Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
No hay culpables generosos, ni altruístas infelices.

No hay culpables generosos, ni altruístas infelices.

Bienvenid@ a compartir con nosotros la Flor de la Generosidad.

La vida es un maravilloso escenario en el cuál transitamos de la naturaleza a la cultura y de la apropiación a la generosidad. Esto representa un tránsito de abajo hacia arriba y de izquierda a derecha según lo que propone esta imágen:

La amabilidad como acto de generosidad personal.

Puede parecer extraño, declara Katherine Giraldo, pero parece que al ser amables, bondadosos y generosos con los demás, nuestra autoestima mejora, sientiéndonos mejor respecto de nosotros mismos.

El ser generoso simplemente hace de nuestro pequeño mundo, un lugar mejor y más feliz para vivir.

Nacemos de una naturaleza generosa, que nos ofrece la vida como regalo. Nuestro desafío es devolver a la cultura una parte de eso que recibimos… así es como funciona la armonía.

¿Y es preciso apropiarnos primero, para luego manifestar la generosidad?

Para mi, este es el camino natural: ¿acaso un niño no necesita apropiarse primero de sus juguetes para luego compartirlos con sus compañeros?

Así es como en este proceso nos embarcamos en un viaje que va del egoísmo al altruismo.

Ayudar a otros, es una tarea que comienza por rescatar nuestros valores positivos y aprendiendo a valorar cada circunstancia es como terminamos con el miedo y las culpas.

No hay culpables generosos, ni altruístas infelices. La generosidad es parte de un proceso que comienza por la aceptación de nosotros mismos.

Como enseña la psicólogía, cuando un comportamiento va seguido de consecuencias positivas, tendemos a repetir las conductas generadoras. Si, por el contrario, nuestra actuación va acompañada de consecuencias negativas o de ausencia de resultados, tendemos a reducir o eliminar dicho comportamiento.

La conducta altruista, por lo tanto, responde a sembrar valores que en un terreno fertil, concluyen en testimonios.

¿Qué testimonio me llevó a esta reflexión?

Hace algo menos de un año, acepté el desafío de acompañar a unas amigas (desde mi trabajo como mentor y comunicador) al lanzamiento de una “Oganización No Gubernamental” en el escenario de Los Ángeles, California. Su nombre: Generaciones en Acción.

Una agencia destinada a acompañar a los inmigrantes (en su mayoría latinos) hacia el desarrollo integral del ser.

La tarea en equipo implicó varios frentes. Por un lado el aspecto legal-fundacional, la confección de una Misión, Visión y Valores, trabajo que lideró su directora ejecutiva: Patricia Veliz Macal. En segundo lugar establecer un sustento en un modelo epistemológico al que eligieron llamarle: Modelo Único Intergeneracional (MUI). En el trabajamos varias personas con experiencia transitada en educación y otras organizaciones no lucrativas.

Aquí va mi experiencia personal

Cuando comenzamos una de las primeras inquietudes que me surgieron en la confección del modelo fue: ¿que implica asistir al desarrollo integral del ser? ¿qué dimensiones serán necesarias atravesar para asistir a este desarrollo?

Patricia Veliz, Amanda Macal y Carla Osorio lideran el Team de Generaciones en Acción.

Las respuestas fueron llegando y así establecimos que el modelo tendría una implicancia directa en las siguientes 4 dinámicas: Personal, Profesional, Social y Espiritual.

Luego trabajamos en fundamentar cada unos de los valores, dimos ejemplos, en las diferentes formas en que nos tornamos funcionales y disfuncionales. Abordamos las clasificaciones intergeneracionales desde todas las teorías que hay al respecto, hasta ir conectándonos con ese desarrollo.

Paso a paso fuimos completando el modelo y así fue como comprendí mejor el tránsito planteado en la imágen. Donde los cuatro pétalos inferiores representan a actividades que colaboran en la manifestación de las 4 cualidades representadas en los petalos superiores. Paso a paso, hasta formar la flor, dónde cada petalo conecta a través del centro con la belleza de nuestro carácter global expresado.

Hoy, luego de las primeras intervenciones en Argentina y EE.UU el modelo se va observando más consistente, como va sucediendo en nuestras vidas. Mientras que seguiremos integrando herramientas (en los distintos encuentros) para que todos los participantes puedan gestionar mejor sus vidas…

El próximo paso es ponerlo a prueba generósamente a lo largo de un año consecutivo en los distintos encuentros, para luego asistir a la etapa de reformulación.

Estamos convencidos de que la generosidad expresada en nuestras conductas generará prosperidad en la comunidad que habitamos. Por lo tanto, nuestro compromiso está en mirar hacia adelante y seguir sembrando.

Para conseguir esta publicación contactar con la Agencia.

El contenido de ste artículo ha sido extractado del Manual del Mentor, en su versión 2017 | Copyright 1995-2017 www.sonria.com | Autor: Dr Fabián Sorrentino y Staff. No se puede reproducir sin permiso expreso del autor.

 

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.