Del griego gaggraína, que significa “Podredumbre”. Causa la muerte y la putrefacción de los tejidos (necrosis). Comienza por una reducida zona negruzca y dolorosa. Después de varios días los tejidos necrosados comienzan a caerse a jirones. Las principales causas de la gangrena son la arteritis que obtura poco a poco las arterias y los traumatismos diversos que perjudican la red vascular. Véase problemas en las arterias, agregando que el mensaje es mucho más grave y urgente.

La persona que sufre gangrena tiene tan poca alegría de vivir que quiere autodestruirse, y Jo hace internamente porque no cree merecer nada. La gangrena es el resultado de una disminución de velocidad y finalmente, del paro del flujo sanguíneo en una o varias partes del cuerpo, lo cual trae la muerte de los tejidos.

El flujo sanguíneo está vinculado con la expresión o al freno de mi amor por el Universo, y también a mi alegría de vivir. Por lo tanto, si, por ejemplo, la gangrena afecta mis piernas, es porque el freno, o el corte de amor adentro de mí es tan profundo que para completamente cualquier movimiento hacia delante.

Frecuentemente, en este caso, son presentes el miedo al futuro y la inseguridad frente a lo que será de mí. Me intoxico por mi culpabilidad arraigada, por la vergüenza o por la pena, y una parte mía se está muriendo. La vida se va, ya no está la alegría.

En el caso de la gangrena seca, la sangre ya no irriga los tejidos. Por lo tanto he de volver a tomar contacto conmigo y con la alegría que debe habitarme, en este aspecto de mi vida que corresponde a la parte de mi cuerpo afectada.

En el caso de la gangrena húmeda, que resulta además de una afección, hago frente a pensamientos envenenadores, a pensamientos de muerte hacía mí – mismo o hacía la vida. La gangrena gaseosa (más escasa), que se halla sobre todo en los diabéticos, está favorecida por una colección de sangre en un tejido o por un cuerpo extraño.

Gases nauseabundos procedentes de la proliferación de gérmenes infecciosos se forman debajo de la piel. No sólo tengo presente las ideas de muerte de una parte de mí – mismo sino también me lleva a vivir esta situación un profundo rechazo de esta misma parte. Necesito reintegrar la sangre, el amor en la expresión de quien soy, en mi vida. Aprendo a aceptarme tal como soy y a volver a descubrir la alegría de la vida.

En los años previos a los antibióticos, comúnmente se usaban gusanos (larvas) de mosca para tratar heridas o úlceras y prevenir o detener la expansión de la necrosis. Esta práctica se basa en que algunas especies de gusanos consumen sólo carne muerta, sin afectar al tejido viviente circundante. Ha caído en desuso desde la aparición de los tratamientos de heridas con antibióticos y enzimas.

La gangrena causada por una seria infección bacteriana en una herida es llamadagangrena húmeda. La gangrena causada por falta de circulación en una herida o área afectada se llama gangrena seca.

También existe la gangrena espumosa/gaseosa, que es aquella en la que el tejido tegumentario -la piel- se va cayendo a pedazos, lo cual provoca un olor desagradable al olfato humano; este tipo de gangrena es causada por la bacteria Clostridium perfringens, que generalmente entra cuando hay una ruptura del tejido (sin importar que el objeto por el que entró esté con óxido o sin óxido).

El tratamiento habitual es la cirugía de desbridamiento y la escisión con amputación necesaria en muchos casos. Los antibióticos solos no son eficaces porque no penetran suficientemente los músculos isquémicos. Sin embargo, se administran antibióticos como un tratamiento suplementario a la cirugía. Además de la cirugía y los antibióticos, en algunos casos se intenta la oxigenoterapia hiperbárica, que actúa como inhibidor de crecimiento y matando las bacterias anaeróbicas Clostridium perfringens.