Vivimos en el cruce de lo real, el espacio, y lo imaginario, el tiempo. Cada vez es ahora, sólo espacio, pero ese presente sólo tiene sentido desde la historia, el tiempo, que dice qué pieza es ese presente en el devenir del argumento vital.

Está pasando esto, pero ¿por qué sucede esto? ¿Cuáles causas lo originaron? y ¿para qué sucede? ¿Cuál es la finalidad?

Comenzaremos con la observación de la conciencia inmediata, percibimos un universo donde ocurro yo, donde yo me percibo sucediendo, es un dato de la inmediatez de la conciencia, tengo la propiedad de percibirme percibiendo. Alrededor de mí percibo el mundo, que está afuera de mí, me rodea. Esto discrimina una primera estructura de mi universo, me doy cuenta de que estoy encerrado en este centro desde el cual existo, discrimino un adentro y un afuera. Lo podemos llamar Subjetividad y Objetividad, lo imaginario y lo real, una es lábil, errátil, acrónica, y la otra tiene la condición de estabilidad.

La realidad define un espacio-tiempo concreto para cada presente y obedece a secuencias pautadas: es la estructura social. El mundo simbólico organizado por el lenguaje me rescata del caos originario de mi conciencia.

Toda nuestra vida está condicionada por esta doble pertenencia, por momentos estamos adentro (con-migo), y en otros instante afuera (con-vos).

Atravieso momentos vigiles, atentos al mundo y momentos ensoñados, oníricos, errátiles, en un espacio interno. Por todo esto pensamos que la ciencia que estudie esta doble pertenencia del humano se debería llamar Psicología Social, que utilizaría bases de la psicología y de la sociología, pero luego estudiando la frontera donde lo subjetivo se encuentra en conflicto o en síntesis con lo objetivo.

A lo largo de este artículo veremos que no existe lo uno sin lo otro y de qué manera el marco de realidad, la cultura, estabiliza y ordena el caos subjetivo permitiendo al yo atravesar las transformaciones del ciclo vital sin perder su identidad. Pensamos que todas las culturas son tramas semantizadas, creadas para evitar el caos subjetivo. Pero la realidad de la realidad puede ser puesta seriamente en duda, si pensamos que ésta existe sólo porque es percibida por la vista, el oído, el tacto, de conciencias subjetivas.

Por lo tanto sucede la paradoja que la definición de la realidad está construida por el conjunto de las subjetividades. También lo real depende de lo imaginario.

Supongamos que todos los porteños al unísono cerraran sus ojos ¿seguiría existiendo Buenos Aires si nadie en el Universo la percibiera? Una observación de la filosofía Zen dice: “¿cómo es el sonido de un árbol que cae en un bosque donde no hay nadie?…”

Entonces podemos decir que la organización de la conciencia depende del mundo de los símbolos creado por la cultura, o sea la sociedad, pero esta a su vez fue generada por las subjetividades, de modo que el conjunto es indivisible y forman un sistema único que es mundo-yo o yo-mundo.

Por lo tanto, la Psicología Social merece existir para poder analizar este juego complejo como una entidad autónoma, no pensando en una psicología por un lado y por el otro en una sociología, como dos ciencias separadas. El grupo es la matriz de identidad, es el lugar concreto donde se realiza el encuentro entre las subjetividades y la estructura grupal, que es objetivadora de los contenidos de conciencia, de sus componentes. Por eso es el instrumento básico de trabajo de la Psicología Social.

A nivel de la personalidad podemos hacer una primera clasificación entre personas vertidas hacia adentro, los introvertidos, y personas dirigidas hacia fuera, los extrovertidos, opciones que, llevadas al extremo, explican al psicótico como alguien que “quedó encerrado adentro”, y al psicópata como alguien que “quedó encerrado afuera”, sin interioridad, y es un sujeto vacío, una existencia fáctica. En la frontera entre nuestro interior y el mundo se encuentra nuestra base de existencia concreta, nuestro cuerpo. Ojos, oídos y demás órganos de relación son los transmisores de mensajes para y desde el afuera. La piel recorta nuestra intimidad, yo me figuro ser adentro de este cuerpo y sus lentas transformaciones estabilizan, como corporeidad, mi viaje por el tiempo.

