Pages Menu
RssFacebook
El Ser y la Existencia

El Ser y la Existencia

Este tema es el puntapié inicial para el comienzo de tu carrera, ya que es técnicamente imposible comenzar un proceso de superación personal sin aprender previamente a soltar el pasado. Sin reconocer las corazas que nos limitan. Declara el Dr. Fabián Sorrentino. Director Académico de SER.RED en nuestro primer día de clases.

En adelante va una síntesis de esa 1er clase. Por la que estoy profundamente agradecido. Carlos.

No importa qué carrera estés cursando, en qué cargo o profesión te desempeñes. El proceso de auto-descubrimiento de vos mismo es un regalo, que nadie, con el real compromiso de llegar lejos, puede perdérselo.

¡Ser o no ser: he aquí la cuestión!
Así es como William Shakespeare comienza su libro… ¿Qué hace, a nuestro criterio, que este texto se haya convertido en uno de los más memorables de la literatura mundial?

ws

En nuestra opinión, lo que lo hace memorable es que todo ser humano, independientemente de su raza, credo, nacionalidad o religión está invitado a descubrir sus orígenes en lugar de actuar, quedando reducido a sus instintos. Invitado a contactarse con quién es, con ese potencial que nos hace únicos e irrepetibles.

Un potencial en constante superación que se manifiesta auto-limitado cuando los hábitos adquiridos y la adhesión a modelos mentales externos ocupan el lugar que por desconocimiento e ignorancia hemos renunciado.

Si examinamos nuestra existencia veremos que parece que hay algo que está empujando, una motivación fundamental que impulsa la vida en todas las formas que adopta, una finalidad. Ésta es la de que “todo tiende a crecer, todo tiende a desarrollarse, a superarse”. Ronald Hubbard, creador de la Dianética, llama a esto instinto de supervivencia.

La vida, a través de sus formas, tiene como consigna actualizar el potencial que trae consigo. Y junto con este desarrollo va inherente una conciencia interna de madurez y de plenitud.

feliz

Antonio Blay postula que el potencial está constituido substancialmente por 3 cualidades: La Energía, la Inteligencia y la Afectividad.

De la energía derivan todos los procesos energéticos. De la inteligencia los modos de conocimiento y de la afectividad el sentirnos plenos, el amar; lo que comúnmente llamamos
ser felices. De estas tres cualidades y sus interrelaciones, se construye para Blay toda la complejidad de nuestra vida anímica.

Es decir, que nuestra vida es como un up-date progresivo de este potencial de inteligencia, energía y amor-felicidad. Que la plenitud nunca viene como resultado de una adquisisión, sino como resultado de una plena actualización de nuestro potencial.

Lo exterior cumple para nosotros la función esencial de aportación de los elementos primarios necesarios para este desarrollo, para que yo pueda actualizar y para que al actualizar pueda construir. Lo exterior es el suministro de materia gracias al cual lo que es mi facultad básica se convierte en algo concreto, se construye.

No podemos vivir otra plenitud que la que es consecuente a nuestra capacidad de comprender, de amar y de actuar.

La respuesta que damos depende de nosotros, la creo mi persona. Por lo tanto somos dueños de nuestras narrativas (la manera en que contamos los hechos transcurridos, que no es lo mismo que los hechos) y es precisamente esta narrativa la que nos invita a la superación personal. No tenemos ningún otro modo de superarnos si no es mediante el entrenamiento activo. Y en ese entrenamiento, el cuerpo-mente, el lenguaje, las emociones y el espíritu juegan un papel decisivo.

entrenado

Somos la resultante de lo que nos hemos entrenado en todos esos dominios, ni más ni menos.

Nuestra vida está construida sobre la creencia adquirida de que son las circunstancias y las personas que nos rodean las que hacen que seamos felices o desgraciados. Hemos edificado nuestra vida sobre la creencia de que el mundo nos está dando o quitando felicidad, plenitud, etc.

Mientras estemos esperando que los demás nos den habrá siempre una manipulación de los demás para conseguir que nos den, que nos den afecto, seguridad, energía. Y cuando estamos empezando a vivir directamente lo que somos es cuando podemos empezar a abrirnos a los demás de un modo auténtico, libre de manipulación, sin seducir al otro ni generar una relación transaccional.

La existencia concreta está hecha de cualidades positivas (energía, inteligencia y amor-felicidad) esto es para Blay la materia prima de la existencia y del ser humano.

emociones
Las cualidades son substanciales. Considerando al defecto como la menor presencia o la insuficiente presencia de una cualidad, que al ponerle un nombre lo cosificamos, convirtiendo en cosa un punto de vista, una menor presencia de la substancia.

Por esto, en primer lugar conviene ver que lo que llamamos defectos como un insuficiente desarrollo de nuestras cualidades. No se puede luchar contra algo que no existe. Lo único que tiene sentido es ir en favor de lo que sí existe, y en la medida que nos alineamos y ejercitamos más se expande nuestra inteligencia, afectividad, energía, espiritualidad y eso que llamabamos defecto, desaparece.

ositoHaciendo más foco en nuestra visión personal (alineado con nuestro propósito) y las cualidades desarrolladas, que en nuestros condicionamientos y el desafío del contexto que nos rodea.

Es por eso que a nuestro criterio no hay cosas y situaciones fáciles o difíciles, sino personas preparadas o no preparadas para confrontar las circunstancias.

Extracto de un entrenamiento de la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red: del Dr Fabián Sorrentino. Copyright 1995-2016

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.