El término subcultura se usa en sociología y antropología para definir a un grupo de personas con un conjunto distintivo de comportamientos y creencias que les diferencia dentro de la cultura dominante de la que forman parte.

La subcultura puede formarse a partir de la edadgrupo étnico o género de sus miembros. Las cualidades que determinan que una subcultura aparezca pueden ser estéticas, políticas, sexuales o una combinación de ellas.

Las subculturas se definen a menudo por su oposición a los valores de la cultura dominante a la que pertenecen, aunque esta definición no es universalmente aceptada, ya que no siempre se produce una oposición entre la subcultura y la cultura de una manera radical.

El término tribus urbanas, muchas veces es usado como sinónimo, refiriéndonos a los amigos, pandillas o simplemente agrupaciones de jóvenes que visten de forma similar, poseen hábitos comunes y lugares de reunión. En una búsqueda voluntaria de lo semejante o simplemente por el placer de estar juntos.

Desde ya esta definición vulgar no le hace honor al concepto de Tribus Urbanas, que personalmente encuentro mejor expresado en el Diccionario Enciclopédico de Sociología:

«Unidad étnica que se caracteriza por el mismo idioma y cultura, la conciencia colectiva y el sentimiento de pertenencia común, así como por el lugar de residencia en común o la emigración. Para la tribu son esenciales los símbolos comunes, las tradiciones estables y la venta colectiva hegemónica».

Algunos críticos y analistas dicen que el fenómeno de las tribus urbanas no es nada más que la búsqueda de los jóvenes por aquella identidad tan añorada. Cuando un joven se une a una sociedad que posee las mismas tendencias y pensamientos que él, éste se sentirá identificado tanto con el grupo como con sus símbolos.

La identidad de cada una de estas tribus variará según su ideología y según la persona misma, por ejemplo, mientras que los skinheads son de tendencias violentas, los hippies no rivalizan contra ningún grupo, pues son pacifistas y no hay grupo alguno que les sea íntegramente opuesto.

Orígenes y uso del mismo término

Surgió en la segunda mitad del Siglo XX, cuando en las grandes ciudades empezaron a aparecer y expandirse algunas subculturas entre los jóvenes  como por ejemplo los hippies, los skins o los punks, que tenían formas de pensar y de actuar independientes a los impuestos por la cultura imperante en la sociedad. Estas subculturas se expandieron de ciudad en ciudad, dando lugar a un fenómeno donde las personas se identificaban con la forma de ser y de pensar de su tribu, creando ecosistemas de pensamientos independientes y paralelos a los del resto de la sociedad en general.

Habitualmente las personas de una tribu urbana se caracterizan por tender a juntarse con otros individuos de su misma tribu, y una vez juntos compartir gustos comunes entre sus miembros, como por ejemplo la forma de vestir, el tipo de música que escuchan, los lugares a los que acuden, la forma de hablar, la ideología, los ocios o la forma de pasar el tiempo libre.

Formar parte de una de las tribus urbanas consiste en buscar en los congéneres modos de pensar y de sentir similares a los propios, compartiendo una cultura, sin ser necesariamente conscientes de ello. El placer de pertenecer a una tribu urbana proviene de la suspensión de la exigencia de adaptarse a un universo adulto o social y a sus reglas de pensamiento y de conducta.

A veces, las tribus urbanas autorizan actividades que están en los límites de las reglas morales y sociales: el juego, la bebida, el escándalo, las reivindicaciones… Sin embargo, las actividades realizadas no son el objetivo esencial de la banda: el objetivo es el de estar juntos porque se es semejante.
Ya en 1950, el teórico David Riesman distinguía entre una mayoría, «que pasivamente aceptaba estilos y significados provistos comercialmente, y una “subcultura” que buscaba activamente un estilo minoritario.
.
En las imágenes, un ejemplo de una subcultura latina, los cumbieros, frente a una anglosajona.



Algunas Características

Una cultura es frecuentemente asociada a personas de todas las edades y clases sociales que poseen preferencias comunes en el entretenimiento, en el significado de ciertos símbolos utilizados y en el uso de los medios sociales de comunicación, conducta, idiosincrasia y del lenguaje entre otras no tan notorias.

