El trabajo en equipo como competencia, corresponde a una de las habilidades de gestión propias del nivel 4 del Modelo MƐT®.

Esta refiere al trabajo hecho por varios individuos donde cada uno hace una parte pero todos con un objetivo común.​ Pero para que se considere trabajo en equipo o cooperativo, el trabajo debe tener una estructura organizativa que favorezca la elaboración conjunta del trabajo y no que cada uno de los miembros realicen una parte del trabajo y juntarlas.

Es una de las condiciones de trabajo de tipo psicológico que más influye en los trabajadores de forma positiva porque permite que haya un compañerismo. Puede dar muy buenos resultados, ya que normalmente genera entusiasmo y produce satisfacción en las tareas recomendadas, que fomentan entre los trabajadores un ambiente de armonía y obtienen resultados beneficiosos.

En los equipos de trabajo, se elaboran unas reglas, que se deben respetar por todos los miembros del equipo. Son reglas de comportamiento establecidas por los miembros del mismo. Estas reglas proporcionan a cada individuo una base para predecir el comportamiento de los demás y preparar una respuesta apropiada. Incluyen los procedimientos empleados para interactuar con los demás. La función de las normas en un equipo es regular su situación como unidad organizada, así como las funciones de los miembros individuales.

La fuerza que integra al equipo y su cohesión se expresa en la solidaridad y el sentido de pertenencia al equipo que manifiestan sus componentes. Cuanto más cohesión exista, más probable es que el equipo comparta valores, actitudes y normas de conducta comunes.

El trabajar en equipo resulta provechoso no solo para una persona sino para todo el equipo involucrado. Nos traerá más satisfacción y nos hará más sociables, también nos enseñará a respetar las ideas de los demás y ayudar a los compañeros si es que necesitan nuestra ayuda.

Si estás interesado en aprender ¿qué habilidades necesitas para gestionar proyectos con éxito? te recomiendo este artículo, este sobre las ventajas del trabajo en equipo.


Tres formas del trabajo en equipo

Josean Muñoz: Marketer Digital. Apasionado de la tecnología, productividad, empresa y emprendimiento. Responsable de marketing en TribeScale nos muestra estas tres formas. en la cual se pregunta:

“Si el trabajo en equipo es más efectivo, ¿por qué los diferentes equipos de una empresa trabajan de forma aislada?”.

Los equipos verticales tradicionales (muy jerarquizados). Estos son habituales en las grandes empresas, que a su vez replican este modelo en niveles superiores, convirtiendo toda la organización en una gran jerarquía en la que siempre hay un superior que tiene que dar el visto bueno a cada movimiento. En el segundo gráfico podemos ver una representación de equipo horizontal.

Los equipos horizontales son una forma de organización basada en el trabajo en equipo. En ellos la jerarquía ya no tiene tanta importancia y la fuerza del conjunto es la que determina el éxito del proyecto.

Red de equipos trabajando en equipo, es decir, lo que hacen es replicar el modelo de equipo horizontal a nivel organizacional. Las empresas que sepan implementar esta red de equipos en su estructura serán las que tendrán la llave del éxito para competir en entornos altamente innovadores y exigentes.

En este artículo hemos desarrollado algunos KPI´s para observar conductas típicas respecto de la generación de redes.

Desventajas de la solución de problemas en equipo

Para formar un equipo de trabajo es necesario considerar no solo las capacidades intelectuales de sus posibles miembros sino también sus características socio-psicológicas y de personalidad de cada componente. Ciertos equipos se forman para realizar tareas concretas, otros para asesorar y otros para gestionar.

Una participación disfuncional en el equipo indica que algo marcha mal. Es entonces necesario un diagnóstico más profundo de la organización y de sus conflictos. Algunos ejemplos de participación disfuncional son:

– La agresividad, bajo formas directas como la ironía, el desprecio, el acoso laboral, la hostilidad y la indiferencia.

– El bloqueo desde actitudes negativas, la resistencia, la negación continua, el desacuerdo constante, la oposición a la lógica, la falta de cooperación, la obstrucción para impedir la feliz culminación del trabajo y el desvío de la atención hacia temas menos significativos.

– La deserción, no estar presente física ni psicológicamente, aislarse y ausentarse sin razones.

– La división, el exceso de llamado de atención, la necesidad imperiosa de atraer simpatía y de exhibir los éxitos.

En el trabajo en equipo y en el fomento del compañerismo es importante la función que realizan los líderes. Ellos trabajan para que exista acuerdo sobre los objetivos y que estos sean claros, así como que todos se sientan comprometidos e implicados con las tareas.3​
Se reprocha a veces al trabajo en equipo el presentar una serie de desventajas que habría que tener en consideración. Entre ellas, pueden referirse las siguientes:
– Tomar las decisiones de forma prematura.

– Que impere el dominio de pocas personas, en particular el de un líder.

– Consumir mucho tiempo en reuniones discutiendo soluciones y acciones, retrasando su puesta en marcha.

– Que existan presiones sobre miembros del equipo para aceptar soluciones.

– Responsabilidad ambigua porque queda diluida en el grupo.

