Es el documento en el que se diseñan las líneas maestras de la imagen de una compañía. En él, se definen las normas que se deben seguir para imprimir la marca y el logotipo en los diferentes soportes internos y externos de la compañía, con especial hincapié en aquéllos que se mostrarán al público.

El manual describe los signos gráficos escogidos por la compañía para mostrar su imagen así como todas sus posibles variaciones: forma, color, tamaño, etc. En el mismo, se explica su forma, oportunidad y lugar de utilización mediante la inclusión de ejemplos gráficos.

El manual de identidad es por tanto, un documento normativo que debe guiar las actuaciones de la empresa en materia de identidad corporativa. Pero, sobre todo, es un manual de consulta al que se debe acudir para conocer lo que se debe y no se debe hacer.

Los contenidos del manual se agrupan básicamente en seis grandes capítulos:

Normas básicas de construcción y desarrollo de la identidad corporativa.
Signos para utilizar en los medios de comunicación de masas: promoción, publicidad, relaciones públicas, etc.
Tipografía y elementos de aplicación a las comunicaciones de la empresa a través de papelería: papel de carta, sobres, facturas, albaranes, tarjetas de visita, etc.
Signos para colocar en edificios y señalización interna y externa: carteles, indicadores, etc.
Signos que se imprimirán en el parque móvil: camiones, furgonetas de reparto, etc.
Signos para colocar en equipamientos y uniformes del personal.

Un manual de identidad es una guía que sirve, no tanto para usted, sino para que sus proveedores dispongan de una serie de pautas visuales, que las ayude a desarrollar cualquier tipo de pieza gráfica en coherencia con el conjunto de los elementos ya realizados. Los manuales de identidad tienen varias ventajas, entre las que se destacan:

ahorran tiempo, porque las pautas visuales aceleran los tiempos de elaboración de las piezas gráficas, ahorran dinero, porque menores tiempos de elaboración significan menores costos por diseño, aseguran la inversión, porque usted puede fácilmente controlar que se cumplan las pautas del manual, traen tranquilidad, porque usted posee todos los archivos originales; y por sobre todo, fortalece el desarrollo de la marca, por la repetición coherente de los elementos visuales que la constituyen.

Si usted ya posee un logo y su empresa hace años que se encuentra funcionando, es muy probable que tenga un popurrí de variantes de su logo, algunas introducidas por usted y otras por las distintas imprentas que hicieron los distintos trabajos de impresión:

– Logos estirados,
– Colores notablemente diferentes,
– Tipografías incorrectas,
– Superficies o bordes borrosos.
Al no haber un manual con pautas, difícilmente pueda pretender que sus proveedores sigan una.

Siendo el logo de un producto o servicio, uno de los activos que mayor valor irá adquiriendo en la medida que su empresa vaya creciendo, por qué no invertir en una serie de pautas que asegure que toda inversión publicitaria, por mínima que sea, sume a este corpus todo coherente que debería ser su marca, para que la misma sea un elemento reconocible y vinculado a su producto o servicio.

Si usted se encuentra iniciando su emprendimiento, por qué no invertir en este elemento fundamental de su empresa desde un comienzo? Un manual de identidad trae múltiples beneficios a un nuevo emprendimiento:

brinda una imagen más profesional a su producto o servicio,
le ahorra horas gestión con imprentas y diseñadores,
permite enfocarse más en el discurso de la pieza publicitaria, conservando coherencia visual,
cada inversión publicitaria es una segura palanca al desarrollo de la marca.
Un completo manual de identidad, debería incluir entre sus páginas, no sólo un detalle de cómo recrear el logo desde cero, sino además:

todas las formas admitidas del logo, forma horizontal, forma vertical,
definiciones de sub marcas, si las hubiere,
variantes de color del logo, escala de gris, blanco y negro, y negativos,
colores institucionales y paletas secundarias,
tipografías institucionales y complementarias,
papelería institucional incluyendo tarjetas, papeles membretados, sobres carta, papelería comercial,
lineamiento generales en el desarrollo de cualquier pieza gráfica,
pautas estéticas adoptadas para la aplicación de la marca en Internet,
uso, tratamiento y aplicación de imágenes.
Todo este material además debería ser impreso, encarpetado, y entregado con CDs/DVD´s que incluirían el manual en versión electrónica –Adobe Acrobat PDF, y todos los archivos de la papelería listos para su uso en imprenta o cualquier estudio de diseño, incluyendo imágenes, fuentes tipográficas y cualquier otro elemento que conforme el desarrollo del logo y su manual de identidad.

Esto sería un servicio básico de manual de identidad que sirve a los fines generales de casi la totalidad de las empresas. Algunas requerirán, pautas visuales adicionales como pueden ser gráfica vehícular, cartelería pública, vestuario, mobiliario, etc.

Compilado por: Fabián Sorrentino – martes, 7 de abril de 2009, 15:51