Como una observación acerca del sometimiento de una cultura por otra, podemos recordar que la conquista española de América se hizo “con la cruz y con la espada”, lo cual quiere decir que si sólo los sometían por fuera con la espada, los indios se podían rebelar desde su mente, desde su cultura, y por lo tanto era necesaria la evangelización porque permitía suprimir el espacio simbólico de la libertad interior, hacerlos esclavos desde afuera y desde adentro, doblegando sus cuerpos primero y luego sus valores y sus mitos. Para esto el cristianismo de la culpa y el pecado era ideal, para inmovilizar sus deseos de libertad, traicionando así el mensaje de amor y hermandad de Jesús. Esta doble pertenencia adentro-afuera ncrisismsocialalizar qué sucede en épocas de crisis social, cuando desaparecen los supuestos que constituyen el marco simbólico, entoncsociedadce el caos y la desintegración en la sociedamundo subjetivoa a desepersonasar también el mundo subjetivo de lacrisisonas espaciocen las psicopatologías de crisis. El espacio físico está configurado por divisiones, fronteras y límites qpielctúan definiendtodosntro-afuera, como la piel, las paredes y todos los mundos que cierran, encimundo y configuran el fenómeno habitamemoria mundo externo, por el fenómeno deformaemoria, se internaliza, se introyectodoy forma una ecología inmundo exteriorja (todo borde es un espejoaprendizajeexterior a través despacioñotiempoprendizaje. Aquí se integran espacio y tiempo porque podemos decir que “adentro estfuturopasado” y que “afuera nos esperavidafuturoobservaciónonsiste el viaje de la vida. Otra observación que podemos hacer soeterna universo qutransformaciónque está en eterna y humanosa tratodormación. Por suerte para los humanos, no todo es una pérdida irreversible sino que muchos “presentes” se vuelven a repetir, aunque no exactamente, pero por lo menos son reconocibles, el sol vuelve a salir, en un amanecer reencontramos otro ya vivido, y el ciclo del año vueltodo cambiorse. El viejo sol ecambioostén de todo cambio y reencuentro. En cambio otras transformaciones sonculturarsibles, son aquellas de lamitosles la cultura nos debe ptiempor con sus mitos de eternos retornos. El tiempo transcurre implacable, las etapapoderaaceptarsuceden irremediablemente. El no poser aceptar los nuevos personajes que debemos ser, nos lleva a trastornos pscambiaricoserEstar sano no es humanos debemos cambiar y ser los mismos. Los humanos somos equilibristastiempoces se mueve la stiemponos caemos en el tiempo. El estudio del tiempo, este “fluido entrópico” que noyodesconciertatiempoastante difícil, paguael yo vive en el tiempo como elpreguntarl agua, y lo último que sagua puede preguntar a un pez es ¿qué es el agua?… pues nunca estuvo fuera daguala, salvo cuando el pesmedio lo sacó del agua y, por ausencia de su medio, entiende qué es, pero ya es tarde para élconocero pensaba en el pez y su destino de no conocer lo que está tan posiblepor estar tan cerca,tiempo que no era posibtiempolugar fuera del tiempo para estudiar el tiempo, y me parecía que era como estar en el mar dentro de un bote y que, al desarmarlo para saber cómencontréonstruido, me hundiría.tiempombargo encontré tpsicóticos fuera del tiempo: uno es el brote psicótico, ltiempotimonios clínicospacientetos son “el tiempo se sensación el paciente relata la inaguantable sensación de paralización del devenir, donde el instante es infeternidadgo así como haberse “caídvivenciaeternidad”, y por lo tanto tener la vivencia existirparición del sí mismo vidaue deja de existir en la sucesión. “La vida es comorealidadicleta, si se para se cavivenciao, en realidad es más angustiante la vivencia en el brote, pues no sólo se cae,nadao que desaparece la bictiempo y sucede la nada. Otro lugartodora del tiempo para estudiar su mfunción (todo órgano o mecanismo señala su función sólo cuando falla o se detiene, la ausencia señala su presencia), es la ingestión de ciertas drconstituyefectan la corteztiempobral donde se constituye la noción del tieconcienciachís, el LSD y el peyote llevan la conciencia a un nofuturoo o tiempo-total donde no hay pasado ni tiempo. Y la tercera puerta para un fZena del tiempo