Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Desatención

Desatención

Acción de no poner o negar mi atención a otro. Vemos en la definición de atención, que allí donde está la atención está la vida. Si atendemos a una persona, ésta existe para nosotros, y si no lo hacemos, no existe para nosotros. La atención es una facultad muy potente que es distinta a pensar o sentir, es como un foco de luz que hace algo visible a nosotros. Las personas queridas requieren de nuestra atención como un factor de nutrición. Lo que se enreda en las relaciones surge de los reclamos de desatención, y de exceso de demanda de atención; es decir, la diferente evaluación entre cuánto se da y cuánto se necesita.

La desatención puede ser uno de los síntomas de déficit de atención e hiperactividad que puede tener un niño y que requiere de un tratamiento especializado ya que esta desatención interfiere de una forma negativa en su rendimiento académico.

Una persona puede tener una desatención cuando se distrae con facilidad del objeto de su atención como consecuencia de cualquier factor externo. En la actualidad, los estudiantes tienen que hacer un gran esfuerzo para no caer en la desatención puesto que el teléfono móvil y las redes sociales se convierten en una posible fuente de distracción.

Una de las repercusiones sociales de las familias desatentas de sus hijos son las adicciones que generan dejar de acompañar al niño. Como grafica la imagen que ilustra este artículo.

Un tema muy delicado, conectado y pertinente a este concepto es el tan mencionado TDA. No es la intención discutir de si existe o no como trastorno en los niños, el contexto familiar o es responsabilidad del docente o la escuela. Pero no es casual de que lo estemos viendo tan de manifiesto en esta época. Reconozco que el video es significativo.

Ejemplos de desatención

En el contexto de la comunicación interpersonal también puede producirse desatención como muestra la situación de diálogo entre dos personas, sin embargo, uno de los dos está ensimismado en sus propias preocupaciones. Es decir, sus preocupaciones le impiden estar atento a aquello que dice el otro.

La desatención en el plano profesional

En el contexto profesional también existen ladrones de tiempo que pueden convertirse en causa de desatención por parte del trabajador. Desde este punto de vista, se reduce la calidad del trabajo llevada a cabo por el profesional puesto que la desatención muestra una falta de aprovechamiento óptimo del tiempo.

En el plano de las relaciones personales, también pueden existir etapas de distanciamiento y de falta de comunicación que muestran una desatención hacia el otro. Conviene puntualizar que en ocasiones, esta desatención también puede remitir a uno mismo. Así ocurre cuando una persona se descuida a sí misma y no se dedica tiempo al dar prioridad a otros asuntos externos y a otras ocupaciones inmediatas.

Una falta de cordialidad

Una desatención también puede mostrar un signo de falta de costesía dentro del contexto de los buenos modales en sociedad. Por ejemplo, es un signo de desatención no dar las gracias al recibir un regalo o no responder una felicitación de Navidad.

Una reacción consecuencia de estar afectado por algo

Desde un punto de vista realista, el ser humano tiene su mente puesta en el cumplimiento de tantos objetivos que esto puede dar lugar a la atención dispersa. El ser humano no es una máquina, por ello, existen causas concretas que también pueden dificultar la atención: despistes, cansancio, exceso de ocupaciones en la agenda, pereza y una etapa de tristeza (la tristeza también afecta a la memoria).

Compilado por el Dr Fabián Sorrentino tomando en cuenta las siguientes fuentes: Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana y Definicion ABC

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.