Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
impulso

impulso

En lo físico es un acto de empujar para producir un movimiento; su analogía en el mundo emocional es motivar, incitar o estimular, para mover a otras personas. Se habla de una conducta impulsiva cuando se produce una reacción automática que no pasa por la reflexión, o que no tiene una fuerza de represión.

Animación ilustrando un choque elástico, un impulso producido por la variación de la cantidad de movimiento.

.

En mecánica, se llama impulso a la magnitud vectorial, denotada usualmente como I, definida como la variación en el momento lineal que experimenta un objeto físico en un sistema cerrado. El término difiere de lo que cotidianamente conocemos como impulso y fue acuñado por Isaac Newton en su segunda ley, donde lo llamó vis motrix, refiriéndose a una especie de fuerza del movimiento.

.

Para la Psicología

Refiere al estado de actividad interna de un organismo que es condición necesaria antes de que un estímulo elicite una clase de respuestas; por ejemplo, un cierto nivel de Hambre (impulso) debe estar presente antes que el alimento elimine la repuesta de comer. Descriptores relacionados: Instinto, Motivación.

Como práctica de refrenamiento te proponemos estos tres pasos cuando sea necesario revisar el estado de necesidad subyacente:

Impulsos psicológicos, de todo tipo.

Aquí les transcribo un artículo del Blog de Mau Martinez.

Vaya que siempre existen consecuencias para toda actuación en la vida, si no fuera así, todos los actos estarían previamente autorizados por nuestra conciencia.

Para empezar, ¿Que es un impulso?

Se dice que es una tendencia a actuar sin una deliberación previa, un fenómeno contrario a un acto de voluntad. Resaltamos a la palabra acto y fenómeno, son los actos, actuaciones que tenemos de nuestro interior a lo exterior, las acciones que se hacen, en este caso sin percibir a un tiempo posterior la(s) consecuencia(s) de lo ya hecho. Y el fenómeno, es un rasgo que puede formar parte de nuestra vida, fenómeno porque todos los seres vivos como nosotros los humanos podemos realizar, porque no solo es de una persona, puede ser de todas las personas alrededor del mundo.

Impulsos son acciones que suceden en un espacio de tiempo y que causan su efecto en un tiempo posterior. Lo más raro es que para los impulsos no le conocemos un destino, suceden por muchas formas, causas y razones:

Necesidad: Buscamos algo que aparentemente “nos hace falta”, es decir, una carencia. Es algo que tenemos que tener a pecho forzado, o que queremos. Ejemplos comunes son entre parejas amorosas.

Deseo: Va ligada con la necesidad, el deseo es sentir que ya tenemos prácticamente lo que queremos, y que por consiguiente, saciamos un gusto. Lo soñamos o lo pensamos, es una emoción desarrollada anteriormente derivado de otros rasgos de personalidad.

Impaciencia: Yo siento que es como la desesperación, solo que no la demostramos hasta que lo sentimos. Y es verdad, es rapidez, es anhelo, ansiedad. El motor que nos conduce hacia un acto insólito y desconocido.

Las personas más propensas a desarrollar impulsividad son los niños, son actos que en una primera impresión no son graves, que pueden desarrollarse y causar situaciones graves es otra cosa. Gracias a las personas que se ocupan de estos problemas (los psicólogos) el impulso se disuelve y no vuelve a aparecer. Llegamos a una edad adulta y los impulsos no están tan latentes o al orden del día, pero lo más común es que en las situaciones de adversidad y de indiferencia, los impulsos toman un giro dominante. Te explicaré el porque de mi punto de vista:

1 – No pensamos en un primer lugar en lo que hacemos en situaciones descritas anteriormente, tenemos una perspectiva, o solo la tienen las personas que si piensan en los efectos a futuro, pero en las que no, son las que hacen de los impulsos, un escape.

2 – Podemos creer en que aspectos y sucesos de la vida son correctos cuando en realidad son todo lo contrario, los impulsos hacen de nosotros un juego, en el que elegimos proceder al acto o en una opción casi nunca utilizada, razonar y tomar una respuesta diferente.

3 – El impulso no tiene voluntad alguna, no conoce la palabra “importante” ni el verbo “esperar”. Reiterando, son pocos los casos en los que las personas con un control dominante de su persona, declinan a impulsarse a algo desconocido.

4 – Las influencias de cualquier lado son el alimento de los impulsos, sobretodo las opiniones precipitadas y sin una razón de ser son las que ligan y las que conducen a tomar al impulso como algo positivo.

5 – Si a muchas personas les resulta ser impulsivas, poco a poco reducen la posibilidad de un segundo plano, es decir, de tener una segunda opción a realizar, con el tiempo suelen corregirse las cosas y las personas se dan cuenta por sí solas de lo que significa ser impulsivo.

Mi conclusión es que no debemos tomar una actitud impulsiva en cuanto a las decisiones importantes, aquellas que marquen un destino o un resultado. Puede ser algo malo a largo plazo, siempre hay que razonar, dominar a nuestra mente y no dejarse llevar, por apariencias, por palabras, etc. Siempre es bueno tomarse un respiro y llegar a una buena decisión. Hay que tratar de conocer siempre a lo que afrontamos y no dejar como una moneda al aire nuestro destino.

Fuentes: Wikipedia y Diccionario de las Emociones, Actitudes y Conductas de México. Blog de Mau Martinez

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.