término abstracto que se utiliza para hacer referencia a la actitud que un ser humano puede tener ante la vida y las diferentes situaciones que le tocan vivir día a día. La idea de conformismo proviene del adjetivo “conforme” y es una comprensión muy limitada de la conformidad.

Estar conforme con algo significa aceptarlo y si bien cuando se usa este adjetivo se suele dar un sentido positivo a la persona, en el caso de conformismo esa aceptación se vuelve negativo en tanto y en cuanto la persona se caracteriza por aceptar todo aquello que le sucede independientemente de que eso sea negativo o positivo y carece de auto-motivación para hacer algo que le permita crecer, más allá de lo que le gusta o satisface.

El conformismo es en muchos sentidos una de las actitudes más comunes de nuestra época y esto tiene que ver con el tipo de sociedad en el que vivimos. La sociedad actual hace que sus miembros se vean inmersos en un complejo sistema de rutinas, exigencias, deberes y ocupaciones de los cuales es muy difícil librarse si uno quiere poder subsistir de la mejor manera posible.

Ante la permanente necesidad de seguir las rutinas y mandatos sociales las personas tienden a mostrar actitudes más bien conformistas con su presente y su destino porque simplemente no tienen tiempo ni el poder suficiente para luchar contra aquello que no les satisface.

Muchas veces el conformismo también tiene que ver con el miedo o la inseguridad a perder el lugar social que uno ocupa, a no querer cambiar por encontrarse en un lugar seguro, a no buscar más triunfos o logros porque los que uno posee ya le alcanzan para llevar una vida más o menos normal.

En diferentes épocas el ser humano ha sabido rebelarse no sólo ante situaciones cotidianas si no también ante estructuras sociales, políticas y culturales, generando cambios tan profundos que la sociedad nunca volvió a ser igual. Revelarse no es volverse un revolucionario para con quiene me rodean, sino tornarse más responsables para con nosotros mismos.

Un ejemplo claro fue la Revolución Francesa, como uno de los momentos históricos más cruciales para occidente ya que significó un cambio de paradigma no sólo político si no también social y cultural. Los conformistas relegaban el cambio al aceptar una realidad que achataba su ser.

El principal riesgo

Un riesgo grave que corremos siendo conformistas es la pérdida de individualidad. Además, al mantener un comportamiento uniforme con la mayoría incrementamos la presión que se hace sobre las personas que tienen un comportamiento distinto al de la mayoría. De hecho, Asch descubrió que el tamaño de la mayoría determina en gran medida su capacidad para provocar conformismo.

El conformismo es un agente capaz de minar la autoestima de cualquiera de nosotros. Al ceder el comportamiento público a las presiones de la mayoría, el conformista se sitúa en un escalón inferior a esta. Sus pensamientos tienen cada vez menos importancia, pues en la práctica lo que prima es lo que piense el grupo. Así pues, el sujeto suele dibujar una visión de sí mismo negativa y en la que se auto-percibe como alguien de poco valor.

Ahora analice el siguiente texto de Albert Einstein (1879 – 1955)

No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado“.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.
El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.
Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.
Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro.
Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Fuentes: Wikipedia. La mente es maravillosa. Etimologías de Chile y Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.