El útero es un órgano muscular hueco destinado a contener al huevo fecundado durante el embarazo y a expulsar al bebé al finalizar éste. Sus problemas más frecuentes son: FIBROMAS, RETROVERSIÓN, TRASTORNOS FUNCIONALES, INFECCIONES, TUMORES y CÁNCER, así como algunos problemas que afectan al cuello uterino. Te sugiero que consultes la enfermedad específica en este libro, además de la definición que sigue. Con respecto al DESCENSO DEL ÚTERO, que obstruye la vagina, véase problemas en la vagina.

Como el útero es el primer lugar en el que habita el futuro bebé, cualquier problema en este órgano se relaciona con el recibimiento, el hogar, la morada o el refugio de alguien. Cuando una mujer no puede dar a luz a causa de un problema en el útero, su cuerpo le dice que en lo más profundo de sí quiere tener un hijo, pero un miedo todavía más grande que su deseo influye hasta el punto de crearle un bloqueo físico que no le permite concebir.

También es posible que la mujer que está resentida consigo misma por no haber recibido bien a su hijo, sufra algún problema en esta parte de su cuerpo. Por otro lado, toda mujer que tiene un problema uterino es del tipo a la que le resulta difícil dedicar el tiempo necesario para hacer germinar una idea nueva antes de manifestarla concretamente.

Es probable que también presente problemas en el útero la mujer que se siente culpable de no crear un hogar lo bastante bueno para sus seres queridos.

Con este problema tu cuerpo te dice que verifiques si el miedo que te invade con respecto al parto (poco importa el área: un hijo, un proyecto, etc.) es real para ti y si es siempre cierto. Después, cualquiera que sea tu elección (hacer frente a tu miedo o dejarte influir por él), debes darte el derecho de tomarla.

De todas maneras, independientemente de la decisión que tomes, no escaparás a las consecuencias. Debes darte el derecho de ser humana y no tienes que rendirle cuentas a nadie. Tu vida y tus decisiones te pertenecen.

Tu cuerpo también te dice que sería preferible que esperaras más tiempo antes de actuar. Esto no quiere decir que no seas espontánea, sino que muestres más discernimiento en cuanto a la elección del momento para actuar espontáneamente. Date el derecho de tener límites. Por otro lado, es posible que utilices la expresión “No puedo concebirlo”, en el sentido de “No lo comprendo”. Esto podría ser suficiente para impedirte concebir en cualquier área.

El útero simboliza mi estado de mujer, es el hogar de mi creatividad. La nidación se opera en este santuario cálido y seguro. Problemas de ovarios o de útero me indican que es tiempo que desarrolle mi creatividad que me dará el poder de administrar mi vida.

Tengo interés en preguntarme: ¿Cómo me siento como mujer? ¿Me siento culpable, avergonzada o traicionada en el hecho de haber tenido, o no, hijos?” ¿Encuentro que es difícil ser mujer, esposa, madre, mujer de negocios, amante?” ¡Puede que tenga la sensación de retroceder!

En esta región de la pelvis, me es posible dar a luz otra vez, hacer renacer nuevos aspectos de mi ser; puedo ir hacia delante en mi búsqueda de mí misma. Si se desarrolla una enfermedad en mi útero, tal como un tumor por ejemplo, puedo preguntarme cómo percibo la sexualidad de los demás y particularmente la de mis hijos y de mis nietos. ¿Tengo la sensación que no es correcta, que sale de la normalidad, que esto no se hace? ¿Los siento en peligro moral o físico? ¿Hay algún riesgo de que estén heridos? ¿Hay algo que encuentro “feo” en relación con mis hijos y a su vida de pareja? ¿Estoy molestado frente al papel o el lugar que toma cada miembro de la familia?

Todas estas interrogaciones pueden referirse a mis hijos o mis nietos verdaderos o a un sobrino, un vecino o un alumno que considero como tal. Cualquier sea la situación, tomo consciencia que no tengo poder sobre la vida de los demás y que cada cual vive su vida a su modo. ¡Di la mejor educación a mis hijos, del mejor modo posible y puedo estar orgulloso/a de ello!