Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Importancia

Importancia

Este atributo se asocia a ocupar un rol de relevancia social, a través del cual se supone que esa persona le importa a muchos o a todos. Eso surge de que esas personas poseen recursos o atribuciones que pueden afectar mi vida para bien o para mal. Pero existen las personas importantes a menor escala, que influyen en nuestras vidas en espacios menores. Importar emocionalmente significa que las acciones del otro o sus emociones hacia mí impactan mi mundo emocional. Significa que su ausencia me produce un pesar.

¿Cuál es el origen etimológico del término?

Procede del latín y es fruto de la suma de tres partes: el prefijo in-, que equivale a “hacia dentro”; el verbo portare, que puede traducirse como “llevar”; y finalmente el sufijo –ia, que significa “cualidad”.

Importancia

Es la cualidad de lo importante. Se trata de un término que permite hacer referencia a algo o alguien relevante, destacado o de mucha entidad. Por ejemplo: “El equipo necesita contratar a varios jugadores de importancia si pretende pelear el campeonato”“La víctima sufrió una herida de importancia en el cuero cabelludo”“El comedor ha sido bendecido con una donación de importancia que le permitirá funcionar sin sobresaltos durante los próximos meses”.

Cuando algo tiene importancia, no pasa desapercibido. Su propia existencia o concreción tiene consecuencias profundas en algún aspecto, capaces de modificar la realidad. Una persona que choca con su auto y sufre heridas leves, no deberá enfrentar grandes problemas. En cambio, si las heridas son de importancia, es probable que su vida sea alterada, a menos en el corto plazo.

Es interesante que además tengamos claro que existen determinadas expresiones que utilizamos en un lenguaje más coloquial y que emplean el término que ahora analizamos. Este sería el caso, por ejemplo, de “darse alguien importancia”. Se trata de una locución verbal que viene a dejar patente que una persona tiene aires de superioridad.

También es frecuente que usemos la expresión “de suma importancia”. En concreto, la empleamos con el claro objetivo de dejar constancia de que una cuestión concreta es vital y se encuentra por encima de otras muchas. Un ejemplo del uso de aquella sería el siguiente: “El presidente del gobierno tuvo que abandonar la reunión porque recibió una llamada de suma importancia”.

Asimismo tampoco podemos olvidarnos de la existencia de otra locución verbal que integra el término que ahora estamos analizando. En concreto nos estamos refiriendo a “ser de la importancia de alguien”. Con esta lo que se intenta dejar patente es que un asunto determinado o una persona son importantes o de gran interés para alguien.

Un ejemplo de esta expresión sería el siguiente: “El presupuesto preparado para la empresa era de la importancia del director”.

La postulación de la importancia implica una cierta escala jerárquica. Supongamos que existe un concurso que reparte premios de distinto valor. Un premio de diez dólares podría ubicarse en la escala inferior del concurso, ya que no es demasiado relevante. Si el mismo concurso ofrece un premio de un millón de dólares, podría afirmarse que esa recompensa es la más importante y, por lo tanto, la de mayor importancia.

Hay que tener en cuenta que la importancia puede ser relativa o subjetiva. La final de la Copa Mundial de Fútbol puede ser un evento de máxima importancia para los amantes de este deporte, aunque pasará casi desapercibido para alguien que no le gusta el fútbol, más allá de la repercusión del encuentro.

Es común usarlo para establecer jerarquías y niveles de prioridad.

Lo Urgente Vs lo Importante

La importancia es una cualidad asociada a las consecuencias. Una tarea aumenta su importancia si las consecuencias de fracasar en ella también aumentan. En otras palabras, una tarea es importante solo si las consecuencias que sufriremos al no hacerla son graves.

Dos tareas con consecuencias similares, independientemente del volumen de trabajo o dificultad, son igualmente importantes. (Ej: tan importante es escribir un informe como llevarlo a la persona indicada)

Entre dos tareas, aunque no se parezcan en nada, la más importante será siempre la que cause efectos más graves en caso de no completarla.

Aunque la tarea no cambie, las consecuencias pueden cambiar. Si lo hacen, la importancia de la tarea cambia también (aumenta o se reduce).

.

¿Cómo diferenciar una tarea urgente de una importante?

Si has entendido bien lo anterior, verás que esta pregunta tan común no tiene sentido. La importancia y la urgencia de una tarea son atributos. Igual que una persona puede ser lista y bajita a la vez, una tarea puede ser urgente e importante simultáneamente.

Además ninguna de estas dos cualidades es o blanco o negro, sino que tienen toda una escala de grises. En un eje tienes la urgencia de la tarea y en otro tienes la importancia. Entre muy urgente y poco urgente existen infinidad de niveles intermedios. Con la importancia pasa lo mismo.

Cómo medir la urgencia

Te voy a dar la medida que utilizo para organizar las tareas de más a menos urgentes. Como te explicaba antes, una tarea es tanto más urgente cuanto más larga sea y cuanto menos tiempo quede para hacerla.

De esto se puede deducir que la tarea menos urgente posible es aquella que se hace instantáneamente (0 segundos) o para la que te queda tiempo infinito (lo que en el mundo real significa: no hay fecha límite).

Con esto en la cabeza, esta es mi medida de la urgencia:

Formula-urgencia-tarea

De esto deducimos que todas las tareas estarán entre 0 y 1 significando cada uno:

0: No es urgente ni lo será nunca

1: Debes dedicarle absolutamente todo tu tiempo a esa tarea o no lograrás acabarla antes de la fecha límite

Por último, alguno de vosotros puede que se pregunte: ¿Pero qué pasa si me da que la urgencia es superior a 1? Eso querría decir que el tiempo que te lleva la tarea es más que el que te queda. Como resulta evidente, ya es una tarea imposible.

No malgastes esfuerzos empezando algo que no va a dar resultados o, por el contrario, negocia ampliar la fecha límite.

¿Y la importancia?

La importancia es extremadamente subjetiva, depende absolutamente de ti. No existe medida objetiva.

Sé que esta conclusión puede sonar un poco decepcionante pero en realidad es todo lo contrario, te recomiendo que guardes el control de lo que consideras o no importante constantemente. Si alguien cambia la importancia que le das a cada tarea podría controlar indirectamente lo que haces.

Cuando tu madre quería de pequeño que te comieses un plato de lentejas, te amenazaba con dejarte sin salir a jugar. En nuestro modelo, eso no es ni más ni menos que cambiar el contexto. A la consecuencia de quedarte con hambre se le añadía la de no poder jugar después. Por lo tanto, acababas percibiendo la tarea como más importante. ¿Da miedo visto así, eh? ¡Menos mal que nuestras madres lo hacían porque las lentejas tienen mucho hierro!

Por eso digo que no sólo no te doy un método para ordenar la importancia, sino que te animo a que seas exclusivamente tú el único que la define.

.

Palabras de la familia de la importancia: interés, elevación, trascendencia, repercusión, peso, ascendiente, significación, magnitud, alcance, valor, ínfulas, humos, envergadura, categoría, calidad, relieve, prestigio, fatuidad, dignidad.

Fuentes: Diccionario de Emociones, actitudes y Conductas de México. Técnicas de Organización.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.