La expresión griega para “dominio propio” es “enkrateia”. Y viene de la palabra “kratos” que significa “fuerza”. Este concepto es extractado originalmente del libro de Galatas, en la Biblia. Siendo el ultimo de los Frutos del Espíritu citados en el libro.

Comprendamos su significado a través de un ejemplo:

Imagine a una niña haciendo berrinche y lanzando sus juguetes por todos lados sólo porque no obtuvo lo que quería. Ahora avancemos 20 años e imaginemos a la misma niña gritándole a su jefe (pronto ex-jefe) por hacerla reescribir un informe. Ésa sería la versión de la niña sin dominio propio. Una versión diferente, con domino propio, sería la que acepta las críticas y obedece sin quejarse.

Ejemplos cotidianos como éste demuestran cuán necesario es contar con domino propio en nuestra vida diaria…

El Dominio Propio como Competencia

¿Tiene la persona sentimientos fuertes y es capaz de liderarlos?

Dominio propio, a nuestro criterio mal denominado como autocontrol, es la capacidad de mantener nuestras emociones al servicio de una conducta funcional, sin necesidad de actuar negativamente ante las provocaciones, oposición u hostilidad por parte de otros o cuando se trabaja en condiciones de estrés. Igualmente, implica auto-liderazgo en condiciones constantes de estrés.

Una persona con dominio propio es capaz de poner la dignidad por delante del miedo.

.
Nivel 0: Paga un precio importante por falta de conciencia

– ¿He perdido el control de alguna emoción peligrosa o un pecado destructivo? ¿Cómo se manifiesta en mi vida?
– ¿Por qué me cuesta tanto abstenerme de lo que sé que no es bueno para mí?
– ¿Me describirían los demás como tranquilo y sosegado, o como errático y descontrolado? ¿Por qué?
– ¿Es mi primera reacción ante algo el fruto del Espíritu o pierdo el control? ¿Por qué?

En este Nivel, aunque la persona puede soportar tensiones, lo que hace simplemente es eso, soportar sin explotar. Hay resistencia pero aún falta aceptación.

Nivel 1: Su conducta no queda embargada por los impulsos emocionales.

– Refrena sus emociones y mantiene la calma.
– Resiste la tentación de actuar inmediatamente y sin pensar.
– Sabe mantener la calma ante una tensión habitual que se produce en su trabajo, manteniéndose alejado del desencadenante de sus emociones.
– Domina sus sentimientos pero no actúa para mejorar las cosas.

 

Nivel 2: Responde manteniendo la calma.

– Acepta la calma como posibilidad a pesar de las fuertes emociones y sentimientos experimentados (frustración, enojo, tensión).
– Ignora o trata de evitar las provocaciones y responde con calma ante las mismas.
– Sabe mantener un lenguaje y tono de voz adecuado en las conversaciones a pesar de las quejas y / o provocaciones de los otros.
– Responde de manera positiva, reformulando los problemas o buscando soluciones ante los mismos.

 

Nivel 3: Maneja el estrés con efectividad.

– Comprende como las propias emociones afectan su desempeño y trata de evitar que puedan interferir en su trabajo diario.
– Sigue funcionando bien o responde constructivamente a pesar del estrés.
– Utiliza técnicas o hábitos específicos para controlar las emociones y la tensión.
– Controla la frustración ante obstáculos frecuentes o las dificultades para conseguir los objetivos.

 

Niveles 4 y 5: Lidera la tensión del equipo.

– Reconoce las propias emociones personales y trata de evitar que éstas afecten a su gestión del equipo.
– Traslada optimismo y confianza en el futuro ante las situaciones problemáticas y complicadas. Trata de que las emociones negativas no afecten directamente al equipo.
– Manifiesta comprensión por las emociones de sus colaboradores / as y ofrece consejo y ayuda para controlarlas.
– Promueve acciones y actividades dirigidas a disminuir la tensión del equipo y ganar confianza ante las dificultades diarias.

El dominio propio en el contexto cristiano.

¿Por qué y para qué el último Fruto de Espíritu es tan importante?

1 – Para demostrar amor verdadero en vez de deseo o infatuación, para amar a los demás no como el mundo ama, sino como Cristo amó: “Andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Efesios 5:2, énfasis añadido).

2 – Para tener gozo en medio de las dificultades de la vida. “[Jesucristo] a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso” (1 Pedro 1:8).

3 – Para llevarnos bien con los demás y buscar la paz en lugar de ser conflictivos. “Bienaventurados los pacificadores” (Mateo 5:9).

4 – Para soportar a los demás con paciencia en lugar de criticarlos ―no es fácil ser “pacientes para con todos” (1 Tesalonicenses 5:14).

5 – Para no sólo buscar automáticamente nuestro bienestar, sino ser benignos y también buscar el bienestar de los demás (Filipenses 2:4).

6 – Para hacer lo bueno y escoger entrar por la puerta angosta que lleva a la vida en lugar de la puerta ancha que lleva a la destrucción (Mateo 7:13-14).

7 – Para permanecer fieles y no dejar que los burladores debiliten nuestra fe con sus mofas (2 Pedro 3:3-4).

8 – Para servir al Señor y mostrar compasión y misericordia con amor verdadero como Dios lo hace con nosotros (2 Timoteo 2:24).

¿Cómo manifestar dominio propio para crecer en ese fruto?

Lleve un registro de las experiencias relevantes que le ocurrieron en la semana y cuáles fueron sus reacciones ―si manifestó el fruto del Espíritu con dominio propio o perdió el control con alguna obra de la carne. Analice las causas y los pensamientos que lo llevaron a tener esa reacción.

Tenga preparado una frase u oración que lo mantenga alineado en lugar de reaccionar “naturalmente” cuando una situación difícil se presente. (Si alguien lo molesta en trabajo, por ejemplo, dígase a sí mismo “Dios me pide amarlo” antes de perder el control e insultarlo.)

Pídale a Dios diariamente que le dé más de su Espíritu, incluyendo el dominio propio necesario para manifestar este fruto y resistir a la tentación. Mientras más busquemos a Dios (fuente del Espíritu Santo) a través de la oración, estudio de la Biblia, meditación y ayuno, más dominio propio se manifestará en su vida. Propóngase vivir alineado a él.

Compilado a partir del Diccionario de Competencias: Treball Barcelona.
Sitio: Vida, Esperanza y Verdad.