Enfoque es una palabra que se emplea en el idioma español para hacer referencia a la acción y la consecuencia de enfocar. Este verbo, a su vez, posee cuatro definiciones de acuerdo a la información proporcionada por la Real Academia Española (RAE): lograr que la imagen de un objeto que se produce en el foco de una lente sea captada con claridad sobre un plano u objeto específico; conseguir en el visor de una cámara fotográfica que la imagen que se busca capturar quede en el centro del plano; realizar la proyección de un haz de luz o de un número específico de partículas sobre un punto en particular; y conducir la atención hacia un tema, cuestión o problema desde unos supuestos desarrollados con anticipación a fin de resolverlo de modo acertado.

Cuerpo de conocimiento preexistente, junto con una interpretación de problemas, un conjunto de objetivos y una colección de métodos, un arquetipo que marca una conducción. Según el epistemólogo Mario Bunge, una manera de ver las cosas o las ideas y en consecuencia también de tratar su cosmovisión.

El enfoque que más sentido nos hace a nosotros, para dar contexto a nuestros procesos de aprendizaje, es el enfoque sistémico.

Tipos de Enfoque

Bunge distingue ocho amplios tipos de enfoque:

Enfoque vulgar: apoyado en el conocimiento ordinario y fundamentalmente interesado en resultados prácticos, emplea con exclusividad procedimientos de la vida cotidiana.

Enfoque empírico: apoyado tanto en el conocimiento ordinario como en el obtenido en la práctica de algún arte y oficio, se interesa exclusivamente por los resultados prácticos y emplea procedimientos tanto de la vida cotidiana como de la práctica artesanal.

Enfoque doctrinario: apoyado en algún cuerpo doctrinario rígido, le interesan sobre todo los problemas prácticos y apela a la autoridad, la crítica y el argumento.

Enfoque humanístico: basado en el cuerpo de conocimientos relativo a la cultura humana, utiliza predominantemente métodos heurísticos.

Enfoque matemático: caracterizado por una base formal, el objetivo de encontrar regularidades y construir teorías, y los métodos conceptuales, sobre todo el de la prueba formal.

Enfoque de la ciencia básica: apoyado en un fondo de conocimiento matemático y experimental, así como una visión científica del mundo, emplea métodos científicos.

Enfoque de la ciencia aplicada: comparte las bases y métodos de la ciencia básica, pero se limita a problemas básicos especiales.

Enfoque tecnológico: semejante al de la ciencia aplicada, con una base que incluye también el fondo de conocimiento tecnológico, su objetivo es el control de sistemas naturales, tanto como el diseño de sistemas artificiales.

¿A que da orígen el concepto de enfoque?

A múltiples nociones. Por citar un caso, existe un enfoque de tipo interaccional que se define como una teoría de sistemas que se enmarca en el ámbito de las ciencias de la comunicación. Este enfoque estudia las consecuencias pragmáticas que posee la comunicación de carácter interpersonal, concibiendo a la comunicación como una estructura abierta de interacciones que se producen en un contexto particular.

El enfoque interaccional está asentado en tres postulados: el principio de totalidad (el cual indica que cualquier alteración en una parte del sistema influye en el resto de las partes, transformando el todo), el principio de causalidad circular (referido a vínculos complejos de implicaciones mutuas, acciones y retroacciones contemplados en un ciclo comunicacional) y el principio de regulación (aquel que establece que todo acto comunicativo debe adecuarse y responder a ciertas normas, reglas y conveniencias).

Por otra parte, el llamado enfoque integral es parte de una teoría que intenta lograr una comprensión lo más amplia posible tanto del ser humano como del universo, mediante la combinación de la ciencia y de la intuición de raíz espiritual. El enfoque integral busca que este entendimiento provoque una revolución global que abarque el organismo, la mente y el espíritu.

En el aprendizaje, el enfoque integral hace referencia a los métodos educativos que intentan crear mejores oportunidades y permitir que todos los educandos reciban una educación adecuada a su estilo de vida, ofreciéndoles un abanico de opciones en lo que respecta a la información, las posibilidades laborales y la movilidad social. Ejemplos de la educación con un enfoque integral son los estudios a distancia, donde los alumnos se adhieren a un sistema educativo sumamente flexible en horarios y planeación educativa, con una enseñanza de tipo vertical y unidireccional (es decir que cada alumno tiene la posibilidad de relacionarse directamente con su profesor y trabajar sobre aquellos puntos que no van del todo bien en su aprendizaje. Estos encuentros esporádicos entre alumno y profesor se llaman tutorías).

¿Enfoque manual o automático?

EnfoqueEn fotografía existen dos tipos de enfoque: manual y automático.

Las modernas cámaras digitales poseen enfoques automáticos de varios tipos, tales como: el clásico que permite simplemente enfocar y capturar la imagen, el continuo que permite hacer un seguimiento al objeto que se desea capturar mientras se encuentra en movimiento, y el inteligente que integra el clásico (también llamado simple)y el continuo de acuerdo y permite utilizar uno u otro indistintamente. Es cierto que se ha avanzado mucho en este tipo de tecnología, sin embargo, el modo automático no es útil en todos los casos. A veces el enfoque manual resulta necesario para poder tomar adecuadamente una composición particular.

Cuando deseamos capturar una imagen donde resalte un minúsculo detalle; de este modo, podremos conseguir una captura mucho más precisa, permitiendo que se destaquen determinados elementos de la escena. También puede ser sumamente útil para espacios urbanos, en el caso de desear capturar un punto fijo y que el resto de la vida de la ciudad no sea tomado en la imagen. Por otro lado, puede ser sumamente útil para tomar una imagen de un objeto que se encuentre oculto tras otro, con el autofocus suele ser complicado enfocar correctamente el objeto deseado, en cambio el manual nos permitirá tomar una instantánea precisa. Por último, también puede ser sumamente útil para fotografías de arquitectura y en composiciones donde hay un contraste alto, donde el autofocus suele confundirse y tener serios problemas para realizar un buen enfoque.

Aprender a utilizar el enfoque manual no resulta una tarea sencilla, pero para adquirir esta habilidad es necesario practicar mucho. En el caso de las fotografías en movimiento, los fotógrafos recomiendan usar la técnica llamada preenfoque, que implica colocar el foco en un punto fijo (a través del cual estamos convencidos que pasará el motivo) y cuando creemos que es el momento, tomar la fotografía.

Fuentes: Wikipedia y Definiciones DE