Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Herir

Herir

Acción de atentar contra el cuerpo físico de otro, o bien de atentar contra el cuerpo emocional del otro, con un objeto o acción que impacta al otro produciéndole dolor.

verbo transitivo
1. Causar una herida en los tejidos exteriores del cuerpo. “fueron detenidos después de herir gravemente a dos policías; se hirió accidentalmente con un cuchillo”
2. Producir a una persona una pena o un daño moral. “sus preguntas me herían y me hacían sentirme injustamente acusada”

Se relaciona con los siguientes conceptos: lesionar, lacerar, dañar, mutilar, tullir, lastimar, descalabrar, lisiar. agraviar, afrentar, insultar, injuriar, ofender, molestar, irritar. apenar, doler, afligir, angustiar, atormentar. chocar, batir. tañer.

No es necesario herir para enseñar, ni ser herido para aprender

Dentro de nuestro mundo nos rodean muchos tipos de personas, al igual que circunstancias y particularidades que perfilan y condicionan nuestro desarrollo emocional. Así, hay situaciones inevitablemente dolorosas y gente para las que herir a los demás resulta demasiado sencillo; o momentos de gran felicidad y gente que ayuda a que los demás sean felices.

En cierto modo todo ello -lo bueno y lo malo- no puede evitarse y siempre existirá, dado que nadie es perfecto. Todos cometemos errores y, a veces, somos nosotros los que herimos sin darnos cuenta. El problema llega, sin embargo, cuando se toma por hábito el creer aquello de que para aprender hay que sufrir, cuando lo cierto es que, ni es necesario herir para enseñar ni ser herido para aprender.

El dolor y su lado positivo

Justamente hace unos días comentábamos -y lo volvemos a recoger al final de este artículo- que aprender siempre es un regalo aunque el maestro haya sido el dolor. Este sufrimiento, al menos, no ha sido en vano ya que todo fruto recogido que nos sirva para nuevas experiencias será positivo. Ninguno queremos que nos hagan daño para tener que sacar una lección a partir del sufrimiento y de días insalvables de tristeza.

Fuentes: La Mente es Maravillosa.  Diccionario de las Emociones, Actitudes y Conductas. México.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.