Son supuestos hondamente arraigados, generalizaciones e imágenes que influyen sobre nuestro modo de comprender el mundo y actuar. A menudo no tenemos conciencia de nuestros modelos mentales o los efectos que surten sobre nuestra conducta.

Los modelos mentales de conducta empresarial también están profundamente arraigados. Muchas percepciones acerca de mercados nuevos o de prácticas organizacionales anticuadas no se llevan a la práctica porque entran en conflicto con tácitos modelos mentales.

La disciplina de trabajar con modelos mentales empieza por volver el espejo hacia adentro: aprender a exhumar nuestras imágenes a un riguroso escrutinio. También incluye la aptitud para entablar conversaciones abiertas donde se equilibre la indagación (actitud inquisitva) con la persuasión, donde la gente manifieste sus pensamientos para exponerlos a la influencia de otros.

Los modelos mentales en sí mismo, no son ni buenos ni malos en lo que hace a “administrarse” [y sin caer en la generalización o extremo de justificar modelos mentales delictivos por ejemplo]. Lo que genera consecuencias no deseables son aquellos modelos mentales tácitos del que podemos ser o no concientes pero de los que no se habla y menos se cuestionan, que generan diferencia entre lo que se dice, se predica y lo que se hace, “la teoría expuesta y la teoría-en-uso”

Los modelos arraigados, pueden frenar cambios innovadores, limitar el aprendizaje cuando no son explicitados, generar tensiones, conflictos.

Resulta un desafío aprender a reflexionar sobre nuestros modelos mentales, indagar en los modos de pensar propios y ajenos, todos tienen sus virtudes, y sus defectos, la comprensión de los defectos (si es que podemos hablar de defectos) puede ayudar a ver las flaquezas de los modelos mentales, e intentar corregirlos, mejorarlos o fortalecerlos.

 

¿Se pueden añadir o ampliar los modelos mentales?
Por supuesto.

Los modelos mentales se pueden entrenar, expandir, modelar y enfocar/especializar, en función del estado de nuestra conciencia y del número de experiencias que vivimos. Fabián Sorrentino

Por eso, es muy interesante salirnos de nuestra rutina, aprender temáticas ajenas a nuestro día a día. Probar cosas nuevas, experimentar, habitar la reflexión encontrando nuevas conclusiones, buscar en la lógica de todo para ir afinando nuestros modelos mentales.

Si esto no fuera así, cuando hay determinadas oposiciones donde realizan test de inteligencia daría igual si se entrenan o no. Sin embargo, está comprobado que el primer test de inteligencia no tiene nada que ver con el último que realizas una vez que has estado un tiempo realizando test. Esto se debe a que has especializado y ampliado tus modelos mentales. Por tanto, si no fuera así el resultado debería ser el mismo porque la inteligencia sigue siendo la misma, lo único que ha cambiado es nuestro modelado mental. Siguiendo la analogía anterior, eres capaz de abrir más puertas en ese ámbito.

Cuando repasamos un tema, estamos reforzando las bases o enlazando nuestro modelo mental con otro lo que repercute en un mejor, más estable y más rápido conocimiento.

Informe Sobre: Modelización de Modelos Mentales

Los genios y los modelos mentales
Los genios o superdotados tienen una colección de modelos mentales completa y desarrollada en determinados campos. Por ejemplo, Einstein tenía muy desarrollada su inteligencia lógica y sus modelos relacionados para resolver problemas de lógica y raciocinio. Pero la mayoría de los genios están descompensados, tienen muy desarrollado los modelos mentales de determinados campos pero en otros tienen serias carencias: por ejemplo, suelen tener dificultades para tener amigos, para relacionarse, para apreciar un amanecer, para realizar un deporte.

Incluso existe el término de “genio idiota” que son genios que tienen desarrolladas determinadas capacidades en grado sumo, sin embargo en otras tienen el mismo desarrollo que el de un niño de seis años, lo que les impide llevar una vida normal sin ayuda de sus padres u otras personas. ¿Recordáis la película “Rainman” de Tom Cruise y Dustin Hoffman? Ahí tenéis un ejemplo de estos casos.

¿Quieres poner a prueba los tuyos?
Aquí van dos videos interesantes para comenzar tu proceso transformativo

¿Desde qué modelo Mental estás observando el Mundo?
Bibliografía: Peter Senge, La Quinta Disciplina Cómo impulsar el aprendizaje en la organización inteligente, año 1998, Ed. Granica