En ese sentido se dice también que las corporaciones, las sectas, y muchos otros grupos o segmentos de la sociedad, con diferentes y numerosos componentes de la cultura simbólica o no material pueden ser observados y estudiados como subculturas. Algunas de las subculturas son simplemente grupos de adolescentes con gustos comunes, como por ejemplo los emo. En los últimos años se ha considerado como una adopción de personalidad pero no está completamente comprobado. Es necesario observar que el interaccionismo simbólico es fundamental en una subcultura.

De acuerdo con teóricos importantes que han estudiado las subculturas como Dick Hebdige, los miembros de una subcultura señalarán a menudo su pertenencia a la misma mediante un uso distintivo de ropa y estilo. Por lo tanto, el estudio de una subcultura consiste con frecuencia en el estudio del simbolismo asociado a la ropa, la música y otras costumbres de sus miembros, y también de las formas en las que estos mismos símbolos son interpretados por miembros de la cultura dominante.

Si la subcultura se caracteriza por una oposición sistemática a la cultura dominante, entonces puede ser descrita como una contracultura.

En algunas subculturas existen elementos de iniciación a sus adeptos, es decir un ritual que acentúa la introducción del iniciado a la nueva comunidad. Por ejemplo, los tatuajes o modificaciones corporales.

Modificaciones Corporales

Si bien desde tiempos de la época precolombina en México se tenía una visión muy diversa con respecto a las modificaciones corporales, las principales eran escarificacionesperforaciones y el uso de pigmentos naturales en la piel.

Por mucho tiempo los tatuajes se han asociado a valores negativos en el marco de una sociedad que privilegia la higiene —en cualquiera de sus expresiones— como reflejo de la “honorabilidad” de una persona. Prejuiciosamente, tener tatuajes se remite a un comportamiento propio de clases bajas y marginadas, de delincuentes que estuvieron en prisión (debido a la diferente simbología utilizada dentro de las prisiones), un pensamiento que sin duda suena anacrónico y caduco pero que, en algunos países, tiene una sorprendente vigencia.

Por ello las figuras contemporáneas han luchado para la creación de leyes y un trato de igualdad y equidad. En estas épocas fácilmente podemos ver a personas tatuadas de distintos niveles socioeconómicos, ya que la expresión y cultura no se encierra a las posibilidades monetarias, un gusto, una adicción que embellece y adorna al cuerpo.

Buscando más cerca de este tema comencé por lanzar una búsqueda de imágenes en google y me encontré con este escenario. Si quieres repetir la experiencia haz click tu en la imagen y te encontrarás con tus propios resultados.

Ahora dime, ¿que impulso puede llevar a un ser humano a una búsqueda semejante? Lo importante de responder a esto reflexionando tiene que ver con asumir la conciencia de porque, como sociedad, nos están sucediendo determinadas cosas. Sin esta conciencia, lo que empieza como un juego de exploración de la identidad, vital para todo ser humano, termina llevándonos a la mutilación, el dolor y posterior sufrimiento.

El concepto de Tribu en la actualidad

Aunque las distintas tribus nacieron en circunstancias históricas y geográficas determinadas, al difundirse se fusionaron de forma diferente en las distintas culturas.

Por lo tanto, aunque estamos elaborando una clasificación de cohorte etario para Latinoamérica, te invitamos a tomarlo solo como guía.

Es muy complicado que lleguemos a un acuerdo. Las influencias naturales, nativas y socioculturales de cada sector geográfico hicieron de cada una de estas narrativas hegemónicas y mediáticas sus propias subculturas.

Por lo tanto, somos conscientes de que independientemente de cuando surgieron, aparece otra época, que es cuando explotaron (suddenly boom). Hecho que quizá sea atemporal respecto del momento en que vos (como individuo) te cruzaste con ellas, las conociste, les prestaste atención, las aceptaste o rechazaste, las adoptaste, las resististe, y/o las juzgaste… y una decisión personal que decreta cuando cambiaste por otra o las trascendiste.

Y este tiempo, es Independientemente del que han permanecido vigentes, ya que muchas de ellas nos influyeron por más de 30 o 40 años.

La siguientes imágenes corresponden a una tribu actual denominada: Harajuku, que consiste un usar ropa tradicional japonesa mezclada con prendas occidentales.

A mi manera de ver nos encontramos frente a una desvirtuación del concepto original de tribu, disminuyéndolo a los intereses particulares de una moda.

Una compilación y posterior desarrollo del Dr Fabián Sorrentino, creador del Modelo MƐT® Este artículo es parte de la currícula de la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red. Y una extensión bibliográfica del Manual del Mentor.