El término puede utilizarse en infinidad de ámbitos, pero remite en la consideración que tiene un elemento con respecto a una mirada subjetiva. Por lo general, las valoraciones no dependen únicamente de una sola persona, sino que son procesos sociales que son difíciles de manipular. No obstante lo antedicho, cada individuo puede tener algún grado de valoración propia en función de sus circunstancias personales.

La idea de valor está asociada primeramente a lo económico. En el mundo de las transacciones comerciales los objetos tienen un valor porque se supone que yo tengo necesidad de ellos y también que existe escasez de ellos.

En el acto de valorar como vivencia interior, una de los motivos por los que valoro a alguien puede ser por sus capacidades, por lo que han realizado. Esto representa valorar los atributos de las personas en sí, aunque ella no esté vinculada conmigo, ni sus atributos me hagan ningún bien directo. Aunque en sentido indirecto sí me hacen un bien, porque si valoro los atributos del Chino Ríos, lo que ocurre es que me está traspasando en algo sus atributos por cuanto el y yo somos chilenos.

Pero también puedo valorar a alguien porque me ha apoyado en los momentos difíciles, porque sé que cuento con esa persona. Esta acepción de valorar me vincula con personas que tienen que ver conmigo, personas con quienes me he relacionado, y que representan para mí un bien escaso.

Ello supone que no me es indiferente perder a esa persona, por lo que se conecta con la vivencia de necesitar. Lo opuesto -desvalorizar o despreciar- nos ayuda a comprender esta vivencia. Si definimos que alguien no tiene valor para nosotros, lo declaramos prescindible. Si a un hijo lo declaramos sin valor para nosotros, él –que depende de nosotros– lo vive como una cuasi sentencia de muerte, porque el prescindible puede ser abandonado.

Si de quienes esperamos ser valorizados –nuestras figuras paternas o sus equivalentes– no lo hacen, solemos emprender conductas deseadas por ellos a fin de ser valorados; con lo que les damos el poder para manipularnos. Muchas personas acarician la idea de valorar a los demás sólo por ser, sin importar sus atributos; pero esto suele no contener un sentimiento real, sino representar sólo un valor ideal que no somos capaces de sentir.

Un hijo aspira a ser valorado por ser hijo, y un padre por ser padre; pero lo normal es que se valoren unos a otros según cómo se tratan y según qué se dan. Sin embargo se señala que valorar el ser del otro es algo que se puede alcanzar a través del desarrollo personal o espiritual.

La valoración en la sociedad

Se manifiesta especialmente en la asignación de precios en un mercado abierto. Así, según la demanda de un determinado bien, este tenderá a valorarse de una determinada manera, siendo más alto su valor si la demanda es alta; por el contrario, una oferta alta bajará el precio de una cosa determinada. Así, según una economía de mercado, las cosas se valoran según un juego libre entre la oferta y la demanda, con mayor demanda y menor oferta a menor precio y menor demanda y mayor oferta a mayor precio; esta relación es fácilmente identificable con dos curvas en dos ejes cartesianos. En algunos casos y bajo cierta franja de precios, no obstante, existen algunas excepciones a estas relaciones. Así, por ejemplo, cuando se hace referencia a un bien de Veblen, se remite a un determinado bien que se torna más demandado cuando su precio aumenta, circunstancia que se debe fundamentalmente al hecho de considerarse un bien de lujo y que asigna un determinado aire de excepcionalidad a quien lo posee.

Desde el punto de vista de la ética, la valoración se refiere a un determinado juicio que cada acto tiene a los ojos de un individuo o de la sociedad. En este sentido, desde los comienzos de las disertaciones filosóficas se ha desarrollado un enorme debate para establecer si existen valores de índole absoluta, que carezcan de condicionamiento social. Desde el punto de vista jurídico, este tipo de debate puede evidenciarse en dos modos de considerar a las leyes, unas como un mero hecho positivo y otra como una emanación de una ley natural inscrita en el hombre. El debate distó de ser meramente teórico cuando el siglo XX fue testigo de hechos aberrantes en donde estados enteros destinaron a millones de seres humanos a la muerte, circunstancia difícilmente excusable por un mero sistema jurídico. Es por ello que se considera que existen derechos que el hombre tiene indiferentemente de su inscripción en una sociedad determinada.

