Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
¿Qué piensa usted de la Zoofilia?

¿Qué piensa usted de la Zoofilia?

Zoofilia, del griego zoon, “animal”, y philia, “amor” , también bestialismo , bestialidad o zoosexualidad, es una parafilia que consiste en la atracción sexual o incluso la realización del acto sexual entre un ser humano y otra especie animal.

Las personas que sienten esta afinidad o atracción sexual son conocidas como zoófilos, zoosexuales o simplemente “zoos”.

Para mayor claridad, en este artículo se utilizará el término zoofilia para la atracción sexual, y el término bestialismo para el acto sexual. La zoofilia es considerada como antinatural, y el acto sexual con otros animales como un abuso de éstos o como un “crimen contra la naturaleza” o un “delito nefando”.

La actividad o el deseo sexual zoófilo es considerado por la cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV (TR)), de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría)

Terminología

El término zoofilia fue introducido por primera vez en el estudio de la sexualidad por Richard Freiherr von Krafft-Ebing en 1894. Los términos zoosexualidad y zoosexual se utilizan aproximadamente desde 1980, en correlación con las orientaciones sexuales homosexualidad y heterosexualidad. El término zoosexualidad se refiere a todo el espectro de las emociones, la atracción sexual o la orientación sexual hacia los animales.

El ambiguo término sodomía ha sido empleado en algunas ocasiones en un contexto legal para referirse a actos bestialistas. En pornografía, el material que presenta prácticas sexuales entre humanos y animales no humanos lleva el nombre de zoofilia o bestialismo.

zoofilia

Estatus legal

Los actos de bestialismo son considerados ilegales en muchas legislaciones, mientras que en otras no se hace referencia directa al bestialismo (únicamente se remarca como delito el abuso de animales). En muchos países las leyes no estipulan si las relaciones sexuales con animales son implícitamente abusivas o un maltrato. Ello provoca que el bestialismo no esté claramente contemplado en sus legislaciones.

Desde enero de 2012, hay 34 Estados en Estados Unidos que condenan explícitamente las relaciones sexuales con animales (a veces bajo el nombre de “sodomía” o “crimen contra la naturaleza”).

Seis estados adoptaron recientemente una nueva legislación en contra: Oregon, Maine, Iowa, Illinois, Indiana, Missouri, Arizona, Alaska y Florida. Una equivocación que floreció en muchos estados fue la creencia de que al rechazar las cortes leyes que prohibían la “sodomía” (generalmente en el contexto de homosexualidad masculina), el bestialismo no volvería a ser ilegal.

Los estados donde es un “delito menor”: Alaska, Arkansas, California, Dakota del Norte, Florida, Iowa, Luisiana, Maryland, Maine, Minnesota, Missouri, Nebraska, Nueva York, Oregón, Pensilvania, Utah y Wisconsin.

Los estados donde la cópula con animales es un “delito grave”: Arizona, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Delaware, Georgia, Idaho, Illinois, Indiana, Massachusetts, Míchigan, Misisipi, Oklahoma, Rhode Island, Tennessee, Virginia y Washington.

Sentando Jurisprudencia

Hay 16 estados (y DC) no tienen leyes que prohíban la cópula con animales. Sin embargo, la zoofilia es un delito grave en Puerto Rico y está prohibido en Luisiana y Carolina del Norte, donde las leyes lo consideran un crimen contra la naturaleza.

La convicción de un hombre en Florida demostró que, incluso en estados sin leyes específicas en contra del bestialismo, se puede recurrir a estatutos en contra del maltrato de animales para condenarla (véase el caso de Randol Mitchell).

En 2011 un zoofilo en Shelby, Ohio, que tuvo relaciones sexuales con regularidad con sus perros fue arrestado y acusado de crueldad con los animales. Un incidente similar ocurrió en Metairie, Luisiana en 2012.

¿Cómo lo consideran en el resto del mundo?

Los que la Prohiben

El Reino Unido, la sección 69 del Acta de Ofensas Sexuales de 2003 prohíbe el bestialismo, y se redujo la sentencia a un máximo de dos años en prisión por penetración del pene humano en animales y viceversa.

En Canadá el bestialismo está prohibido (la sección 160 de su legislación lo prohíbe; nótese que no concreta más y, por tanto, el tema no queda del todo claro).

