Comenzó a funcionar en 2014 tras la premisa: “¿Cómo sería Harvard si la pudiéramos armar hoy?”. No tienen un campus fijo ni exámenes, aunque sus resultados sorprenden. Autoridades y estudiantes comparten sus experiencias en este artículo.

Minerva Schools at KGI es un programa universitario con sede en San Francisco, California . Es una asociación entre el Proyecto Minerva y Keck Graduate Institute (KGI), un miembro del Consorcio de la Universidad de Claremont . Ofrece tanto un programa de pregrado de cuatro años como un programa de maestría en ciencias. El Proyecto Minerva es una corporación con fines de lucro que posee la plataforma tecnológica en la que opera la escuela. Minerva Schools en KGI es una institución sin fines de lucro que se basa en el Proyecto Minerva para serviciosEl Minerva Institute for Research and Scholarship es un segundo brazo sin fines de lucro que otorga becas a estudiantes de Minerva Schools, apoya la investigación académica de los profesores y otorga el Premio Minerva a la excelencia docente.

Algo de Historia

En abril de 2012, el Proyecto Minerva recibió US$ 25,000,000 en fondos de riesgo de Benchmark Capital para crear el programa de pregrado que se convertiría en las Escuelas Minerva en KGI.  Stephen Kosslyn se unió a Minerva en marzo de 2013 para servir como Decano Fundador. Antes de unirse a Minerva, Kosslyn se desempeñó como Directora del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Stanford y Decana de Ciencias Sociales en la Universidad de Harvard . Kosslyn fue responsable de contratar a los directores de las cuatro universidades en la Escuela de Artes y Ciencias y de supervisar el desarrollo del plan de estudios basado en el seminario de Minerva. En julio de 2013, Minerva Project se asoció con el Keck Graduate Institute para lanzar oficialmente las Escuelas Minerva en KGI. 

Minerva recibió la acreditación regional de WASC para cinco de sus programas: la Licenciatura en Ciencias en Ciencias Sociales, la Licenciatura en Artes en Artes y Humanidades, la Licenciatura en Ciencias en Ciencias Naturales, la Licenciatura en Ciencias en Computación y la Licenciatura en Ciencias en Negocio.

Minerva admitió su primera clase en 2014. La escuela ofreció cupos a 69 estudiantes, de un total de 2,464 solicitudes. 29 estudiantes se matricularon y otorgaron 69 aceptaciones que resultaron en una tasa de aceptación del 2.8% y un rendimiento del 42%.

A partir de 2016, Minerva se expandió a la educación de posgrado al ofrecer una Maestría en Ciencias en Análisis de Decisión. 

En 2017, la escuela tenía una tasa de admisión del 2% y un rendimiento de aceptación del 57%.

Facultad

  • Dra. Diane F. Halpern como Dean Emerita, Ciencias Sociales 
  • Dr. Eric Bonabeau como Dean Emerita, Ciencias computacionales 
  • Dr. James D. Sterling como Dean Emerita, Ciencias Naturales 
  • Dr. Daniel Levitin como Dean Emerita, Arte y Humanidades 

En enero de 2015, Minerva anunció la contratación de la Dra. Vicki Chandler como Decana de la Facultad de Ciencias Naturales. Chandler fue anteriormente Director de Programas de la Fundación Gordon y Betty Moore y profesor en los Departamentos de Ciencias de las Plantas y en el Instituto BIO5 de la Universidad de Arizona . En enero de 2018, Chandler fue ascendido a Director Académico.

En enero de 2016, el Dr. Richard Holman fue anunciado como Decano de la Facultad de Ciencias ComputacionalesMás tarde, ese mismo año, en noviembre, también se anunció la contratación del Dr. Brian Ross como Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y el Dr. John Percival como Decano de la Facultad de NegociosEn mayo de 2018, los colegios se agruparon en dos divisiones: la División de Artes y Ciencias, dirigida por el Dr. Ross, y la División de Ciencias Empresariales y Computacionales, dirigida por el Dr. Holman.