Definicion.mx: http://definicion.mx/valoracion/

La valoración física

La valoración física del adulto debe acompañarse de otros datos proporcionados por la historia clínica, como son la anamnesis, exámenes de laboratorio y pruebas especializadas; estos elementos le permitirán definir más asertivamente y establecer los diagnósticos de enfermería, priorización e intervenciones de enfermería. Más info y Videos sobre el Tema.

Objetivos

• Lograr el desarrollo de habilidades y destrezas para la realización de examen físico a un adulto normal.

• Propiciar en los estudiantes al análisis de los datos obtenidos a partir de la valoración física como parte importante del proceso de atención de enfermería.

• Comprender la valoración física en el adulto como una herramienta que permite identificar problemas y complicaciones asociadas a la alteración de la salud o a los riesgos potenciales en esta.

• Propiciar en el grupo metodologías que le permitan al estudiante enfrentar el complejo proceso de la valoración física y su relación con la fisiología humana.

Principios para la realización del examen físico

• Respetar la privacidad de la persona examinada.

• Evite corrientes de aire durante el examen, que puedan alterar la temperatura del paciente.

• Cree un ambiente de empatía y comunicación con la persona a la cual le realizará la valoración.

• Propicie confianza y explique lo que está haciendo durante todo el examen.

• Tenga las uñas cortas, lave sus manos antes y después de la valoración, use guantes limpios para realizar el procedimiento.

• Tenga todos los elementos a mano para realizar el examen.

• Sea razonable con el tiempo en el que realiza el examen, evite los tiempos muy largos, esto fatiga a la persona.

• No tome un hallazgo como definitivo para un diagnóstico, relaciónelo con otros datos antes de plantear el problema.

En el ámbito económico

Práctica de asignar valor económico a un bien o servicio con el propósito de ubicarlo en el mercado de compra y venta.

Para las finanzas y la economía, se considera valoración o tasación a la contemplación de diversos indicadores en particular para determinar el valor final de un producto o bien de cualquier índole y, así, posibilitar su intercambio en operaciones económicas.

Un tipo de valoración es la urbanística que busca valorar bienes y derechos de tipo inmobiliario, a menudo con el fin de distribuir los costes equitativamente entre los participantes o propietarios en un caso de transformación o similar. Existen distintos métodos de valoración en estos casos, tales como el método de comparación (de bienes semejantes), el de capitalización (en términos del rendimiento neto que produce el inmueble), el de valor catastral (la tasación de catastro de acuerdo con las regulaciones públicas existentes), y el de valor residual del suelo.

Se habla de tasación en casos en que un propietario desee vender una propiedad inmueble y quiera recibir una estimación oficial del valor de la misma como parámetro de referencia para los potenciales compradores. Estas tasaciones suelen contemplar criterios de ubicación, tamaño, condiciones y otros indicadores.

La tasación también se utiliza comúnmente el término a fines de determinar el valor de objetos como obras de arte, joyas, piezas de colección, vehículos y otros. Las tasaciones de objetos pueden ocurrir a los efectos de que el dueño de los mismos pueda intercambiarlos por dinero en casas de cambio. Pero también tienen lugar muy frecuentemente cuando se trata de piezas únicas y exclusivas que serán puestas a remate y es entonces precisa la valoración para determinar un precio de base en el remate que será aumentado (o no) por los compradores interesados.

La valoración o tasación, si bien trabaja con distintas metodologías, suele contener una cuota de subjetividad o de valor social para la determinación del coste final.

Definicion ABC http://www.definicionabc.com/economia/valoracion.php