Y. Vázquez Mazariego – 

Acordáte de estos trucos para que no te falte toda la energía que necesitás para lograr lo que querés, mantener el peso y hacer ejercicio.

Dice la primera ley de la termodinámica que la energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma. En el caso de las personas deportistas, el ejemplo es claro.Nuestro cuerpo es una máquina energética, cuando comemos, introducimos energía en forma de nutrientes que se transforma en movimiento al correr, nadar, pedalear, saltar, mover pesas, etc. Somos energía en movimiento, estamos diseñados de forma eficiente, y como no somos vegetales, no podemos captar la energía del sol y transformar el agua y los minerales de la tierra en nutrientes; tenemos que comer cada día, alimentos de origen vegetal, la base de la cadena energética de los seres vivos, y de origen animal, el segundo eslabón en la cadena de nutrientes para las especies carnívoras u omnívoras como los seres humanos.

Todo este “temón filosófico-ecológico” es para explicar que todo está conectado, la energía del sol nos llega  a través de lo que comemos, y sin alimentos, no tenemos energía, no podemos vivir.

Una vez que tenemos claro que tenemos que comer para tener energía, lo siguiente es entender qué alimentos son los que mejor nos van para lograrlo. Nuestro cuerpo necesita un combustible especial, y aunque no somos tan delicados como un Ferrari (afortunadamente podemos sobrevivir con casi cualquier tipo de dieta, buena o mala), más nos vale aprender a comer bien si queremos vivir muchos años, a pleno rendimiento y con suficiente energía para hacer ejercicio y disfrutar de la vida.

10 alimentos que nos recargan energía

1. Agua. Es el líquido vital, dicen los expertos en supervivencia que podríamos sobrevivir casi un mes sólo con agua, sin alimentos. No sé si es verdad, ¿quién querría  comprobarlo? Pero si sé que necesitamos beber agua cada día, entre uno y dos litros al día. Si pudiera ser agua de manantial no tratada y potable, sería perfecto… y si no, agua de canilla, que podés dejar airear por la noche para que se evapore el cloro y así tener agua más limpia. Cuando notes cansancio, hidrátate bien, en el 90% de los casos, la deshidratación es la causa de fatiga, especialmente en deportistas.

2. Cítricos. Naranjas, mandarinas, pomelos y especialmente limones. Los cítricos no son sólo una fuente de vitamina C, antioxidante y antiinflamatoria. También son energizantes por su contenido en aceites esenciales volátiles que dan el olor cítrico característico;  y que seguro que has comprobado cómo te revitalizan, basta oler una naranja o un limón para sentir energía al instante.

3. Proteínas y hierro. En forma de carnes rojas o mariscos, y si optás por la dieta vegetariana, en forma de lentejas, soja y algas, y suplementos dietéticos. Tenné en cuenta que en deportistas hay riesgo de anemia por falta de hierro, porque para hacer frente al “gasto” que supone oxigenar los músculos activos, se necesita  un aporte extra de este mineral que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos hasta los tejidos. Si notás cansancio, agotamiento, palidez y no mejoras… acude al médico para hacerte una analítica y revisar tus niveles de hierro y ferritina. Las anemias son lentas de curar, paciencia.

4. Aceite de oliva virgen extra. Es la grasa más saludable que podés encontrar, y como todas las grasas, aporta el doble de energía que los carbohidratos y las proteínas. Pero no te agobies por las calorías, es una grasa cardiosaludable, protege tus articulaciones, mejora las digestiones, da sabor a los platos y hasta retrasa el envejecimiento. ¡Energizá tus platos!

5. Yogur. Es un alimento muy interesante porque es un lácteo fermentado que aporta proteínas, ácido láctico, vitamina D y calcio y contiene microorganismos vivos, los Lactobacillus y Streptococcus, que ayudan a la flora bacteriana del sistema digestivo, mejorando las digestiones y el sistema de defensa. En medicina china, la energía se genera en el estómago, ya que es donde se digieren los alimentos, así que los alimentos digestivos como los fermentados son considerados alimentos energéticos. Uno o dos yogures al día, naturales y sin azúcar, en tu desayuno o merienda, te aportan energía extra.

6. Nueces. Las nueces tienen un alto valor calórico por su contenido en grasas vegetales, por eso son una buena fuente de energía. Destacan entre los frutos secos por su contenido en minerales como el potasio, fósforo, magnesio y vitaminas B y su porcentaje equilibrado entre los ácidos grasos omega-3 y omega-6. Tené siempre a mano un puñado de nueces, en la oficina te proporcionan fósforo y energía para tu cerebro, y en los entrenamientos largos, su poder energético aumenta la resistencia y te lleva más lejos.

7. Brócoli y coliflor. La familia de las coles, las crucíferas, son uno de los vegetales más estudiados últimamente porque contiene compuestos derivados del azufre, los sulforafanos,con un gran poder antioxidante, capaces de eliminar células tumorales en laboratorio y con acción depurativa. Aparte, el coliflor mejora la capacidad pulmonar, y cuanto mejor funcione el sistema respiratorio, más oxígeno llega a la sangre y más CO2 retira, y eso también se nota en la energía cada día.

8. Cacao. El cacao era considerado un alimento sagrado por los aztecas para los sacerdotes y nobles, porque con la bebida de los granos machacados podían energizarse sin sentir agotamiento físico y mental. Ahora sabemos que es un alimento muy rico en grasas vegetales, con gran valor calórico que además contiene fibra y magnesio, lo que por un lado nos llena y por otro ayuda a la conducción de señales y energía a los músculos y al cerebro. Y como también contiene sustancias como la feniletilamina, que genera sensaciones parecidas a las de estar enamorados, nos da un efecto energizante. Siempre elegí chocolates con alto contenido en cacao puro, tipo 75-85% o  amargo y sin azúcares o leche.

9. Té. Es una forma saludable de tomar cafeína, pues este alcaloide es un falso amigo de la energía, tomado en pequeñas cantidades mejora el grado de alerta y aumenta la resistencia física y mental, pero cuando nos acostumbramos, aumentamos la dosis de cafeína y con eso terminamos provocando el agotamiento por excitación, lo que nos lleva a dormir poco y mal, a entrenarnos hasta el agotamiento o a cometer errores en cosas básicas. El té, tiene la ventaja de que es una infusión de una planta natural (Camellia sinensis)  diluida en agua caliente. Así te asegurás la hidratación para contrarrestar el efecto diurético de la cafeína, y como contiene antioxidantes, las epicatelocatequinas, es una bebida energética y saludable, con muchas variedades para elegir.

10. Banana. Todos sabemos que si nos falta energía, nada mejor que comerse una banana para sentirnos bien. Es una fruta rica en carbohidratos de asimilación media, que aporta energía a largo plazo, con vitaminas B, importantes para el metabolismo energético y minerales como el potasio para evitar calambres.Y la ventaja de la banana sobre otras frutas es que ya viene envasado para llevar, por lo que lo podés tener siempre en tu bolsa en el día a día o en tu bolsillo cuando entrenás