Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Travestismo

Travestismo

El travestismo (también denominado transvestismo1 y trasvestismo) es un comportamiento e identidad transgénero en la que una persona de un determinado género biológico expresa a través de la vestimenta, principalmente, un rol de género socialmente asignado al sexo opuesto (en inglés, cross-dressing(en) o crossdressing) y que está íntimamente asociado a la transexualidad.

Generalmente, el travestismo implica o puede implicar un deseo o condición transexual del individuo en que desea que se le reconozca como una persona del género opuesto en la que su identidad de género es discordante a su género biológico.

La principal diferencia entre el travestismo y la transexualidad es que en el primero se expresa o se tiene la intención de expresar una discordancia existente entre el sexo de cada persona y los roles sociales asignados a cada género (trasgrediendo así los tradicionales roles de género), mientras que en la transexualidad existe una discordancia real interna entre la identidad de género propia y el sexo biológico (transgrediendo así el sistema cisgénero, pasando a ser una persona transgénero).

En palabras sencillas y en referencia a una persona transexual, el travestismo es la acción de expresarse socialmente de una manera concordante con la propia identidad de género y por lo tanto discordante del sexo biológico, convirtiéndo así al travestismo en una conducta transgénero. A la persona que practica el travestismo se le refiere, de manera general, como «travesti». Algunos medios de comunicación utilizan también el vocablo «trasvestido».

Aunque el término «travestismo» suele hacer referencia en la mayoría de las ocasiones a una persona transexual que desea expresarse de una manera acorde a la propia identidad de género, el travestismo puede presentarse en personas de diferentes identidades y orientaciones sexuales y englobar en un mismo conjunto a diversas actividades y comportamientos transgénero realizados por diversos motivos, tales como la infiltración, las representaciones dramáticas, el entretenimiento, el transformismo, la adaptación social y como fetichismo sexual.

El travestismo y el cross-dressing son temas abordados frecuentemente en varios géneros dramáticos para la representación artística de personajes; cuando una persona adopta por motivos artísticos la actitud y manerismos de un personaje, éste se convierte en transformismo.

El drag es un tipo de transformismo en el que se practica el cross-dressing con motivos satíricos. El travestismo como un fetiche o parafilia sexual, que suele presentarse en personas heterosexuales, es conocido como fetichismo travestista y descrito en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Origen del término
La palabra travestismo es una alteración o adaptación hispana de la palabra «transvestite». La palabra «transvestite» fue creada por el médico, sexólogo y activista alemán Magnus Hirschfeld, quien la incluyó por primera vez en su obra de 1910, Die Transvestiten: eine Untersuchung über den erotischen Verkleidungstrieb (Los travestidos: una investigación del deseo erótico por disfrazarse).8 Etimológicamente, la palabra proviene del latín «trans», ‘cruzar’ o ‘sobrepasar’, y «vestite», «vestire» o «vestitus», ‘vestir’. El término sirvió para describir a personas que voluntariamente utilizaban vestimentas socialmente asignadas al sexo opuesto.9

En idioma español existe un antecedente previo del uso de un término semejante, empleado para referirse a un hombre disfrazado. En La Guerra de Chile, un poema épico anónimo de principios del siglo XVII, se relata que una mujer mapuche fue a visitar a su marido, preso de los conquistadores españoles, y que se intercambiaron ropas: él quedó como otro Aquiles trasvestido y de este modo consiguió escapar mientras su mujer quedaba prisionera.[cita requerida]

El término ya existía en inglés (travesty) antes de su establecimiento para referirse a este tipo de comportamiento, pero se utilizaba para referirse al subgénero dramático del burlesque victoriano, el travesty (posible origen etimológico italiano o francés). El travesty es un tipo de burlesque que ridiculiza de manera trivial o cruda los temas socialmente dignificados.10 En las representaciones dramáticas del travesty era común la ridiculización de los preceptos de la etiqueta social y el comportamiento de la aristocracia, por lo que frecuentemente se recurría al cross-dressing y al drag para lograr una completa sátira del tema.