India, el bestialismo es ilegal. La sección 377 de la CIP (Código Penal indio) hace que sea ilegal que una persona tenga contacto sexual con un animal. “Quienquiera que voluntariamente tenga relaciones carnales contra la orden de la naturaleza con cualquier hombre, mujer o animal, será sancionado con cadena perpetua o con pena de prisión de cualquier descripción de plazo que puede extenderse a diez años y deberá también ser condenado a multa.” El castigo es más difícil que el castigo por violación; sin embargo, en esta sección sólo se considera la penetración.

Ecuador, el bestialismo es ilegal. Según el artículo 517 del Código Penal Ecuatoriano vigente: “la bestialidad se reprimirá con reclusión mayor de cuatro a ocho años”.

Zambia, el bestialismo es ilegal. El Código Penal (Cap 87, sección 115) prohíbe los “delitos contra natura”, que incluyen el “conocimiento carnal de un animal”.

Etiopía, el bestialismo es ilegal y es “penable por la ley”.

Las leyes de Australia incluyen el abuso hacia los animales. Hasta 2011, la cópula con animales era legal en el territorio perteneciente al capital de Australia y el de la Bahía de Jervis. La zoofilia ahora es ilegal en toda Australia, aunque cada Estado australiano tiene la posibilidad de derogar la legislación en el futuro.

Los que No la Prohiben

México y Japón, el bestialismo es legal y no lleva ninguna pena.

Hungría, el bestialismo es legal, siempre y cuando no se haga ningún daño físico al animal.

Países Bajos, en el año 2004, los periódicos del país informaron acerca de la preocupación de un legislador de que un hombre que había sido pillado fornicando con el caballo de un vecino no pudiera ser perseguido por no haber ninguna ley que prohibiera esto.

Los que viven en un espacio gris

Argentina existe un proyecto de ley que califica a la zoofilia como una conducta punible, sin embargo, no la penaliza.

Francia no existe el bestialismo como delito. Marcela Iacub cuenta el caso de un varón que mantenía relaciones sexuales con su pony, pero fue condenado a un año de prisión por maltrato animal.

España no hay ninguna ley que prohíba explícitamente las prácticas sexuales con animales, ni casos jurídicos registrados en los que se condenen. Sí hay, no obstante, leyes poco elaboradas en contra del maltrato animal.

Alemania, la cópula con animales no es ilegal explícitamente. Sin embargo, el material pornográfico que lo contenga, La República Federal de Alemania tenía una ley que lo prohibía, pero fue suprimida en 1969 (Paragraph 175).

La Alemania oriental, antes de la reunificación de las dos Alemanias, no poseía ninguna ley en contra del bestialismo; de todas formas, la pornografía bestialista estaba restringida fuertemente. Hubo leyes a favor de la protección de animales (Tierschutzgesetz).

zoofilia, Miguel Angel

Cuadro de Miguel Angel desaparecido de París en 1530. Ver lista completa de las despariciones de obras de Arte relacionadas al tema.

Los zoófilos en relación con otros grupos

A los zoófilos muchas veces se les confunde con los furries en sociedades donde dicha subcultura existe. Los furries son gente con un interés por el arte antropomórfico animal. Sería falso afirmar que todos los furries sienten deseo sexual por los animales. Muchos furries aprecian la compañía de animales y gustan de poseer arte erótico animal-antropomórfico. Sin embargo, la mayoría no desean extender su interés por los animales hacia el campo de la sexualidad.

Existe, no obstante, un reducido grupo de furries que también se consideran zoófilos, que se estima en un 5 por ciento del total (porcentaje similar al de la población zoófila entre el resto de la gente). Varias formas de fetichismo, como por ejemplo llevar disfraces de animales u otras tendencias, no suelen tener relación directa con la zoofilia.

La zoofilia no está relacionada con la caracterización animal de juegos y fantasías sexuales, donde una persona toma el rol de perro, caballo u otro animal mientras el compañero actúa de jinete, entrenador, criador o montador.

Estas actividades son juegos de rol sexuales y no tienen conexión implícita ni están asociados con la zoofilia. En vez de con la zoofilia, normalmente se asocian con prácticas sexuales de dominación y sumisión, como en el sadomasoquismo.

La actividad bestialista no pertenece a este grupo de actividades, normalmente sería considerada como actividad extremadamente extravagante en caso de que los participantes de este tipo de prácticas de sumisión llegaran a ponerla en práctica.

Zoofilia y salud

El contacto sexual con animales está asociado a varios riesgos significativos para la salud. Esto es similar a los riesgos sexuales en las interacciones de humano a humano, ya que los seres humanos son animales. Las áreas de preocupación posible son infecciones, lesiones físicas y reacción alérgica.

