Del latín spiritus, derivado de spirare, soplar. Principio impulsor del ánimo o esencia inspiradora, que permite obrar en armonía: espíritu de órden, de sabiduría, espíritu de fe
Vigor natural o fortaleza que alienta a obrar: ánimo, valor, aliento, brío, esfuerzo, vivacidad, ingenio.

Entidad abstracta tradicionalmente considerada la parte inmaterial que, junto con el cuerpo o parte material, constituye el ser humano; se le atribuye la capacidad de sentir y pensar.
“espíritu crítico; espíritu vengativo; la salvación del espíritu es una constante en muchas religiones; con estas prácticas intenta pacificar su espíritu; es una persona de espíritu noble y refinado; su amplia cultura y su espíritu abierto son dos características básicas que lo distinguen”.

El término espíritu también es utilizado ocasionalmente como sinónimo de personalidad o carácter. En química se lo utiliza para nombrar la porción más pura (Ej: en los alcoholes espíritu de vino = etanol; espíritu de madera = metanol) y a otros compuestos como resultado de reacciones químicas (aceite de vitreolo = ácido sulfúrico), o sus vapores.

En el Idioma griego es un signo ortográfico.

En la teología Cristiana se lo usa para denominar al Espíritu Santo. En ese caso se usa con mayúsculas. Una entidad espiritual con características divinas, que es parte de Dios. Para la Iglesia Cristiana, el Espíritu Santo es una de las tres personas o hipóstasis de Dios, lo que se denomina la Santísima Trinidad. Para una minoría, es el poder (“su mano” o el “dedo”) de Dios en acción.
Los cristianos creen en los “Fruto del Espíritu”, que están compuestos de virtudes engendradas en el individuo al aceptar el Espíritu de Dios y Sus acciones en su vida.

Toda manifestación es la manifestación de un espíritu. El ser humano es un ser espiritual viviendo una experiencia de múltiples dimensiones. El Lenguaje es una de ellas.
En términos de coaching las “conversaciones internas” son de alguna manera una clara forma de manifestación espiritual. La calidad de esas conversaciones determinan el espíritu de la persona.

Un Ser Espiritual es una supuesta entidad no corpórea que aparece en muchas religiones.

En algunas partes del mundo se cree que los espíritus son capaces de poseer a las personas.

Históricamente, los espíritus han sido atribuidos un número de poderes, tanto sobre la naturaleza como sobre seres humanos. Muchas veces se dice que los poderes de un espíritu están ligados a su propósito de creación.

También la religión católica reconoce dones en la figura del Espíritu Santo, pero no para que los usase él, pues no son de él, sino para que los transmitiese a los humanos, por gracia divina (Dios otorgaría uno o varios dones a una persona en un momento dado, a través de él, que hace las veces de mensajero).

Espíritu Santo
Hay por lo menos tres posibles interpretaciones de los siete espíritus de Dios. La primera es que los siete espíritus de Dios son simbólicos del Espíritu Santo. La Biblia y especialmente el libro de Apocalipsis, utiliza el número 7 para referirse a la perfección y terminación. Si ese es el significado de los “siete” en los “siete espíritus’, entonces no se refiere a siete diferentes espíritus de Dios, sino más bien al Espíritu Santo perfecto y completo. La segunda visión es que los siete espíritus de Dios se refieren a siete seres angélicos, posiblemente serafines o querubines. Esto encajaría con los numerosos otros seres angélicos que se describen en el libro del Apocalipsis (Apocalipsis 4:6-9; 5:6-14; 19:4-5).

Una tercera posibilidad se basa en Isaías 11:2, que dice: “Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.” Esto podría explicar los siete espíritus de Dios: (1) el Espíritu de Jehová, (2) Espíritu de sabiduría, (3) Espíritu de inteligencia, (4) Espíritu de consejo, (5) Espíritu de poder, (6) Espíritu de conocimiento, (7) Espíritu de temor de Jehová. La Biblia no nos dice específicamente quién/Qué son los siete espíritus, pero la primera interpretación, que son el Espíritu Santo, parece la más probable.

Según las doctrinas cristianas las virtudes del Espíritu Santo, se clasificarían en 7 aspectos conforme a los 7 espíritus de Dios que cita Apocalipsis (Apocalipsis 3.1; 4.5; 5.6) vistos mediante las siguientes explicaciones el primero se basa en la Sabiduría, el segundo enEntendimiento, el tercero en Consejo, el cuarto en la Fortaleza, en el quinto la Ciencia, en el sexto la santidad, y por último encontramos el Don de temor de Dios.

1 – El espíritu de Sabiduría (Éxo_28:3), sería concedido por el Espíritu Santo que permitiría apreciar lo que vemos, lo que presentimos de la obra divina.
2 – El espíritu de Entendimiento (Isa_11:2), es el del Espíritu Santo que lleva al camino de la contemplación, camino para acercarse a la divinidad.
3 – El espíritu de Consejo (Isa_11:2), consistiría en saber decidir con acierto, aconsejar a los otros fácilmente y en el momento necesario conforme a la voluntad divina.
4 – El espíritu de Fortaleza (Isa_11:2), es la virtud que el Espíritu Santo supuestamente concede al fiel, ayuda en la perseverancia, como una fuerza sobrenatural.
5 – El espíritu de Ciencia (Éxo_31:3), Es la virtud del Espíritu Santo que permitiría acceder al conocimiento. Es la luz invocada por el cristiano para sostener la fe del bautismo.
6 – El espíritu de santidad (Rom_1:4), el corazón del cristiano no debe ser ni frío ni indiferente. El calor en la fe y el cumplimiento del bien es la santidad y la piedad, que el Espíritu Santo derrama en las almas.
7 – El espíritu de Temor de Dios (Isa_11:2), sería la virtud que salva a los creyentes del orgullo, suponiendo que lo deben todo a la misericordia divina.

Fuera del contexto religioso (aunque pueda aplicarse también en él), en sentido figurado, “el espíritu” se refiere al concepto de que todos los “espíritus” forman parte de una unidad mayor, y que, aunque funcionen como una identidad separada, tienen una conciencia común, como por ejemplo el espíritu nacional, el espíritu de equipo, etc. El espíritu es la “sustancia” de los seres humanos, la parte de nosotros mismos que nos hace iguales, hermanos. Factores como la raza o el contexto de vida son los “accidentes” y son los que nos diferencian.

En este sentido, el término espíritu ha sido usado como sinónimo del concepto griego de pneuma por Hegel, Ken Wilber y Friedrich Schelling.

Sin embargo, el concepto de espíritu ha sido desprestigiado por las contradicciones a las que lleva, ya que es definido como una realidad radicalmente no material. Entonces, ¿como se relaciona con nosotros, absolutamente materiales? y, en consecuencia, ¿por qué no tenemos ninguna constancia racional del «espíritu» si no es a través de las partes materiales de lo real?

Beth Ludojoski – viernes, 21 de marzo de 2008, 15:19