Pretender asertividad al ponerse siempre a sí mismo en el centro de la mesa, a hablar de sí y de sus virtudes, etc. Suponiendo ser lo más interesante para todos los demás.

Contiene la pasión de la vanidad, y representa una incapacidad de ver lo de los otros como relevante.

No conceden desde su propia iniciativa atención o tiempo a los otros. Para los demás. La única manera de ocupar el lugar es compitiendo con el egocéntrico. Esto suele hacerlo solamente otro egocéntrico.

Hay otra acepción para este concepto, que retrata a prácticamente todas las personas, y que se refiere a que en el psiquismo humano estamos centrados en el Ego y no en la esencia, siendo el ego un tipo de construcción arbitraria que se forma debido a las influencias, en tanto la esencia es aquello que realmente somos.

Para la Psicología

es la característica que define a las personas que creen que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás.

En Busca de una Interpretación Psicológica.

Dice Lise Bourbeau en su libro “Obedece a Tu Cuerpo, Amate”:
Cuando soy egocéntrico, tengo tendencia a relacionar todo lo que me rodea conmigo. Me considero entonces como el centro del mundo. A la diferencia de la persona egoísta, podré pensar en los demás y ayudarles si esto es conforme a mi propio interés. Si vivo de este modo, es que necesito equilibrar mi inseguridad interior para impedirme vivir sumisión. Debo tomar consciencia que más allá de mí, hay los demás. Conservando el lugar que me pertenece en la vida, puedo considerar el punto de vista de los demás.

Historia

Parte de la hegemonía de sus pensamientos sobre los otros; lo que él piensa, opina, decide, cree y razona es primero y más importante que el resto, el mundo gira alrededor de su individualidad y lo que no se ajusta a él es rechazado y desvalorado por su opinión. El término deriva del latín ego, que significa “yo”. Una persona egocéntrica no puede “ponerse en los zapatos de los demás (quitándose primero los de él mismo)”, y cree que todos buscan o deben buscar lo que él busca (o lo que él ve, en alguna forma, excede en lo que otros ven).

Jean Piaget (1896-1980) sostuvo que los niños pequeños son egocéntricos. Esto, de ninguna manera significa que sean egoístas, sino que no tienen todavía la suficiente habilidad mental para entender a otras personas que puedan tener diferentes opiniones y creencias con respecto a la de ellos. Piaget hizo una prueba para investigar el egocentrismo llamada el estudio de las montañas. Puso a niños delante de una cordillera sencilla de yeso y entonces les pidió que escogieran, de cuatro retratos, la vista que él, Piaget, vería. Los niños más pequeños eligieron el retrato que ellos mismos estaban viendo.

Sin embargo, este estudio ha sido criticado justificando que se trata sencillamente del conocimiento de la visión espacial de los niños y no del egocentrismo. Un siguiente estudio relacionado con muñecos de policías, mostró que niños pequeños fueron capaces de decir correctamente lo que el entrevistador estaba viendo. Es de pensar que Piaget sobreestimó los niveles de egocentrismo en los niños.

Egocentrismo es la exagerada exaltación de la propia personalidad, hasta considerarla centro de la atención y actividad generales.

Compilado por: Ana Gonzalez 02/10/2016 14:06pm
Fuentes: Diccionario de Emociones, Actitudes y Conductas de la Universidad Bolivariana. Obedece a Tu Cuerpo, Amate – Escrito por Lise Bourbeau. Wikipedia