Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Úlceras

Úlceras

Una úlcera es una pérdida de sustancia en el revestimiento cutáneo o mucoso, que se acompaña de lesiones más o menos profundas en los tejidos subyacentes, los cuales dificultan la cicatrización. La úlcera puede presentarse en varias partes del cuerpo.

Véase la parte del cuerpo afectada, agregando que la persona enferma siente rencor y que su dolor interno es difícil de sanar. Sólo el perdón, como se explica al final de este libro, puede ayudarla a cicatrizar bien esa herida.

Una úlcera puede hallarse en la piel en el exterior del cuerpo (brazo, piernas, cornea del ojo, etc.) o en la pared de un órgano interno (estómago, intestino, hígado, boca, etc.). Una úlcera me llevará a tomar consciencia de que vivo grandes miedos e inseguridad. Me indica que me habita un estrés intenso y que me siento corroído, molesto, comido.

Según el lugar del cuerpo donde se desarrolle mi úlcera, me es posible descubrir lo que provoca este estado. Por ejemplo, si se halla en mi boca, puedo preguntarme lo que debo decir. Úlceras de estómago demuestran que hay algo que digiero mal. Regla general, una úlcera me indica que dejo que las cosas o la gente me irriten. Aprendo a dejar fluir, a calmarme.

La úlcera es un agujero, una erosión más o menos profunda de la pared gástrica. Es causada por una reducción de las defensas naturales de la pared estomacal ante la agresión ácida. Es resultado de una falta de mucosidad en la pared del estómago, que lo protege de digerirse a sí mismo por el efecto de sus propias secreciones.

La úlcera produce dolores parecidos a los calambres. Véase problemas del estómago, agregando que la persona afectada se siente agredida por los demás y no se cree capaz de defenderse. Experimenta un sentimiento de impotencia. Le beneficiaría contactar con sus defensas naturales sabiendo que lo logrará si cambia su percepción de los acontecimientos y de las personas.

Úlceras de estómago pueden producirse si tengo una débil estima de mí. Quiero tanto complacer a los demás que estoy listo para tragar cualquier cosa. Actuando así, reprimo mis emociones y mis propios deseos; no me respeto y acabo por reprochar a los demás de no respetarme. Me siento embaucado para mis adentros y llego hasta dramatizar cualquier suceso de mi vida. Además tengo dificultad en digerir todas estas contrariedades, estas inquietudes.

Es como un exceso de irritantes que se transforma en úlcera. Este irritante puede ser una persona o una situación que quiero evitar ver o afrontar pero esto es imposible y “esto” me queda en el estómago! Quisiera “expulsar” este irritante de mi espacio vital, de mi “territorio”.

Tengo tendencia a criticarme severamente e incluso quiero llegar a auto – destruirme. Mi cuerpo me indica que es tiempo de que descubra las cualidades que están en mí, que me aprecie a mi justo valor y que acepte mi necesidad de amor.

Úlcera: Cura a Raíz
Tu cuerpo no está separado de las cosas que sientes. El cuerpo es como una esponja que absorbe los estados emocionales y actitudes que vas teniendo día a día. Si el cuerpo arde, pica, duele o está incapacitado, etc., solo está reflejando la forma en que te sientes o te has sentido en tu vida. Ir a la actitud o emoción que la genera, es ir a la raíz del problema. Una vez que pongas en claro y en paz la actitud o emoción, el cuerpo simplemente no lo tendrá que mostrar más. Y para hacer esto, podemos hacer uso de la biodescodificación, una terapia que ayuda a ir a la raíz del problema o enfermedad.

Biodescodificación de una ulcera:
Si tienes un úlcera y no ha sanado por mas medicamentos o tratamientos que haces, necesitas sin duda considerar tu enojo y dolor interno, que es lo que está reflejando tu piel.

Revisa si no tienes la creencia de que la vida es difícil, si no sientes que las cosas son muy dolorosas y que las experiencias de vida que te han tocado han sido profundas al punto de “arder”. La creencia de que el dolor interno es difícil de sanar, puede estar causando que justamente tu úlcera no sane. “Es difícil sanar”, “La vida es dolorosa y dura”, “Me siento corroído por la vida, etc.

Estas actitudes hacia lo que ha sido tu vida, las está reflejando tu cuerpo. Necesitas empezar a tomar consciencia de tus miedos más profundos y de tu inseguridad respecto a los seres que amas. Puede ser que veas mucho sufrimiento a tu alrededor e injusticias, y permites que las experiencias y personas te irriten o te causen daño muy fácil.

Para sanar, necesitas hacer consciencia de tus verdaderas creencias respecto a la vida. Recuerda que la vida está hecha de nuestras actitudes, y que en el momento que cambiamos la forma de ver las cosas, la realidad cambia. Cierra tus ojos y empieza por comprender que la vida es lo que tu elijas, y que si hasta ahora el dolor te ha agobiado, en este momento tu elección de una nueva realidad es una vida placentera, armoniosa. Enfoca tus pensamientos en las cosas que si tienes y eres, en lo que te gustaría hacer crecer en tu vida, y no dependas de las personas alrededor para sentirte bien.

Ubica la parte donde está la úlcera y te será más sencillo sanarla. Por ejemplo:

ULCERA DE PIERNA: las piernas nos llevan hacia adelante y nos colocan en el lugar donde estamos. SI has sentido que tus piernas te han llevado a circunstancias de vida dolorosas, o has permitido que otras personas frustren tu camino o tus ganas de ir en tu propio sentido, y te has enfadado o disgustado con esto, as piernas lo reflejaran en una ulcera: “Me duele que hayas detenido mi camino” “Me duele que me hayas dejado caminar sola” “Me duele que no haya podido caminar hacia donde quiero”, etc.

ULCERA DE BOCA: estas que ardes por decir algo que no dices. Contienes tus palabras de ira, o hablas con mucha ira y desconsideración.

ULCERA DE ESTOMAGO: estas desmenuzando con mucha ira una experiencia o persona. “No se cómo pudiste hacerme esto” “No puedo con este dolor” “Esto es demasiado grande para mi”. Las ulceras de estómago hablan de impotencia, de una falta fuerte de amor a si mismo. “Me siento impotente, no podré hacerlo”. Revisa si no estas esperando mucho de los demás, sobre todo afecto y admiración.

Si tienes alguna úlcera y necesitas orientación, escríbenos y haremos lo posible por orientarte.