es el entrenamiento dconcienciaeracionalersigue el desarmado de la conciencia racional, regidlogra la estructuracestadoel espacioexisteo y lograprincipiote ucontradicción lógicote más el principio de contradicción lógico, no hay adentro y afuera, ni ayer y mañana, ellos lo llaman el satorconcienciae una larga disciplina llegan a unpresentencia perceptiva en un pleno ahnecesitapresente completo en sí mismo que no necesitespaciorir sentitiempo el contexto, ya sepercepcióno o en actoiempo. El sentido de la percepciónvivenciacto se ciertiempore sí mismo.todouna tiempoia fuera del tiempo histórico, todo el tiempo está compZeno en ese instante. Lo que obtiene el monje Zen muertete caminar, es solucionarangustia de la muerte, pues estalograólo una angutiemponticipatoria, y si se logra eliminar el muerte (la sucesión del devenir) no hay más muerte. Todas las religiones se inventaron para resolver este problema de muerteos los mortales. Heiddegger dice qexcelenciateYos el acontecimiel castigodo por excelencia. Yo pienso palabrael castigo divino porque inventamoshombrelabra, y con ella, la anticipación. El hombre es el único anipecadoe sabe que se va a morir. Pienso que el pecado oritiempono fue el sexo, sino haber invemuerteelEl castigoorque con eso inventamopecadouertehipótesisgo estaba incluido enTeoríaado.Crisispótesis fundanteconcienciaa Teoría de Crisis, es suponer una conciencia originaripresenteca, un sólo adepuntoque sucede en un presente congelado como punto de partidvacíorazonnada proponer quconciencian sea el vacío, lpalabra luego, la conciesoledadcede cuando la palabra la redime de la soledad y de la paralización, que son los dos encierros más profundos de la mente, no-vos y no-mañanapalabra se resuelven con la comunicación, la palabrecuerdosel registrelegirmico (constituir los recelegir) debemos elegir qué presentes vamos a elegir para recordar, debemos realizar cortes en el continuum del universo perceptualolvidarcir que para recordar, debemos primero olvidar,Borges, sería la situación del personaje de Borges, Funetodo memorealidadue al recordar absolutamente todo, en realidad no podía sintetizar una historia particular. Estos cortes en el continemocionesevenir son elegidos no sólo por las emociones (los grandes preculturalinolvidablesritualeso por el marco cultural que establece rituales de pasaje que “marcan” y dividen las etapas vitales: casamientos, funerales, grarolesones, y ayudan a saber cuándo mutan los roles vinculares, de soltera a casada, de vivo a fimomentos estudiante a profesional, etcalegríamomdolor, junto con instantesformaran alegría o dolor, son almacenados fotosrma de imápsicoterapiaas, verdaderas “fotos” quetécnicasterapsicodrama revivenciarse por las técculturae psicodrama o ensumensajesigido. Toda culturavidaun conjunto de mensajes paracaminocer una vida”, es decir, recorrer ese camino imaginariúteroosotros, los “Uterumbas” (vamos del útero a la tumba), cada uno realizando su historia, cumpliendo su destino, único existirue puede dar sentido a esainteracción existir.personae sentido toda vidanteracción que una persona realiza en sumensajeuede vidaiderarse como un solo y largdiálogoe. La vida es la hargumentoe un largumentologo, qidentidadne un argumento, ese argudiscriminau identidad, su singularidad que lo dihumanosa como único entre tantos millones de humanos. La enfermedad mental tiene que ver con la mutilaciónestructurantido singular, con una fterapia la eencontrar, quecaminosdibuja, y la terapia con encontrar los caminos para la reparación de ese nsereo de sentido. Las transformaciones pueden ser evolutivas, con pequeños pasos, o mutantes vidadexistenecrisisos. En el desarrollo de la vida existnacimientode crecimiento que implican cortes (nacimieculturabertad, exogamia, jubilación…) y la cultura tiene instituciones ptiempocilitar elesencia (ritos de pasaje). El tiempo puede en esencia considerarse como “un ladrón que fabrica fantasmas”, porque ropersonasa, hace desaparecer objetos, lugares, personas y esa ausencia nos exige fabricar la restitución,memoriagen de lo perdido, que permanece en la memoria como sustitución del objeto ausente, y esto nos lo permite el invento más