Despersonalización. Alteración de la percepción o experiencia de uno mismo, de modo que uno se siente separado del propio cuerpo o de los propios procesos mentales, como si se tratara de un observador exterior (p. ej., sintiéndose como si uno estuviera soñando).

La despersonalización es una alteración de la percepción o la experiencia de uno mismo de tal manera que uno se siente “separado” de los procesos mentales o cuerpo, como si uno fuese un observador externo a los mismos.1 Puede ser a causa del uso recreativo de drogas psicótropas, pero más usualmente deriva de ansiedad. Una persona que sufre de despersonalización siente que ha cambiado y el mundo se ha hecho menos real, vago, de ensueño o carente de significado. Puede ser a veces una experiencia bastante perturbadora, en tanto que muchos sienten que efectivamente “viven en un sueño”.

El término “despersonalización crónica” se refiere al desorden de despersonalización, el cual es clasificado en el DSM-IV como un trastorno disociativo.

Descripción
Los individuos que experimentan despersonalización se sienten separados tanto de su mundo como de su identidad y existencia física.2 A menudo la persona que ha experimentado la despersonalización afirma que la vida “se siente como una película” o que las cosas se sienten irreales o difusas, y también se puede sentir falta de concentración, o que cueste más esfuerzo del habitual concentrarse en algo. Además el reconocimiento de sí mismo falla (de ahí que se denomine de esta manera). La despersonalización puede resultar en niveles altos de ansiedad, los cuales pueden incrementar aún más estas percepciones.3 Se presenta en muchas ocasiones en el trastorno límite de la personalidad, determinándolo como un síntoma común en dicho trastorno.

Causas
La despersonalización es un efecto secundario de drogas disociativas y alucinógenos, al igual que de drogas comunes como la cafeína,[4] el alcohol,[5] y minociclina.[6] Es un componente común del síndrome de abstinencia de muchas drogas.[7] [8] [9] [10]

La despersonalización también puede acompañar la privación de sueño, el estrés y la ansiedad. Un estudio sobre estudiantes de pregrado encontró que individuos con una puntuación alta en la subescala de despersonalización/desrealización de la Escala de Experiencias Disociativas, exhibieron respuestas más pronunciadas de cortisol. Individuos con alta puntuación en la subescala de absorción, la cual mide experiencias de concentración con la exclusión del darse cuenta de otros eventos circundantes, mostraron respuestas de cortisol más débiles.

Tratamiento
El tratamiento depende de la causa subyacente.

Si la despersonalización es un síntoma de una enfermedad neurológica, el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad específica es el enfoque primario. La despersonalización puede ser el síntoma cognitivo de enfermedades tales como la esclerosis lateral amiotrófica, la enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple, la borreliosis, o cualquier otra enfermedad neurológica afectando el cerebro.

Si la despersonalización es un síntoma psicológico, entonces el tratamiento puede depender del diagnóstico. Ella es a menudo síntoma del trastorno límite de la personalidad y trastorno bipolar, los cuales pueden ser tratados a largo plazo mediante psicoterapia y psicofármacos.

El tratamiento de la despersonalización crónica está descrito en: trastorno de despersonalización.

Referencias
American Psychiatric Association (2004). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-IV-TR (Text Revision). American Psychiatric Association. ISBN 0-89042-024-6.
Hall-Flavin, Daniel. «Depersonalization disorder: A feeling of being ‘outside’ your body». Consultado el 8 de septiembre de 2007.
M Sierra, et al. (Sep-Oct de 2006). «Lamotrigine as an add-on treatment for depersonalization disorder: a retrospective study of 32 cases». Clinical neuropharmacology 29 (5): 253-8. PMID 16960469.