La planificación y la organización de las tareas y rutinas resultan elementos básicos para aumentar la seguridad, la autonomía personal y la independencia, asistiendo y aportando tranquilidad a los líderes y personas que están a cargo del cuidado de otras, declara el Dr Fabián Sorrentino en su encuentro para Mentores.

Al tratar de lidiar con cambios inesperados hay personas que resultan incapaces de comprender irregularidades. Abordar eficazmente la irregularidad requiere desarrollar una competencia en si mismo.

Establecer hábitos claros y rutinas consistentes como el horario de levantarse, comer, trabajar, esparcirte o salir a pasear ayuda a definir una atmósfera predecible que aporta seguridad y confianza a todos los miembros de una familia o equipo de trabajo.

Preo antes de continuar hagamos una distinción de términos:

– La rutina es una costumbre personal establecida por conveniencia y que cuesta modificar, por ejemplo, colgar la bata en la percha antes de salir de casa. Puede resultar positiva o no. En ambos casos su valor es irrelevante. Ahora, si un habito edificante es practicado dentro de una rutina, puede resultar de gran aporte para tu vida.

– El hábito, por su parte, es un mecanismo estable que crea destrezas y podemos usar para distintas situaciones: por ejemplo, alimentarnos, asearnos o descansar apropiadamente.  Según Antonia Fernández Gutiérrez  “Son costumbres, actitudes, formas de conducta o comportamientos que conllevan pautas de conducta y aprendizajes. El hábito bien adquirido y usado nos permite hacer frente a los acontecimientos cotidianos”

Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo importantísimo de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar, escolar o laboral.

Por este motivo, planificar con antelación semanal o mensual, así como los eventos próximos que se salgan del patrón habitual (una visita al médico, una entrevista, una presentación o meeting, la visita de alguien nuevo, etc.) resulta muy eficaz para acabar con la incertidumbre de lo que puede llegar a ocurrir.

La repetición de un conjunto de actos cotidianos basados en valores, forman hábitos y la repetición de esos hábitos, virtudes.

Los hábitos en la vida cotidiana

La alimentación, por ejemplo, requiere de tres momentos clave: la preparación, la ingesta y el reposo, con sus diferentes funciones y cuidados. Veamos su planificación en este gráfico de orígen español: ¿Te lo habías planteado así alguna vez?

En este otro artículo por ejemplo se decriben rutinas para la limpieza del hogar, y en este, rutinas para personas con Alzheimer.

En algunos casos asumir cierta cuota de ellos puede cambiar nuestras vidas para mejor.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) en “Entornos Laborales Saludables: Fundamentos y Modelo de la OMS”, todas las personas, quienes pertenecen a una compañía, deben trabajar unidos para proporcionar condiciones físicas, psicológicas, sociales y organizacionales que protegen y promueven la salud y la seguridad a todos los miembros de la fuerza de trabajo. Esto permite a los líderes y trabajadores reducir las disfunciones por salud, mejorarla y ser más enérgicos, positivos y felices.

Construir ambientes de trabajo seguros y saludables ayuda a que todos hagan sus funciones a gusto, y no es un secreto que si las personas trabajan felices, hacen sus tareas de forma más positiva y productiva. Además, disminuir la probabilidad de accidentarse y enfermarse, reduce el ausentismo laboral por accidente o enfermedad.

“La implementación de buenos hábitos en el trabajo permite optimizar el tiempo y ser más eficientes. Esto no solo se enmarca en el aprovechamiento del tiempo, sino también en los costos que implica tener un trabajador incapacitado o re ubicado en una labor diferente a la cual fue contratado”. Javier Salcedo Martinez, psicólogo y especialista en Higiene, Seguridad y Salud en el Trabajo.

¿Quieres conocer algunos hábitos saludables para el trabajo?

Intégralos a tu rutina y notarás los cambios, tanto en tu alimentación como en tu silueta y rendimiento laboral.