extraordinario de aquel mono ancestral, antepasado lejanísimo, que asoció un sonido a cada imagen interna y sustituyó el objeto ausente por un sonido, truco palabraal que permitió inventar el signo, la palabra, que es en definiutilidadel faconceptoel oconcienciante”. La utilidad del concepto de cpreguntaa arcaica es resultado de invertir la pregunta acerca de la enfermedad mental, locura si nos preguntáramos sólo qué es la locpreguntaa como preguntarnos qué es el caos, pregunta muypreguntal de repreguntamosro si invertimos la pregunta y nos preguntamoposiblees la cordura, vamos a ver que es más posible de contestar, pues estestructurarada, es algo, tiene locuraglas, su serructura. De modo tal que la locura viene a ser sólo la falta de cordura. Dimos vuelta figura y fondo, y por el fondfísicaguramos la figura. Esto queda claro en física donde a nadie se leexisteiría preguntarse por el frexistees no existe, sino por el calor que sí existe, y por lo tantnecesidado esencontrar de calor. Así como la necesidad de encontrar un origen del universo (porque descubrirnos originamos, nacemos) nos hace temorscubrimuertel Big Bang, también nuestro temor a la muerte nos hace vetodoagujfenómenoos” que hacen desaparecer todo. El fenómeno astronómico de los aStephen Hawking es descubierto por el físico Stephen Hawking, que “de casualidad” es absorbido por su terrible enfermedad neparálisis, que lo lleva inexorablverdaderola parálisis total: él mismo es un verdadero agujeroencuentrauchas veces succreaciónl creador se encueparadigmarso en su creación. Ese es el nuevo paKuhngma econceptofíaconcienciancia de Tomás Kuhnpuntoconcepto de cartesiano arcaica supone un punto de partida cartesiano, que es partir de cconcienciago indudable, y es indudable que la conciencia está encerrada enpresentema y que sólo percibimos el instante presente. Lo primero se llama, en filosofía, la irremediable separaexistehumana. Lo segfuturos obvio…sólo existe el ahora, el futuro es una construcción imaginaria (si lo construimos…). De modo qnadaomenzamotodo estudio de lasernexistede la naexistende nada comienza (el ser existe porque existe la nada). ¿Por qué conviene empezar de cero? Así comenzamos por el origen, y vamos anrealidad cómo se construye esto que llamamos realidhumanosque sólo dentro de ella existimos los humanos. Pero, aunque estemos encerrados en nuestra mente, poderecursounicarnos con otra subjetipalabrasn el recurso demedioear imágenes pconfiarbras, emitidas por medio de sonidos, y confiar que sean decodificadas conservando su sentidiálogonosotros. Cualquier dificultad con el diálogo nos deja nuecultura en el encierro de la subjetividad. La cultura lenguajetó para que podamospecadoar esto; el laislamiento redime de este pecado original de aislamidiálogoego vamos a ver que la dificultad del diálogo es el origen de lo entrópico, que es en defitiempo el núcleo de la enfermedad mental. El tiempo físico consta de preslenguajeconexos, sólo la metiemposravverbol lenguaje, ilusiónmente los tiempos de verbo, genera la ilusión de continuidad. Para ilustrar esto, vamocineanalizar lo que sucedcaminaa pantalla del cine. El actor se mueve, dudana, se pelea, según lo vemos sin nimovimiento. Pues,cineo noexisterdad… el movimiento en el cinfotosexiste, sólo son diapositivas, tiras de fotos inmóvilesvelocidadeñas diferencias que se pasan a una velocidad superior a la persistencia de la imagen en la retina, y por lo tanto no vemcreemosserie de imágenes inmóviles sino análisisos que el actor comprenderDesdfenómenoálisis es que podemos comprender un fenómenoracionalesa inentendible depsicóticopuestos racionales, que es el brotpacientetico, pues el testimotiempoínico del paciente eexisteientfuturoel yoempoexistongeló, que no existe el futuro y yo nolocosto márealidad Nosotros suponemos que el loco es el secretod el lúcido concienciae descubrirealidadreto final de la conciencia,espaciola realtiempoon su estructuración del espacio y del tiempo es una construccilenguajeficialdiálogos desentimientoños deconcienciay de diálogo. El sentimiento vivencianciencia cautiva tiene que ver con la vivencia del núcleo más íntimo, el sí-mismo en la smomentosdad extrema, que sólo