La palabra coraje deriva de cor, corazón en latín y éste del griego kardiá, aún cuando se adaptó la palabra del antiguo franco “corage” al castellano (coeur=corazón en francés actual). Tener coraje es sinónimo de tener valor, de “echar el corazón por delante”. También, tenerle coraje a alguien es tenerle aversión de corazón, un resentimiento profundo, también estar lleno de coraje es tener el corazón exaltado y el ánimo con ira contra algo.
– Gracias: Maximiliano Mena Pérez

Como lo explicamos en la entrada de corazón, la palabra latina cor, cordis no viene del griego kardía (καρδια), sino de una raíz indoeuropea común: *kerd (cubrir, ocultar).
Resulta realmente difícil de creer que en latín no existiera ninguna palabra para referirse al corazón hasta que esta lengua comenzara a ser influida por el griego.
Puede ser así con los cultismos relacionados con la filosofía, la matemática u otros ámbitos del pensamiento abstracto. Pero en lo referente a un órgano, como el corazón,  resulta sencillamente inconcebible. Por otro lado, la común raíz indoeuropea de ambas lenguas y el evidente parecido de ambas palabras nos hacen considerar mucho más probables que se trate de cognados de la misma palabra indoeuropea para el corazón. No hay más que pensar en que la palabracorazón” en inglés es “heart” y en alemán es “Herz”).

El ‘corage’ medieval era el centro de la vida interior, en donde se ubicaban sentimientos, pensamientos, voluntad.  La actitud de enfrentar fuerzas que se ven o suponen superiores a las propias, sin ser detenido por temor al daño que se puede llegar a padecer.

Por coraje se entiende hoy al valor que una persona presenta para llevar a cabo determinada tarea, acción, entre otras posibilidades. La Virtud humana que consiste en la fuerza y el valor inclaudicable para conseguir algo.

Se trata de una de las más importantes y destacadas virtudes humanas que puede poseer un hombre en esta tierra, ya que aquel que la presenta se sabe que dispone de una inquebrantable fuerza de voluntad que le permitirá llevar a cabo una tarea o una actividad a pesar de los impedimentos y de los obstáculos que se presentan y que de alguna manera la señalan como imposible de lograr.

Los obstáculos, los impedimentos, generalmente, tienen un efecto negativo en quien los descubre o padece, entonces, es inevitable que el miedo se despierte como consecuencia de estos. Y aquí es donde entrará en juego el coraje si se lo tiene…porque el coraje se convertirá en habilidad a la hora de sobreponerse y enfrentar de igual a igual a los miedos, perseverando con aquella acción que se pretende llevar a cabo.

El coraje está asociado directamente al heroísmo y al valor, así, quien actúa con coraje conseguirá vencer sus miedos y dudas, y actuará con firmeza, ya sea en una gesta grande que implica a muchas personas, como en una pequeña acción cotidiana.

El origen de la palabra coraje es latín, cor (corazón) y esta se desprende a su vez del griego kardia. La palabra da la idea de echar al corazón para adelante en aquello que se tenga que hacer.

En tanto, el coraje puede ser físico, el cual se opone tanto al dolor físico como a la realización de tareas pesadas o la posibilidad de recibir lesiones o daños; y el coraje moral será aquel que nos permitirá actuar correctamente en cada circunstancia a pesar de por ese comportamiento recibir, descrédito, represalia social o deshonor.

Presente en quienes desarrollan tareas en las que el peligro acecha
El coraje es una virtud que se encuentra especialmente en aquellas personas que se desempeñan en el ámbito militar, en el de la seguridad o en el de prevención y ayuda de catástrofes, es decir, en aquellas actividades en las cuales el peligro es algo inminente.

Quienes actúan en estos contextos es imprescindible que observen coraje, debe ser una condición sine quanom a la hora de intervenir en ellos o de ser seleccionados para participar en los mismos.

El soldado, el policía, el rescatista que no es dueño de una importante cuota de coraje no podrá desplegar conforme su actividad, porque justamente muchas de las situaciones a las que se tendrá que enfrentar implicarán peligro o riesgo para su propia vida y para la de los demás a los que tiene que cuidar o asistir.

Por otra parte, el coraje también ha sido potestad de los héroes de la patria que han intervenido en la guerra por la independencia de su país, y asimismo de aquellos intelectuales que en diversas épocas se han enfrentado al poder de turno con el cual no coincidían.

Todos los patriotas que han intervenido en la búsqueda de la independencia de su patria natal han demostrado esta virtud, incluso, la mayoría de ellos hasta dejó su propia vida en el camino de esa lucha, lo que prueba aún más la disposición de coraje.

El compromiso que alguien tiene con una tarea o con un objetivo es vital a la hora de desarrollar o no coraje, porque cuando alguien está sumamente comprometido con la causa que lleva a adelante, por la cual pelea, nada ni nadie podrán impedirle que la concrete, aún más, los obstáculos serán usados como recursos para desarrollar aún más coraje.

La contracara del coraje es la cobardía, que implica la ausencia absoluta de valor para enfrentar o desarrollar una acción. Hay un gran miedo de actuar por diferentes razones, y como sabemos el miedo siempre paraliza.

Irritación o rabia que alguien o algo genera
Y por otro lado, el término coraje también puede expresar la irritación, rabia, o ira que alguien o algo producen en una persona.
Este sentido del término dispone de un uso recurrente en México.
“Me dio mucho coraje llegar tarde a la primer clase”

Fuentes: Etimologías de Chile y Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana. Definicion ABC https://www.definicionabc.com/general/coraje.php