Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Esquizofrenia

Esquizofrenia

La esquizofrenia es un modo de esconderme y esconder a los demás mi auténtica identidad. Frecuentemente el esquizofrénico creció en un marco familiar muy rígido en el cual perdió su verdadera identidad. Al no saber ya quién soy, decido entonces volverme otro.

Es un rechazo total de mi YO SOY. Lo que vivo es tan intenso que mi estado esquizofrénico se vuelve solución de desesperación a un estrés demasiado grande; tengo la sensación de que no hay solución a mi situación, por lo tanto mi única suerte de supervivencia es huir.

Como persona padeciendo esquizofrenia, poseo frecuentemente un intelecto muy fuerte y tengo necesidad de comprender lo que me sucede en vez de aceptarlo simplemente. Como esquizofrénico, suelo vivir en un clima de amenaza y el miedo se apodera de mí. A veces, ocurre también que al tener grandes dones psíquicos, los desarrollo de modo exagerado.

Vivimos todos esquizofrenia en un porcentaje más o menos elevado. En efecto, si registré una herida interior en mi infancia (sobre todo entre 0 y 12 años) bajo forma de rechazo, sumisión, ira, incomprensión, abandono, etc., tendré tendencia en deformar la realidad cuando, en mi vida de adulto, un acontecimiento reactivará está herida.

Es como si desarrollase mecanismos, a veces inconscientes, para impedirme volver a vivir el dolor o el recuerdo de este dolor que pude vivir anteriormente. Entre estos mecanismos de defensa, anotemos el hecho de cambiar inmediatamente de tema cuando se acaba de abordar una situación en la que me sentí herido; puedo tener un comportamiento incoherente cuando se toca un tema como por ejemplo ir a buscar la sal en la nevera, lo cual pasará por ser “una distracción”, etc.

Tendría interés en volver a descubrir el ser maravilloso que soy y a aceptar la responsabilidad de mi vida.