aparece en los momentos demuerteiencias culminantes, como el peligro de muerte o desarmanks psicológirealidaddesestructuran y desarman la trama de realidad. En estas situaciones el campo cotidiano pierde sentido, eculturado tiene una duracióalmafinita. En la cultura popular el término alma todavía se conserva, y señyoa este último núcleo yoico, el carozo del yo, que contiene el ADN de laexistenciatera, la información matriz de esa existenctodosa clave deracionalidadpara sí misma. De todos modos la racionalidad hvacíoencierra en sus capas más profundas el vacío central de un destino-para-la-muerte, como dicen los existencialistas. Podríamos decir que la mentpreguntasn el centroser agujero, las últimas pregunvacío pueden ser contestadas. Y este agujracionalidads guapalabrasr sucmitoss capas de racionalidad, de palabras, de mitos, normas… que van organizándose en capas como una cebolla. Cuando vamos sacando las capas para saber qué guarda en su nadarior llegamos a la última, que no guarda nada; cuando termina el últimpalabratorio, desapareció la cebolla. Con la palabra, el screaciónespegamos de nuestrosconcienciaen la creación, los animales, cuya conciencia no se percibe a sí misma, no se da cuenta de quvivirá encerrpresenteos cuales no les aflige vivir en cada presente sin anpalabra “lhombresentes por vetiempo. Con la palabra, el hombre inventó el tiempo y logró dos cosas: una de elculturatificante, que es la civilización, langustiaa, pero también otra angustiante, la angusthombreicipatoria de su desaparición, pues el hombre es el único animal que sabe que se va angustia existencials, cerdos, o caballos con angustia existencial. Pienso que una vaca le puede decir tranquilamente a la otra: “Siempre palabraiajar en camión”. Hay también oalmapalabra que guarda el pueblo junto con “alma”, que es “humanooidea esta señala la historicidad del htecnológicaesta netodo por usercivilizaeternotecnológica donde todexteriorer controladorno, atempsistemaademás exterior y controlado desde el sistema. Los héroes populares crialmas, Martín Fierro por ejemplo, hablan del alma, dialogan con su sí-mismo y tambiproyectoivenvidaorriecambio destcultura es su proyecto mundoda. En cambio, tecnológicoe masas, estconceptoglobalizado y tecnolhombre ocultvida concepto de interioridad del hombre y la vida como almaeso, y ha degradado los dos términos: elpecadosólo como lo ligaalma la religión, al pecado y a “perder el alma”, que sirve para asustar, y el destino sólo queda ligado a la adivinación de los astrólogos y conceptoLos psicólogos tambiproyectoieron el concepto del sí-mismo y del proyecto vital, porque la reliculturad freudiana no ha podido escapar de la cultura dominante actual, en una vepreocupaciónoloide, con sólo efamiliao como preocupación, con matrifamilia familia pequeño-burguesa, la sagrada familia edípica y la asadaptaciónca que considera la curación cpsicoanálisisn a “lo normal”. Por eso el psicomelancólicaeció tan notablemente Airesestra melancólica ciudad de “Mi Malos Aireduelorido…”, la ciudad del tango y su duelo interminamelancólicobiTodotiene un folklore hermoso y melancólculturado esto introducidEdipobonado por otrculturara del pasado y delAireso familiar: la cultura judía. En Buenos Aires hay másmundooanalistas que en ningún otro lugar del mundo. Aclaro que hcultura la jEstadoa de la diáspora, no de la cultura del Estado de Israel, que por las contpresenteerras tienen que estar muy atentos al presentfuturoeran, todoacia el pasado, psicoanálisisfuturo. Por todo esto es que el psicoanálisis no pumomentorcríticoórica ni técnicamente en el mocrisiscrítico de la perturbacneurosistal (la crisis) y sólo opera tiempos neurosis estabilizneurosise titransferenciao para establecmomentoeurosis de transferencia. En un primer momento es necesario explorar lo reprimidoproyectal pasado sólo tiene sentido si se lproyectota hapsicoanálisisse lo convierte en proyecrisisl psicoanáenfoqueo puede operar en las crisis porque su enfoque es regresivo y no prospectivo. Aclaramos que tampoccrisisodelo psiquiátrico puede operar en las crisis psicóticas agudas, sólopacientecon psicofármacos y luego segregtransformante en depósitos donde el brote