Regla mnemotécnica. Es una estrategia cognitiva utilizada para apuntalar el funcionamiento de la memoria.

na regla mnemotécnica es una oración corta y fácil de recordar que ayuda de manera artificiosa a relacionar palabras, con el objetivo de memorizar conceptos con más facilidad.

La mnemotecnia o nemotecnia ―conocida también por los latinismos «ars memoriae» o «ars memorativa»― es un conjunto de técnicas de memorización y rememoración basada en la asociación mental de la información a memorizar con datos que ya sean parte de nuestra memoria o de nuestra práctica cotidiana.

Esta técnica aprovecha la capacidad natural que tiene nuestro cerebro para recordar imágenes y para prestarle más atención a los sucesos poco comunes o extraordinarios. Sin embargo, a veces por la represión en lo inconsciente típica en lapsus memoriae se produce un olvido de palabras que hasta pueden ser palabras muy frecuentes y comunes, al conjunto sintomático de tales olvidos de palabras se le denomina letológica a partir de ser así nombrado por Carl Gustav Jung.

Si quisiéramos aprender a memorizar de manera nemotécnica habría primero que aprender las reglas con las que juega nuestro cerebro. Así como las computadoras solo almacenan información en números binarios, nuestra memoria nemotécnica solo puede almacenar imágenes asociadas de maneras extravagantes a algo que ya conocemos. Continuando con la analogía, toda la información que introducimos en un ordenador, antes de ser almacenada es llevada a código binario, luego al ser necesitada es decodificada nuevamente y se muestra en la pantalla.

De manera similar para memorizar algo con técnicas nemotécnicas, primero hay que convertir los datos en imágenes para luego asociarlas o guardarlas en partes de nuestra memoria que ya conocemos. Luego, cuando necesitemos recordar, partiremos del lugar donde dejamos la asociación, recordaremos la asociación hecha y la imagen que representa el dato buscado, lo decodificaremos y habremos recordado lo que buscábamos.

El potencial y gran utilidad de este método reside en que se vale de la forma natural en que funciona nuestra mente, pues siempre asociamos de manera inconsciente nuestras memorias, un recuerdo nos lleva a otro y ese a otro (este es el mismo concepto detrás de los mapas mentales), solo que con la nemotecnia lo haremos de manera consciente.

La mayor parte del trabajo la realiza el subconsciente, si la asociación se hizo correctamente la podemos liberar de nuestra mente consciente, no necesitamos repasarla mentalmente(no inmediatamente), pues ya fue memorizada. Además con el uso de los datos memorizados, pronto no necesitaremos recordar las asociaciones de las que nos valimos para memorizar, porque ya serán parte de nuestro acervo de conocimientos.

Métodos más comunes
Casilleros mentales
Tener una lista de palabras perfectamente conocida y organizada en la mente que asociaremos con las palabras que queremos memorizar. Cada palabra que queremos memorizar se asociará con la palabra de nuestro casillero que coincide con esa posición. De esta manera se puede memorizar de forma rápida listados de palabras, que además podremos conocer el orden de lista.

Conversiones numéricas
Esta técnica es utilizada para memorizar números. Se trata de convertir números en consonantes (cada número tiene asociada un grupo de consonantes) y con estas consonantes formar palabras añadiendo libremente vocales. Las palabras, al contrario que pasa con los números, son imaginables (es más fácil recordar una palabra que un número). Hay practicantes de la nemotecnia que prefieren hacer conversiones fijándose en la fonética en vez de las consonantes; de esta manera la letra “C” cuando suena fuerte como en “casa” le corresponde un número diferente que cuando suena como en “cielo”.

Técnicas mixtas para palabras
Existen algunas técnicas mixtas utilizadas para recordar series de palabras inconexas. Estas consisten en tres pasos normalmente:

Convertir en una imagen mental la palabra. Esta parte es un poco más compleja en los casos en que se trata de “cualidades” que cuando se trata de objetos concretos.
Exagerar en tamaño la imagen. Por ejemplo en el caso de un caballo imaginar un caballo gigante en relación a su ambiente, incluso tomar una posición dentro del cuadro y visualizar las cosas como más altas que uno (Que tengan que “mirar hacia arriba”).

Crear una historia que enlace las palabras. Esta historia debe ser una historia burda, sin mucha lógica, ya que de esta manera es más fácil de recordar. Por ejemplo, si se deben recordar las palabras «palmera», «maní» y «auto», se puede crear la siguiente historia: «La palmera salió a caminar y tropezó con un maní que pasaba corriendo, por lo que cayó sobre el auto».
Independientemente de la técnica que se utilice, es importante la imaginación, ya que es mucho más fácil recordar algo que impresiona y sale de lo común.