En una acepción exterior significa no saber, pero en lo psicológico es una disposición a negar al otro, es decir, hacer como si no existiera. Lo que no se sabe, no existe para uno.

La palabra “ignorar” viene del latín ignorare y significa “no saber algo”. Sus componentes léxicos son: el prefijo in- (no) y gnoscere (conocer). Ver: prefijos, otras raíces latinas, ignorancia, cognoscible y también noción.

Palabras de la familia de ignorar: desoír, desconocer, desechar, rechazar, desatender, prescindir, olvidar, desdeñar.

La acción de ignorar muestra el desconocimiento hacia una realidad determinada, la falta de información sobre un hecho que resulta desconocido para el sujeto. Ignorar implica no ser consciente de aquello que ha ocurrido o de cómo son las cosas en relación con un asunto.

La persona que ignora un punto determinado no ha alcanzado la verdad en relación con ese asunto: la verdad solo se adquiere a través de la información veraz. Conviene puntualizar que una persona puede ignorar un asunto de un modo totalmente involuntario o también, puede ignorar una realidad de una forma consciente. Por ejemplo, existen personas que utilizan la técnica de la indiferencia (ignorar a la otra persona) como técnica de seducción.

Además, hoy en día no solo es posible ignorar a una persona aunque sea de un modo aparente en el mundo real sino también, en el universo virtual que marca nuevas formas de comunicación.

La ignorancia es un estímulo para el conocimiento

Desde el punto de vista del estudio, conviene puntualizar que así como el conocimiento es inherente al ser humano, también lo es la ignorancia. Sencillamente, porque por una cuestión de tiempo y de exceso de información, es imposible que una persona asimile todos los temas hasta el punto de convertirse en especialista en distintos ámbitos.

De un modo frecuente, las personas son conocedoras en profundidad de un área concreta y tienen un conocimiento más superficial de otras esferas de la realidad, ignorando por completo otros ámbitos.

Cuando una persona toma conciencia de aquello que conoce y de aquello que ignora también puede apostar por la superación personal de ir más allá de sus propios límites para segur aprendiendo a través de la formación, mediante la lectura y a través de la observación de la realidad.

Tomar conciencia de los límites

Ignorar es un tema de profunda reflexión filosófica como muestra el mensaje socrático: “Solo sé que no sé nada”. Esta frase expresa precisamente que más allá de todo el conocimiento adquirido, todavía quedan muchas puertas por explorar.

Esta ignorancia es un estímulo para reforzar el conocimiento, un conocimiento que aporta autoestima, ayuda a mantener la mente activa y suma sabiduría. La ignorancia solo es constructiva a través de la toma de conciencia, es decir, cuando la persona se da cuenta de cuáles son sus propios límites.

via Definicion ABC