Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Los Padres de Mafalda

Los Padres de Mafalda

Los padres de Mafalda son dos personajes esenciales de la tira. Detrás de una participación que muchos podrían juzgar como debil, inocente o infantil se encuentra el contecto en el que Mafalda se desarrolla para agregar un sentido filosófico a la tira.

¿Quiénes Son? La Mamá es un ama de casa, preocupada hasta la histeria por lo que pasa dentro de los límites de su microclima hogareño, y sufriendo las ácidas reflexiones de su hija, que le hacen ver la fragilidad de su pequeño mundo.
El Papá es un trabajador de clase media que llegaba a su hogar sin otra intención que olvidarse del mundo exterior y se encontraba con que Mafalda se lo refrescaba.

Nombres y Edades:  El padre es desconocido. La Madre, Raquel la llama en homenaje a la panadera del barrio. El padre, 35 años en 1967 y 39 en el último libro. De la madre no hay datos, aunque quizá sirva como referencia que Mafalda la descubre arrancándose una cana.

Aparición: Aparición del padre: 29 de Septiembre de 1964. Primera aparición de la madre: 6 de Octubre de 1964.

Características de la Madre:  es una típica ama de casa de los años ’60, que vive un poco atormentada por el remordimiento de no haber terminado su carrera. Preocupada hasta la histeria por lo que
pasa dentro de su micro hogar, se siente esclava de su casa.

Cocina, lava, plancha, hace las compras, y padece el dilema diario de pensar qué va a hacer de comer. Aparentemente no maneja el auto. Dejó sus estudios para formar una familia (cosa que Mafalda le reprocha cuando puede); es por eso que, a veces, se siente condenada a vivir sin ilusiones propias. Sin embargo es feliz, y da lecciones de humildad y sacrificio a su pequeña hija inquieta.

Características del Padre:  típico empleado de una compañía de seguros. Se la pasa haciendo cuentas para llegar a fin de mes, procurando en todo momento la mesura en el gasto familiar. Su otra gran preocupación es cuidar celosamente su Citroën.

Amante de las plantas de interior. Confiado, cree en el mundo en el que vive, pero no comprende bien los avances y retos que plantean las nuevas generaciones. Las dudas que le plantea su hija con respecto a los males del Mundo lo ponen en entredicho en más de una ocasión.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.