Proyección educativa de esta competencia

Los participantes de un centro educativo observan que las relaciones de los demás les afecta en la medida en que se ven reflejados. En principio esta reacción natural puede ocasionar un estímulo, positivo o negativo, no deseado en el contexto de aprendizaje y a la hora de la elección voluntaria. Para el trabajo en equipo este hecho de la retroalimentación es fundamental para la elección del grupo. Por eso el moderador es la persona indicada para la asignación de los participantes dentro de cada grupo.

Las dinámicas de grupo se han utilizado desde el siglo pasado para favorecer la cohesión del grupo. Los dos objetivos que se pretenden con el trabajo en grupo son la productividad y el comportamiento. El éxito o el fracaso del grupo no dependerá ya de factores externos sino del grupo en cuestión.

La primera acción que se debe tomar dentro del grupo será las normas a seguir como grupo y el objetivo a conseguir; no como algo abstracto sino como normas sencillas y objetivo claro para que las puedan ejercer todos los miembros del grupo. También existen 4 factores más en la dinámica de grupos que hay que tener en cuenta:

– El tamaño del grupo, lo ideal puede ser 3 a 4, pero cada actividad tiene su cometido.

– La unanimidad dentro del grupo evitando el factor del halo (el presuponer que al tener unas características poseen otras)

– La implicación de todos

– La personalidad de cada miembro del grupo

Los más extrovertidos siempre poseen un carácter bueno para la vida: tolerancia, simpatía… virtudes prácticas. Con estos participantes hay que vigilar la pasividad, la superficialidad y el conformismo. Los más introvertidos, mucho más reflexivos que los extrovertidos gozan de la inadaptación dentro del grupo (aislamiento instintivo), del complejo de inferioridad y la timidez. Pero dentro del grupo esos factores tendrían que desaparecer creando un ambiente de trabajo óptimo.

.
KPI´s Observables para un Assessment Center

¿Cómo actua la persona para facilitar el funcionament del grupo del cual forma parte?

Trabajo en equipo y cooperación implica la intención de colaborar y cooperar con otros, formar parte de un grupo, trabajar juntos, como opuesto a hacerlo individualmente o competitivamente. Para que esta competencia sea efectiva, la intención debe ser genuina. Se puede considerar siempre que el ocupante del puesto sea miembro de un grupo que funcione como un equipo. “Equipo”, como en el caso de “Liderazgo”, se define de forma amplia como un grupo de personas que trabaja en procesos, tareas u objetivos compartidos.

Niveles 1 y 2: Muestra interés y predisposición para trabajar en equipo.

– Tiene una actitud positiva para colaborar con otras personas.
– Mantiene buenas relaciones con los compañeros / as.
– Ayuda cuando le piden.
– Coopera con actitud positiva en equipos y apoya las decisiones de los mismos. Es un “buen jugador del equipo”.

Niveles 3 y 4: Se coordina y comparte información con los miembros del equipo proactivamente.

– Mantiene los otros miembros informados de los temas que los afectan (procesos eventos, acciones individuales, etc.).
– Se coordina con los compañeros / as para alcanzar el objetivo común del equipo.
Escucha los compañeros / as, valorando sinceramente sus ideas y experiencia, para aprender de ellos / as.
– Habla bien de los otros miembros del grupo, expresando expectativas positivas respecto a sus habilidades, aportaciones, etc.

Nivel 5: Promueve y genera la participación y colaboración.

– Fomenta y promueve la colaboración.
– Anima y motiva a los demás, haciéndoles sentir fuertes e importantes.
– Fomenta la participación y aportación de ideas de todos los miembros del equipo.
– Reconoce públicamente los méritos de los miembros del grupo que han trabajado bien.

Nivel 6: Desarrolla el espíritu de equipo.

– Hace acciones para desarrollar un ambiente de trabajo amistoso, un buen clima y espíritu de cooperación (celebra reuniones y crea símbolos de identidad en el grupo).
– Resuelve los conflictos que se pueden producir dentro del equipo.
– Defensa la identidad y buena reputación del grupo frente a terceros.
– Fomenta y promueve la cooperación entre diferentes equipos de trabajo.

Compilado y organizado según los estándares del Modelo MƐT® por el Dr Fabián Sorrentino.
Esta competencia está relacionada en forma directa a la de Networking, Generación de Redes.

Fuentes:

Wikipedia y las siguientes referencias

Glosario de Competencias Barcelona Treball.

«Teamwork»Merriam-Webster Dictionary online. Consultado el 26 de abril de 2012.

Guitert, M.; Giménez, F. (2008). «El trabajo en equipo en entornos virtuales: desarrollo metodológico»Uoc. Consultado el 23/10/2017.

Gómez Mujica, Aleida y Acosta Rodríguez, Heriberto (10-10-2003): Acerca del trabajo en grupos o equipos, Biblioteca Virtual en Salud,y care Cuba [21-1-2008]

Anzieu, Didier (1997). La dinámica de los grupos pequeños. Nueva, Editorial. p. 286

Ezquiaga, G. (1996). Claves para orientar el desarrollo laboral. Buenos Aires:El Francotirador

Guitert, M.; Giménez, F. (2008). « El trabajo en equipo en entornos virtuales:desarrollo metodológico».Fuoc