Contenido latente. Según el psicoanálisis, el contenido latente de un suena es su verdadero significado, oculto por el contenido manifiesto o superficial.

Desde el punto de vista psicoanalítico es preciso distinguir en los sueños el contenido manifiesto, o sucesos que el sujeto vive en el sueño, del contenido latente, o significado verdadero del sueño. El contenido manifiesto está situado en el nivel del símbolo y el contenido latente en el del significado. El contenido latente (Freud a veces dice “ideas latentes”) es la verdadera experiencia -deseos, vivencias- que motiva el sueño y el objeto de interés del terapeuta en la terapia psicoanalítica.

El contenido latente, en el caso del sueño, es una estructura discursiva que proporciona la versión original, completa y verdadera del sueño que, por efecto de la censura (v.), es deformada y encubierta con los procesos de condensación (v.) y desplazamiento (v.) para hacerles aceptables al yo deseos y pulsiones inconfesables.

Lo que resulta de esta deformación es el contenido manifiesto expresado en las imágenes oníricas, tal como lo recuerda quien las soño y las narra. S. Freud escribe: “El contenido manifiesto nos parece una traducción de los pensamientos del sueño a otro modo de expresión, del que tenemos que aprender a conocer signos y reglas sintácticas, confrontando el original con la traducción. Conocidos éstos, los pensamientos del sueño sin duda se nos hacen comprensibles” (1899: 257).

Con esto, prosigue Freud, “no se está nunca seguro de haber interpretado completamente un sueño; aun cuando la solución parezca satisfactoria y libre de lagunas, siempre será posible que en el mismo sueño se manifieste algún otro significado” (1899: 259).

Esta concepción la criticó desde un punto de vista fenomenológico G. Politzer, para quien el sueño no tendría, estrictamente, más que un solo contenido, porque lo que Freud entiende por contenido manifiesto no sería otra cosa que la narración que el sujeto hace de su sueño cuando todavía dispone de todos los significados que están manifiestos en el sueño. La crítica de Politzer, de cualquier manera, no redujo el empleo de estas dos expresiones, que se hicieron extensivas a cualquier formación del inconsciente respecto a su manifestación, como por ejemplo el síntoma (contenido manifiesto) respecto a su significado (contenido latente).

Referencias:
Freud, S. (1899)
Freud, S. (1915- 1917)
Politzer, G. (1928).