Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
Cromoterapia – Rojo

Cromoterapia – Rojo

El rojo ha sido llamado el “Gran Energetizador”, el “Padre de la Vitalidad”, por su inmenso efecto elemental sobre la constitución física del hombre. Se dice que el color rojo hace trabajar a la gente perezosa. El rojo estimula la acción física para superar la inercia o la contracción.

El rojo es calorífico, calienta la sangre arterial y así incrementa la circulación. Bajo su acción los corpúsculos de hemoglobina se multiplican en la sangre y, con el incremento de energía liberada, la temperatura del cuerpo se eleva, la circulación se extiende y vigoriza, dispersando la laxitud y las enfermedades productoras de moco, tales como catarros crónicos.

Enfermedades típicas de los individuos dominados por el color “rojo”: alteraciones circulatorias, anemia, debilidad física, laxitud, resfriados, parálisis, etcétera. Se utiliza para tratar la anemia, ya que al incidir la luz roja sobre nuestro cuerpo, los rayos rojos forman iones portadores de energía electromagnética.

Cuando ese destello rojo golpea el cristal de sal férrica, una partícula que esté formada por sal y hierro, entonces divide al cristal en sus partes componentes, a saber, el hierro y la sal, y entonces el hierro es asimilado por la sangre mientras que la sal es arrojada del cuerpo.

También es el color del corazón, los pulmones, los riñones, los músculos y los huesos. También se adjudica a ciertas enfermedades de la piel, a heridas mal curadas, especialmente una vez libres de pus. En la Universidad de Kalserslauten (Alemania) se a comprobado que al irradiar una célula con el color rojo, ésta responde con azul. Este es debido a que existen dos tipos de complementariedad en los colores: Una es el área de vibración complementaria, (en este caso el complementario del rojo sería el verde) y la otra el área de temperamento complementario: Rojo = colérico; Verde = flemático y Azul = melancólico.

De esta manera cuando alguien “grita” con rojo (agresión), tendrá como respuesta azul (melancolía.)

Espiritualmente, el rojo fortalece el poder de la voluntad y el valor para superar la cobardía y la falta de una fe en particular (todas las banderas revolucionarias son rojas.) Todo juega su parte en la batalla del alma para lograr la libertad de las limitaciones del cuerpo.

Puesto que impulsa a la acción, el rojo está indicado en todo tipo de parálisis. Metafísicamente, la parálisis comienza con una confusión emocional y mental, un no saber cuál es el siguiente paso a tomar. Gradualmente el miedo y la perplejidad llegan a agravarse tanto que el sujeto temer tomar alguna iniciativa en cualquier dirección: se queda paralizado.

El color rojo, color cálido, debe ser utilizado cuando hay atonía del organismo; es excitante y estimula la circulación sanguínea. Puede ser beneficiosamente empleado para activar el aparato digestivo y contra depresión nerviosa, hipocondría, melancolía, neurastenia y parálisis parciales o totales. En cambio, agravaría las enfermedades contraídas por mala aplicación del color azul.

Significado del Color:

Fuente: Diccionario de Biodescodificación.