Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Perfil del Emprendedor Transformativo

Perfil del Emprendedor Transformativo

Al iniciar una nueva organización se apuesta todo, se tiene la motivación y cierta incertidumbre ante lo que está por venir, una de las consideraciones más importantes para que un proyecto funcione es el perfil del emprendedor.

Según diversos estudios, los emprendedores no son todos iguales, a medida que van madurando comparten algunas de las siguientes cualidades o competencias entrenables.

0 Etapa Inicial::

Resiliencia
Capacidad de superar las adversidades. Muchas de las características enunciadas tienen que ver con aspectos vinculados a la gestión y al proceso administrativo; ello porque los emprendedores exitosos no sólo son optimistas y entusiastas a la hora de iniciar el negocio, sino que además poseen las competencias necesarias para administrarlo de forma eficiente luego de la puesta en marcha, y para lograr que el negocio sobreviva en el largo plazo.

1 De Nivel 1:

Pasión y entusiasmo por cumplir con sus sueños.
La pasión es una herramienta indispensable en todo emprendedor, ya que con ella se impulsa desde el entusiasmo a ir hacia sus sueños.

Disposición a asumir riesgos:
Supone una predisposición a no evitar situaciones que impliquen incertidumbre o riesgo potencial.

La persona emprendedora requiere asumir riesgos calculados. El proceso de creación de una empresa no se acomete (o, al menos, nunca debería hacerlo) de manera aleatoria. El emprendedor ha analizado el entorno, ha diseñado su producto o servicio, ha analizado la viabilidad de su negocio y ha establecido unos resultados previsibles para su actividad.

Resultará contraproducente asumir demasiados riesgos si la realidad lo desaconseja, o trabajar en un ambiente de total inseguridad. Por tanto, es necesario calcular los riesgos de cada decisión que se tome y, por supuesto, evitar los que sean innecesarios.

2 De Nivel 2:

Espíritu de independencia y autonomía.
Los emprendedores son personas que prefieren trabajar para ellos mismos en vez de hacerlo para otros, creando sus propias reglas y evitando la influencia de presiones externas.

Orientación comercial.
Tiene que ver con la preferencia por las relaciones interpersonales laborales, lo que incluye la capacidad de comunicación y de obtención de la información adecuada para lograr los objetivos que se persiguen, o para la generación de relaciones de colaboración.

Las habilidades o competencias más directamente relacionadas con este rasgo son las que tienen que ver con las habilidades de comunicación interpersonal, negociación y venta.

El emprendedor no actúa aislado: el desarrollo de su proyecto, su puesta en marcha y su crecimiento y éxito van a depender de las relaciones que establezca en diferentes ámbitos, por lo que conviene que tenga facilidad para las relaciones personales, para la comunicación y para la negociación. Por supuesto, debe tener habilidades para la venta y una fuerte orientación al servicio a su cliente.

Autoconfianza.
La autoconfianza es la capacidad del individuo en creer en sí mimo, y en la posibilidad de conseguir sus metas personales.

La persona emprendedora tiene que tener confianza absoluta en su proyecto y en que está preparada para sacarlo adelante. Va tomar decisiones y lo tiene que hacer de manera decidida, sin miedo y confiando en sí misma, aunque puedan ser erróneas o el resultado no sea el esperado.

La confianza debe extenderse también a las personas que van a formar parte de la empresa. Y es que esta capacidad (estrechamente relacionada con la autoestima personal) se relaciona directamente con algunas habilidades de liderazgo como la motivación.

3 De Nivel 3:

Dominio Propio:
Se relaciona con la capacidad de la persona para asumir la responsabilidad de sus propias acciones.

En ocasiones, la persona emprendedora puede culpar de sus propias decisiones a otras personas o circunstancias. Esto sucede porque su expectativa de control es externa, esto es, considera que el resultado de sus acciones se debe a la suerte o a causas no relacionadas con su conducta.

Pero realmente es necesario que su expectativa de control sea interna y asuma la independencia de sus acciones con respecto al entorno y la relación entre su conducta y el resultado. A eso lo llamamos: dominio propio.

Perseverancia y Tolerancia a la Frustración
Ser perseverante significa no abandonar el emprendimiento ante la primera dificultad; es ser constante en el camino hacia el logro de los objetivos planteados.

La tolerancia a la frustración puede definirse como la capacidad de persistir en la conducta encaminada a obtener un resultado, a pesar de las dificultades o retrasos que hayan de enfrentarse. Es normal que no todo salga bien a la primera y tropezar varias veces, pero es necesario saber afrontar los obstáculos que se pueden interponer en el camino y perseverar.

4 De Nivel 4:

Proactividad y Capacidad de adaptación al cambio.
Ser proactivo no significa solamente tomar la iniciativa; es intentar influir en el curso de los hechos para hacer que las cosas sucedan.
Los emprendedores ven el cambio como algo favorable, como una situación de la cual se puede sacar provecho y por lo tanto, no son reticentes, sino flexibles al cambio.

Optimismo
Los emprendedores son optimistas; crean en sus mentes la imagen de un futuro favorable, una visión exitosa.

Habilidad para la toma de decisiones.
Requiere de conocerse, conocer y compatibilizar los dos aspectos que siempre intervienen en toda toma de decisiones: el racional, que implica realizar un detallado análisis con el máximo de información, y el emocional, vinculado más a las motivaciones y los sentimientos.

.
5 De Nivel 5:

Habilidad para la comunicación.
Es la capacidad para transmitir los propios pensamientos, opiniones y valores de forma tal que el receptor pueda crearse internamente la misma imagen que existe en la mente del emprendedor.

Liderazgo y capacidad de motivar personas.
El emprendedor es capaz de identificar cuáles son los factores que motivan a las personas y de esa forma, influir en ellas para que se esfuercen voluntariamente en la consecución de los objetivos organizacionales.

Capacidad de Negociación
Requiere de ser capaz de lograr intercambios que resulten beneficiosos para todas las partes que intervienen en la negociación.

6 De Nivel 6:

Liderazgo en Servicio
El concepto proviene del trabajo pionero de Robert K. Greenleaf.

Afrontémoslo, el liderazgo tiene mala reputación. Debido a lo que va desde los escándalos sexuales hasta la malversación, desde el monstruo hambriento de poder hasta el inepto burócrata, a muchas personas se les dificulta tener fe en sus líderes y trabajar conjunta y eficientemente con ellos para alcanzar metas comunes.

Sin embargo, aún existen personas que lideran eticamente, con el fin de asistir al desarrollo de otros, en vez de utilizarlo egoístamente. Estas personas llegan a ser líderes para servir a otras personas de la mejor manera.

¿Cómo es eso? Durante su servicio, se han dado cuenta que pueden hacer el mayor bien si aceptan las responsabilidades y posibilidades del liderazgo. Nosotros llamamos a estos líderes que han surgido del deseo de servir más eficientemente, líderes para el servicio.

7 De Nivel 7:

Creatividad.
Es la capacidad de comprometerse con propuestas innovadoras a través de la generación de ideas nuevas o de nuevas asociaciones de ideas existentes; es la capacidad de abordar de forma original la problemática cotidiana, de crear cosas nuevas o crear nuevas formas de hacer las cosas.

Fuentes Consultadas:

Carmen Alicia Piedrahita Pacheco de Gerencie.com, YosoyPyme y Jenette Nagy.

Crece la Actividad Emprendedora en la Argentina

Hasta la próxima. Dr Fabián Sorrentino. Creador del Modelo MƐT®
Esta nota forma parte de una serie de artículos ofrecidos en la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red. Como extensión del Manual del Mentor.

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.