Hábitos saludables en la oficina desayuno antes

Desayuna Bien en Casa

Levántate aunque sea unos 15 minutos más temprano todos los días para disfrutar de un completo y nutritivo desayuno antes de salir a trabajar. Recuerda que el desayuno es la comida más importante del día; si la descuidas, tu organismo sentirá la falta de energía y, además, te hará arrasar con tu alimentación en el trabajo, pues llegarás al almuerzo muy hambriento. ¡Esto es un peligro para tu dieta!

Hábitos saludables en la oficina cafe

Independízate del Café

Una taza de café a la tarde puede ser una buena idea para estimular nuestra concentración laboral, pero no te excedas: si bien la cafeína nos hace sentir más enérgicos en un primer momento, ese impulso luego baja. Esto nos hará sentir, incluso, más cansados de lo que estábamos. Para estar realmente fresco, despejado y con atención, limítate a 2 tazas de café al día o bien, a todos los vasos de agua que desees.

Hábitos saludables en la oficina viandas saludables

Lleva la Comida de Casa

La comida que preparamos en casa es mucho más sana y nutritiva que la gran mayoría de opciones de comida rápida que podemos encargar por delivery o en la cantina del trabajo. Si tienes la posiblidad de llevar viandas a tu oficina y comer allí, hazlo: esto te ayudará a cuidar tu alimentación y prevenir obstáculos en una dieta.

Hábitos saludables en la oficina snacks saludables

Snacks Saludables

Para prevenir los ataques de hambre a la tarde, lleva contigo varios snacks saludables como frutas frescas, frutos secos, pan o galletas de granos enteros o yogurt. Estos aperitivos sanos impedirán que te aferres a los dulces o snacks salados que podrían romper tu dieta. Además, tampoco es bueno que te quedes con hambre: ¿puedes, acaso, trabajar correctamente con tu estómago rugiendo? Lleva contigo o guarda en un cajón del escritorio cualquier snack saludable para combatir el hambre entre comidas.

Hábitos saludables en la oficina agua caliente

Consume Agua Caliente

Por experiencia propia, he comprbado que consumir agua caliente o infusiones de hiervas durante nuestra jornada de trabajo puede mejorar notoriamente el rendimiento, pues hidrata el organismo, despeja la mente, reduce el apetito y te hace sentir con más energía. Puntualmente, el agua caliente te ayuda a eliminar toxinas de tu organismo, mejora tu sistema digestivo y combate problemas en la piel. ¡Si en tus oficinas hay dispensadores de agua, aprovéchalos!

 

.
Hábitos y Rutinas en los Niños

1. Para que un niño se sienta seguro tiene que adquirir hábitos.

2. Los niños no conocen el orden de las cosas cuando nacen, por lo que los adultos debemos enseñarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, a través de actividades que se hacen todos los días de la misma manera.

3. Se repiten rituales que ayudan a que el niño vaya asimilando un esquema interno que convierte su mundo en un lugar predecible y, por lo tanto, seguro.

4. La alimentación, sueño e higiene son los primeros hábitos que tienen que aprender los niños. “La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad.” (R.Driekurs)

¿Cómo operan las vacaciones en esta rutina?

Quince días de vivir nuevos estímulos, visitar lugares desconocidos, convivir con otra gente y ruidos de los habituales, respirar distintos olores, etc puede suponer un estado de estrés para nuestro organismo. Esa es la explicación para quienes dicen: Necesito vacaciones de las vacaciones.  Al momento de regresar a los hábitos y las rutinas anteriores tienes la gran oportunidad de optimizarlas con habitos más saludables. ¿Aceptas el desafío?

Una compilación del Dr Fabián Sorrentino. Creador del Modelo MƐT® Este artículo es parte de la currícula de la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red. Y una extensión bibliográfica del Manual del Mentor.

Fuentes:
Habitos Saludables en la Oficina. Vix
Volviendo a los hábitos y las rutinas – El blog de CerQana
La importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y bebés