Las infecciones que se transmiten de los animales a los seres humanos se denominan zoonosis. Algunas zoonosis pueden transferirse a través de contacto casual, pero otros son transferidos mucho más fácilmente por las actividades que exponen a los seres humanos para el semen, fluidos vaginales, orina, saliva, las heces y sangre de animales.

Algunos riesgos para la salud incluyen brucelosis, leptospirosis, fiebre Q, rabia y Campylobacter. Sin embargo, en los animales que están bien cuidados, los riesgos son bajos. Además, estos riesgos no se limitan solo a actividades sexuales, pudiendo transmitirse de otras formas (por mordeduras, consumo de animales, etcétera). A excepción de primates, los animales no humanos no pueden transmitir el virus VIH a los seres humanos.

Un estudio de 2011 sugirió que la cópula con animales puede conducir a cáncer de pene en los varones;

Para obtener más información, véase “zoonosis” y consulte el artículo de Wikipedia en inglés acerca de zoofilia y salud.

Referencias en la cultura

En la mitología griega, Pasífae la esposa del rey Minos, se disfrazó de vaca para copular con el toro blanco Creta

En 378 los detractores del papa Dámaso I, encabezados por el antipapa Ursino, lo acusaron de abominaciones tales como violar a una cabra.

Según la obra Historia secreta de Procopio de Cesarea, antes de ser emperatriz, Teodora de Bizancio se ganaba la vida con espectáculos eróticos donde se esparcía granos de cebada en su vulva para que gansos entrenados las comiesen.

En la obra Las mil y una noches se relatan dos escenas manifiestas de zoofilia.

En la mitología de la Isla de Chiloé existe la leyenda del mítico perro Trehuaco, criatura que mantiene relaciones sexuales con las mujeres.

Entre las muchas aberraciones de las que se acuso al papa Benedicto IX (1012-1056) figura la violación animales.

Francia, en 1601, Claudine de Culam, una joven de 16 años, fue ahorcada junto con su perro tras un juicio que la encontró culpable en el cargo de zoofilia.

En la serie de acuarelas Los Borbones en pelota, atribuida a los hermanos Valeriano Domínguez Bécquer y Gustavo Adolfo Bécquer, se puede ver a Isabel II de España fornicando con un burro.

Referencias Contemporáneas

1971, la actriz Linda Lovelace actuó en Dog Fucker, un corto de bestialidad.

1973, el dramaturgo Peter Levin Shaffer escribió la obra Equus, en la que uno de los protagonistas es un adolescente que siente fascinación sexual y religiosa por los caballos.

La Bête (1975), discutida película de Walerian Borowczyk, basada en la leyenda de la Bestia de Gévaudan, narra la historia de una noble francesa que tiene relaciones sexuales con una criatura parecida a un perro gigante.

1977, el director Eloy de la Iglesia dirigió la película La criatura, en la que una mujer se enamora de un perro llamado Bruno.

1978, el director japonés Shôgorô Nishimura dirigió la película Dan Oniroku: Nawa-geshô, en la que una mujer, interpretada por Naomi Tani, asiste a unas clases para convertirse en una perfecta mujer-perro.

1979, el director Bigas Luna dirigió la película Caniche, en la que la pareja protagonista mantienen relaciones zoofílicas con sus perros.

Passion in the Desert, de Lavinia Currier, es una película de 1998 basada en una historia corta de Honoré de Balzac en la que un soldado napoleónico, perdido en el desierto egipcio, tiene un intenso romance con una leopardo llamado por él Simoom.

En la última década

El género pornográfico adquirió un subgénero propio dedicado a la zoofilia o incluso el bestialismo.

2006, en el capítulo 4 de la cuarta temporada de Nip/Tuck, Melissa Gilbert interpreta a Shari Noble, esposa de un soldado que, mientras este esta en la guerra, pierde un pezón en uno de sus constantes adulterios con su perro guardían

Sleeping Dogs Lie es una película que se estrenó en 2006 en España, en que una mujer le hace una felación a su perro. Tras esa acción, tiene que a aprender a vivir con ese secreto por miedo al rechazo de su familia, por el miedo a la soledad.

El documental Zoo, del año 2007, narra la historia de Kenneth Pinyan, un hombre que murió de peritonitis debido a una perforación en su colon después de relacionarse sexualmente con un caballo que lo penetró analmente.

Otras Referencias

Bestiality and Zoophilia
Bazant, M. (2002). Bestialismo: el delito nefando, 1800-1856. Colección Documentos de investigación.
Pierre Pichot coordinador general (1995). DSM IV, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.