Los profesores están capacitados para utilizar la plataforma de aprendizaje patentada de Minerva, el Foro de aprendizaje activo. Facultad conservan los derechos de propiedad intelectual de su investigación.

Pedagogía Andragógica

Los cursos se llevan a cabo como seminarios en línea con un máximo de 19 estudiantes. Minerva aplica un estudio de 1972 que muestra que la memoria se mejora con tareas cognitivas “profundas”. Tales tareas incluyen trabajar con material, aplicarlo y discutir sobre él en lugar de memorización de memoria . Todas las clases comienzan con una prueba corta y terminan con una segunda más tarde en la clase, que se afirma que aumenta la retención. La grabación automatizada del rendimiento de los estudiantes permite el seguimiento del progreso.

Los estudiantes inicialmente toman cuatro “Cursos de piedra angular” que presentan “Hábitos de la mente” y “Conceptos fundamentales” que abarcan las ciencias y las humanidades. En una clase de ciencias, por ejemplo, los estudiantes desarrollan una comprensión de la necesidad de experimentos controlados. En una clase de humanidades, aprenden las técnicas clásicas de la retórica y desarrollan habilidades persuasivas básicas. El currículo luego se construye desde esa base. Minerva anima a los estudiantes a usar cursos masivos abiertos en línea para aprender lo que normalmente se enseña en los cursos de primer año. 

La dinámica convencional entre alumnos y docentes se rompe. “El profesor cumple un rol distinto, no es el que presenta el contenido sino que facilita la discusión y nos guía”, explicó la estudiante argentina. Deben estar abiertos a debatir y responder preguntas. Por ello, su selección, al igual que la de los alumnos, es implacable. Pasan por un proceso de entrevistas que, en casos, se graban para comparar a los distintos candidatos hasta llegar al último paso: una clase de verdad, en vivo, con 18 alumnos que ofrecen su devolución.

El proceso de admisión tiene tres partes. “Quién sos”, que involucra información personal, educación, intereses, calificaciones. “Cómo pensás”: seis desafíos que el postulante debe sortear. Y “Qué lograste”, en el que se certifican los tres últimos años de secundaria, lo que se haya cursado en la universidad y seis logros puntuales. El año pasado recibieron 21 mil aplicaciones y solo 400 fueron admitidos.

Una vez aceptados, se entrenan durante un mes y son supervisados con detenimiento. Más allá de cierta flexibilidad, cada uno recibe partituras que divide la clase a impartir en bloques de 10 o 15 minutos; incluyen encuestas, debates, trabajo en equipo, pequeños cuestionarios para mantener al alumno en vilo. “No hay exámenes porque los profesores tienen una cantidad enorme de data de los alumnos”, remarcó el director ejecutivo para América Latina.

Según su decano de la facultad, Stephen Kosslyn, Minerva ha administrado pruebas CLA + en sus propios estudiantes y estos resultados indican que su pedagogía está funcionando. Kossyln escribe: “En el otoño de 2016, los estudiantes de primer año de Minerva se desempeñaron en el percentil 95 en comparación con los estudiantes de primer año en otras escuelas; somos muy selectivos y esperamos un resultado como este. Ese mismo grupoen comparación con los universitarios , se desempeñó en el percentil 78 como estudiantes de primer año entrantes. Luego, en la primavera de 2017, solo 8 meses después, los mismos estudiantes de primer año de Minerva se desempeñaron en el percentil 99 en comparación con los estudiantes de último año en todas las demás instituciones. Pero más que eso: Minerva se ubicó en el número 1 de todas las escuelas que administraron el prueba.

Minerva mantiene dos residencias en San Francisco, California , una en el vecindario de Nob Hill y otra en Market Street , así como otras en Berlín , y Buenos Aires , Seúl Hyderabad  y Londres .