momentosforma en delirio. Para trabajar en el técnicasgudo sería necesario operar con las técnicas de Enrique Pichón Rivierpoder incluirse en el nrealidadlirante, para poder luego volvehumano realidad. Técnica de mucho compromiso humano que exige que epsicóticoa tenconceptojadoconciencia núcleo psicótico. El concepto de conciencia arcaica no es desespeoscuroo ni nihilista, sino qconciencia ver lo oscuro del fondo de nuestra vidaiencicreatividadiguraamor claro que es latodoa, la creatividad, elvidar, la esperanza, todo lo que construye la vida y qlocoos permite atravesarla con vidaentido. El loco es el que no aprendtrabajovida, esto da un vuelco copernicano al trabajo terapéutico, no es trabajar con lo repriaprendizajeon locambiorendenfoque salud es un aprendizaje. El camfuncionesfoque permite explorar, no tanto las funciones reprimidas, sino las no aprendidas, con esto el terapeuta vuelve a la maycambio socparadigmaSospecho que proponer este cambio de paradigma tieEnrique Pichon Rivieres diez alenguajeado dtiempoque Pichoexistirre. Sin el lenguaje, el tiempo deja de existir, porque es la consecuencia del truco de prestidigitacilas manosde el objeto formaarecido aparece en las manpalabramago palabraa de su equivalencia en la palabra. La palabra “conejo” vuelve a hacer percibiconceptoejo desaparecido. Con una ventaja, el concepto “conejo” es más conejotodosel que fue perdido, pues representa a “tobien los conejos, es un corealidadfecto. Si bien la construcción de la realidad es imaginaria, no nos derealidadustar, pues es sumamente elocole y en reaculturas muy drecursosvolverse loco porque la cultura tienformasrsoscoherenciaticos, vuelve a organizar formas de coherencia, incluso en situaciones límites. Lrelacionesio es el sentido que se le da a las relaciones entre losexistens concretos, estos son duros, reales y existen, los pensemcabezao. La piedra que me puedan tirar por la cabeza es concreser dura y me va a lastimar, pero lo que va a ser del orden de lo simbólico (imahechoio) epoder sentido elijo para leer estehipótesis podeestadoular este suconcienciata hipótesis del estado cero de la conciencia, me lo dieron varias experpersonasvividas por crisisobservadas en otras perseparaciónaguda crisis psicológica, por vivireparación muy traumática, me permitió vivir esYo destrucción delespacios-tiempo cotidianosignificaciónue los espacios habían perdido significación, que cualquier lugar de la ciudad era cualquier lugar, no tenía más mi kilómetrotiempodesde donde referir adentro-afuera y el tiempo se había detenido, congelado, miraba el reloj y “no entendía” la hora; el instante era insoportable porque era infinito, no sucedía,Yoo dividía “recimundo y “enseguida”. Yo estabfraseera todomundo significante, entendescuchadose “todo eternidadal” que había escuchado antes. La poderidad no estaba cortada en pedacitos para poder aguantarla, no me protegían las horas, los días o ltodoesestiempodan secuencias, que planificaexperienciatiempo estaba ahí, congelado. Una experiencia más aguda que la relatada, pero muy breve, me sucedió en el Hospital Psiquiátrico de Nueva York donde trabajaba comoprofesionalesce casi treintexperiencian otropoderfconoceres, hicimos una experpsicóticoa poder conocentenderentro un bpacientecótcrisisara máximantender mejor al paciente yo cElegimos máxdrogaesestructuración de su yo. Elegimos una droga psicoactiva como el hachís,riesgose metaboliza en dos hexperienciaofrece riesgosvidaánicos. Fue una experiencia únicentendervida, terrorífica, pecrisisppsicóticantendepoderpor dentro” una crisis psicótica para poder operar con efexperienciamo terapeuta. Paso a relatarla: la expetodocia comenzó con una modfotografía veía ojoo con lo que se llama en fotogreflejoel “ojo de pescado” equivalente al reflejo en un espejo esférico. Inicialmente esto me produjo risa, pero el efecto siguiente me comenzó a inquietar, pues mi voz no salía de mí sino que venía hacia mí (salía como del techo)yoEstaba perdiendo el límite adentro-afuera, yo estaba realidad de mí mismo”. Sentía que toda la realidad se mezclaba, veía objetos por separado, como aissignificaciónextuados, por lo tanto perdían significación. Me empecé a asustar