Antes del establecimiento del término se utilizaban otros similares para referirse al cisgénero discordante presente en las personas. Entre los más comunes se encontraban los términos utilizados como peyorativos que referían al afeminamiento o la masculinización y otros términos como: ginomanía, andromanía, fetichismo de afeminamiento/fetichismo de masculinización y hermafroditismo físico.

Historia
El travestismo y otras identidades trangénero (cross-dressing y drag) han estado presentes en diferentes aspectos mitológicos en diferentes culturas antiguas. Un ejemplo de la cultura griega cuenta la anécdota en la que Thetis, madre de Aquiles, escondió a su hijo vistiéndolo de mujer para evitar que fuese enlistado para el servicio militar de Odiseo en la Guerra de Troya.13

El travestismo también se presenta en diversos relatos folklóricos como Hua Mulan, balada china que cuenta la historia de una mujer que se enlista en el ejército haciéndose pasar por hombre.14 El travestismo se considera una abominación en la percepción bíblica, donde dice que un hombre no debe usar los ropajes que le corresponden a una mujer y viceversa, de manera que se cometa una rebelión o irrespeto contra lo que Dios designó en las personas (se refiere a la percepción discordante del género biológico).

Existen diferentes personajes históricos que han transgredido las normas sociales convencionales al recurrir al cross-dressing y al travestismo. Una historia cuenta el proceso en el que una mujer, la Papisa Juana, se convierte en el primer pontífice femenino cuando engaña a la iglesia al disfrazarse de hombre para ser electa para el Papado.16 En tiempos de la Edad Media y la Edad Moderna existieron otros personajes que recurrieron al cross-dressing para evadir las normas sociales como Juana de Arco, Catalina de Erauso y Sor Juana Inés de la Cruz.

Juana de Arco fue la primera líder militar femenina en Francia en la Guerra de los Cien Años y fue ejecutada por una corte católica, que declaró que merecía la hoguera por herejía y por haber tomado un papel exclusivamente masculino.17 En el caso de Catalina de Euraso, se disfrazó de un hombre para escapar de un convento, luego se convirtió en exploradora. Y Sor Juana Inés de la Cruz se vistió de hombre porque en la universidad no se aceptaban mujeres.18

En el siglo XVIII los género dramáticos incluían la participación de miembros del elenco masculino que se disfrazaban de personajes femeninos o viceversa. En la Comedia de la Restauración y el teatro kabuki eran frecuentes en el elenco los actores travestidos. Algunos cross-dressers en el siglo XVIII fueron: las piratas Anne Bonny y Mary Read, la militar Ulrika Eleonora Stålhammar, Bonnie Prince Charlie, el actor de comedia de Restauración Edward Kynaston y la marina/marino Hannah Snell.

En el siglo XIX y en el XX, el cross-dressing se convirtió en un elemento importante en diversos espectáculos de variedad del show business. Un elenco de determinado género se presentaba como un grupo de personajes del género contrario que se concentraban en espectáculos de burlesque, minstrel, vaudeville y revue.19 En tiempos de la Guerra de Secesión, la Primera Guerra Mundial se registraron algunas mujeres que combatieron disfrazadas de hombres.20 Algunos cross-dressers del siglo XIX y el siglo XX incluyen a: Chevaler d’Eon, George Sand, Dorothy Lawrence, Nellie Farren, Marlene Dietrich y Billy Tipton.

Cross-dressing
El cross-dressing o crossdressing es la práctica en la que se utiliza la vestimenta socialmente asignada al género opuesto.El cross-dressing tiene diversos motivos, pero no tiene un motivo específico. El cross-dressing es estereotípicamente y erróneamente asociado como una conducta transexual u homosexual, y es posible que se presente en cualquier orientación sexual y no necesariamente en referencia a un género u orientación específica. El cross-dressing se manifiesta con mayor frecuencia entre hombres heterosexuales.

El cross-dressing ha tenido diversos propósitos a lo largo de la historia, y ha sido principalmente un método de rebelión en el que se transgredían los preceptos sociales tradicionales religiosos, militares y educativos. El cross-dressing fue determinante en el desarrollo de la igualdad de género, y se ha presentado en diferentes íconos históricos que lucharon por obtener la ventajas sociales que le eran proporcionadas al género opuesto. El cross-dressing sirve como elemento artístico y en algunos casos como identidad sexual.