Acerca de sus Clases

En su mayoría son online y se basan en la neurociencia aplicada al aprendizaje. 90 minutos con 18 alumnos y profesor conectados en simultáneo. Dejan de lado las tradicionales clases magistrales. Prefieren grupos reducidos a los que les enseñan “hábitos de mente y 115 conceptos fundacionales”. Además, presentan una serie de grandes preguntas, como “por qué la gente comete crímenes” o “quién es el dueño de la información”, sin una única respuesta correcta para disparar debates.

Evaluación y Resultados

Minerva no tiene exámenes. De todas maneras, aclaran, la evaluación es constante. Su progreso se mide a lo largo de cada semestre mediante los hábitos de mente y learning outcomes. Los profesores están obligados a dar devoluciones personales dentro de los cinco días siguientes a cada clase. “Los alumnos saben qué están haciendo bien y qué no”, expresó Aberg Cobo.

Su precio es inferior a la mitad de las Ivy Leagues, las universidades de elite de Estados Unidos, aunque buscan, con un modelo opuesto, competir de igual a igual con ellas. Pese a su breve recorrido, hay datos que avalan su funcionamiento. “Los resultados son impresionantes”, se entusiasmó el ejecutivo argentino.

Cada alumno, antes de comenzar en Minerva, toma el CLA+, una prueba que mide pensamiento crítico, resolución de problemas y comunicación escrita y quedan en el 78% de los mejores resultados. Una vez que terminan el primer año, logran entrar al selecto 1%. A su vez, Uber, Appel, Google, Amazon, Yahoo, entre otras compañías, se disputan a sus alumnos para que realicen pasantías.

.

Testimonio de sus estudiantes:

El español Alberto Martinez de Arenaza, que ahora estudia Economía y Política, se postuló con escasas expectativas. “Decidí mandar la solicitud mientras estaba estudiando en la Universidad de Glasgow. Estaba un poco decepcionado con mi experiencia universitaria y quería algo más. Me enteré un día antes de que acabara el proceso de selección y lo completé a todo velocidad”, contó a Infobae. “Me llamó mucho la atención la pedagogía y la idea de viajar durante toda la carrera”, reconoció.

En el primer año, las clases son uniformes para todos los estudiantes. A partir del segundo comienza la especialización. En tercero, trabajan en grupos de 3 estudiantes. En cuarto, el último año, finalizan con un proyecto personal. “Tener la base de los primeros años me ayudó a pensar en mi campo de estudio de una manera mucho más interdisciplinar”, comentó el estudiante español.

Ailén Matthiess, de 21 años, oriunda de Vicente López, estudiaba Economía en la UBA cuando decidió postularse. Meses después se convirtió en la primera argentina en ingresar a Minerva. Hoy cursa Ciencias de la información, Computación y Economía porque el plan de estudios se lo permite. “Es muy distinto a lo tradicional. Para cada clase, yo no solo tengo que haber estudiado los conceptos que se van a tratar sino también prepararme, buscar ejemplos, ensayar el argumento de un debate”, describió.

Una de las actividades preferidas de Ailén son las”10:01″, comidas culturales, preparadas por un grupo de estudiantes locales, donde se comparten costumbres e historias. “Ayudan a uno a aceptar las diferencias y a juzgar menos”, comentó. Alberto, por su parte, quedó encantado con Buenos Aires. Estuvo el año pasado, desde enero hasta junio. “Fue una experiencia fantástica, de mis momentos preferidos en Minerva. Tengo muchas ganas de volver, incluso me veo viviendo unos años ahí”, dijo en una mezcla de castellano gallego y porteño.

Otros aspectos a tener en cuenta

Minerva no tiene instalaciones en el aula, ya que todas las clases se llevan a cabo a través de una plataforma de aprendizaje activo desarrollada por la escuela, donde los estudiantes participan en seminarios de hasta 19 personas.

Compilado por el Dr Fabián Sorrentino. Fuentes: TotalNewsWikipediaInfobae.