Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Paperas

Paperas

Las paperas, también conocidas como PAROTIDITIS, son una enfermedad infecciosa, contagiosa, incluso epidémica, aunque casi siempre benigna. La ocasiona un virus de la glándula salival. La caracteriza un dolor que se irradia hacía el oído, asociado con una inflamación que le da al rostro una forma de pera. También puede entorpecer la masticación.

Como esta enfermedad se relaciona con la saliva y se manifiesta en general en los niños es una indicación de que éste se siente escupido. Es posible que otro niño le escupiera, pero el problema es más frecuente cuando se siente escupido psicológicamente por alguien que le impide tener lo que quiere, que le haga reproches o que lo ignore. Por lo tanto, tiene deseos ocultos de escupir a esa persona, pero se reprime; se hace el sordo y la tensión acumulada en él produce esta inflamación.

Si eres adulto y padeces esta enfermedad, recibes el mensaje de que vives una situación que te recuerda algo que viviste en la niñez y que todavía te lastima. Sigues comportándote como el niño que fuiste. Esta situación se presenta para permitirte darte cuenta de que si tienes la sensación de que alguien te escupe, eres tú quien le dejas hacerlo. Puedes utilizar esta situación para afirmarte y dejar de sentirte inferior. Toma conciencia de que el otro tiene tanto miedo como tú. Reconoce el miedo en él, tenle compasión y confiésale lo que te pasa. El otro está ahí para mostrarte que, a causa de lo que crees de ti, tú mismo escupes lo que eres.

Si es un niño el que sufre esta enfermedad, ayúdale leyéndole el párrafo anterior y explícale que tiene el poder de curarse del mismo modo que tuvo el poder de crearse esta enfermedad con su forma de pensar. Véase también enfermedades infantiles. Las paperas son una infección viral contagiosa que se manifiesta generalmente por la inflamación de ciertas glándulas, en particular las glándulas salivares. Hay algo o alguien en mi vida frente a quien vivo irritabilidad. “Escupiría” encima con gusto tan grande es mi desprecio. A menos que sea alguien más que quisiera hacer lo mismo para conmigo!

Las paperas afectan generalmente a los niños más que a los adultos, ésos teniendo mucha más dificultad en expresar su ira y su frustración. En vez de despreciar a una persona (o una situación), debería preferentemente mirar lo que debo aprender de ésta.