realmente y comenzaron a suceder unas experiencias que me son difíciles de recordamomentolaridad (fueron confusas aún en aquel momento) pues pertenecorganizaciónmensiórealidadedaba fuera de la organización depesadillasad; ni siquiera eran yomo sueños o pesadillas porque no había un yo que sensación qudespersonalización genepánico sensación de despersonalización, de pánico, pues sólo recordaba oscuramente que había “un tal Alfredo que alrecuerdo había existido”, como si fuera un recuerdo lejano yexperienciao. A esta altura quise salir de la experiencia, seguramente apoyándome en un resto yoico, porque me sucedió lo más angustiante. Quería ir de la sala a una pequeña cocina y cuando me vivencia del sillón en que estaba, tenía la vivencia de ya haber llegado, es decihechoe cuando pensaba hacer algo ya concienciahecho. La anticipación que hace la conciencia cuando la mentrealevFreudre-ve) hacer pensamientonvierteensayoal. acciónice que el pensamiento es “ensayo de acción”, podercir, anticipo una eacciónmaginarimundoarealer concretarla en la acción, en el mundo real. Es realr, “si no imagino, no puedo hacer” Lo real y lo imaginario se superponían, no existía el tiempo-sucesiódisociaciónmultaneidad. Esto me llevó a una disociacióndisociaciónng (tyormino psicológico para la disociación del yo), que en malambiente de los drogadictos se llama un “mal viaje” (bad trip); esto pvivenciaque me asusté y quise salirme de esa vivencia, y no me dejé llevar por ella. Viví una fragmenesquizofrenia, característica esencial de Yo esquizofrenia, que me lcuerpoa disociarme. Yo era “una cosa”, un cuerpo, sólo sabía que quería salir de esa dimensión y volver a otrealidadejanamente recordaba (que era nuestra realidad cotidiana). Lo que me asustaba mucho era que, cuando los otros residentes del Hospital, y especialmeyoe el coordinador, me miraban y me hablaban, yo les reconocícara voz rostro uno, pero no les entendía la cara, el rostrointegrarborrsignificaciónuración, no podía integrar la analizamosión de las explicacióndespués lo analizamointegración explicación: la vista tiene ucerebrogracicambioolutioídos reciente en el cerebro, en cambio, el oído es más antiguo y por regresióno se había afectado en el nivel de regresión que pformao la dosis. Finalmente y curiosamente en forma bruscarostroeso lo llaman “flash”, reconocí el rostro de uno de ellos, sentí sensacióno alivio: ¡había vuelto!, pues la sensación más aterradora era que durante “el visensaciónsabía si se podía volver o no, la sensación era de infinito, de estar para siempre atrapado en ese no-mundo donde no había adentro-afuera ni ayer-mañana, donde no ocurrían los presentes etodocesión,eternobpresenteoricidad, sino que todo era un etexperienciate smuertetimuerteenso que fue una experiencia de muenada muerte vacíoiexistencialdoGracias en la nexperienciavacío existencial. Gracias entenderxperiencia, puntoerada para mí, pude entender mejor este punto cero de la mente y por lo tanto los pasos evolutivos de la construcción de la subjetividad a tyovés de la comculturaóCreon los demás, el yo dentro de la cultura.crisisque estas drogas psicoactivas, como las crisis muy agudas, producen un retorno a las primerasvivenciascias evolutivas; volvemos a nuestras vivencias caóticas de bebé cuandintegraramos percyociones y no las podíamos integrar desde un yo que todavía no estaba construido plenguajeaba el instrumento básipacientees el lenguaje. Texperienciaayudar al paciente a observadoesta experienregresiónaumátconcienciaservado procesos de regresión a la conciencipresentearia. El testimonio clínico habla de presente congeldesarmae viespacioomo aftiempoe sívivenciase dsoledadel espacio y el tiempo. Lcontactoia de soledad es aguda; sconfusiónel contacto dialógico y aparece lpánicosión como principal signo externo. El pánico sobreviene como consecuencia desistema el coordenadasco que referencia, como srealidade coopaciente, las percepciones de la realidad. El paciente encamina se mira al espejo pero caminareconoce, camina pero no sabe “quién camina”alienadodió a sí mismo, por eso se le llama alienado, que, etimológicamente, quiere decir extraño, extranjero de sí mismo, está “fuera de sí mismo”.